Recital de canto y piano Conciertos de Mediodía

Recital de canto y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Efraín Botta, barítono. José Antonio Torres Acosta, piano

A. FALCONIERI fue un conocido tañedor de laúd y de guitarra española que trabajó en muchas cortes italianas y también en España. Esta canción pertenece a su primera obra publicada, el Libro primo di villanelle... con l'alfabeto per la chitarra spagnola, Roma, 1616.

A. LOTTI, organista y luego maestro de capilla en San Marcos de Venecia, es autor de muchas óperas, cantatas y oratorios. De una de ellas procede este aria, de tan graciosa elegancia.

A. SCARLATTI, padre de "nuestro" Domenico Scarlatti, es el reformador de la ópera napolitana a finales del XVII y comienzos del XVIII. Algunas de sus innumerables arias fueron publicadas en el siglo XIX en adaptaciones para canto y piano, y forman parte del repertorio de las escuelas de canto. Este es el caso de la que hoy se interpreta, extraída del drama Il Pirro e Demetrio, con libro de Morselli, estrenado en Nápoles en 1694.

HAENDEL compuso varios miles de arias para sus óperas, oratorios y cantatas. Las que hoy se cantan pertenecen a la ópera Berenice (1737) y al oratorio Samson (1743), ambos estrenados en el Covent Garden de Londres.

F. SCHUBERT es el más prolífico y excelso autor de lieder, la canción germánica de concierto acompañada al piano. En 1923 compuso las dos que hoy se cantan. La segunda pertenece a un ciclo de 20 canciones que glosan los amores de un molinero y la bella molinera.

Y pasamos al reino de la mélodie francesa. FAURÉ, importante en tantos géneros, es uno de los más prolíficos autores de canciones, desde las más frívolas y ligeras de su primera época a las más reconcentradas de su madurez. La mariposa y la flor es el inicio de su catálogo (1861). Las otras tres están fechadas en 1870 (Himno), 1872 (La canción del pescador) y 1878 (Sylvia)

E. FABINI, compositor y violinista uruguayo, se formó en Montevideo y en Bruselas y fue el impulsor del nacionalismo musical en su país. Es autor de numerosas obras sinfónicas, canciones y piezas para violín, piano y guitarra. El poncho y Triste son buena muestra de canciones inspiradas en lo popular.

L. CLUZEAU MORTET, compositor uruguayo de origen francés, es un claro ejemplo del nacionalismo musical de su país. Gran pianista, ha tomado la Vidalita generalmente usada por los legendarios payadores, para componer esta preciosa canción inspirada en el canto del Chingolo, pájaro cantor uruguayo, que el piano imita en contrapunto con la voz.

GINASTERA es uno de los más representativos compositores de la Argentina, cuyo folklore inspiró algunas de sus obras, mientras que en otras fue más severo y abstracto. Las tres canciones que se incluyen muestran su máximo punto de acercamiento a un folklore imaginado, pero también real.