Recital de flauta y guitarra Conciertos de Mediodía

Recital de flauta y guitarra

  1. Este acto tuvo lugar el
Luis Miguel Novas Morera, flauta. José Miguel de la Fuente, guitarra

G. FRESCOBALDI, el gran organista de San Pedro de Roma, es el principal renovador de la literatura para tecla en el siglo XVII. Si en las obras organísticas los géneros escogidos son los de uso eclesiástico, en las destinadas al clave predominan las danzas o las Partitas, que también son características de sus obras para conjuntos.

D. CASTELLO, de quien se desconocen las principales fechas de su vida, estuvo activo en Venecia en las primeras décadas del XVII y allí publicó en 1621 (libro 1º) y 1627 (libro 2º) su colección de Sonatas concertadas en estilo moderno para tecla y diversos instrumentos. El "estilo moderno" es el manierista.

N. CHÉDEVILLE es el último miembro conocido de una familia de músicos franceses relacionados con el arte de fabricar y tañer cornamusas, y parientes de los Hotteterre. Nicolás fue oboista y tañedor de "musette" y desde 1729 publicó una nutrida colección de obras instrumentales que casi siempre llevan en el título el vocablo "Amusements" (Divertimentos) o "amussante" (divertido). Estamos en pleno estilo galante.

J.E. KRÄHMER fue un oboista del Teatro Imperial de Viena que se hizo famoso tañendo y componiendo para el csakan, una especie de flauta de pico húngara mejorada a comienzos del XIX por Anton Heberle. Una de sus obras más conocidas es el Rondó húngaro editado por Diabelli en Viena en 1830 "para el csakan con acompañamiento de pianoforte o de guitarra".

J. FRANÇAIX compuso la Sonata para flauta de pico en 1984 al final de una larga vida llena de éxitos tanto en la composición como en el piano, del que fue brillante virtuoso internacional. Como alumno de la Boulanger, su escritura siempre fue clara, precisa y elegante.

A. PIAZZOLLA fue un virtuoso argentino del bandoneón, formado luego en la música culta con Alberto Ginastera y, en París, con Nadia Boulanger. Explorador del folklore urbano, y especialmente del tango, logró el éxito en numerosas obras que satisfacen por igual al aficionado a lo popular y al que prefiere la música "clásica". Aunque la mayoría de sus composiciones nacieron para su propio grupo instrumental, algunas de ellas se expandieron en adaptaciones para otros instrumentos.