Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Sayantsetseg Sanguidoryin, piano

TCHAIKOVSKY es autor de un buen número de obras para piano hoy poco interpretadas. Entre las más célebres se encuentra la serie de Las Estaciones, Op. 37b (el Op. 37 es el número de catálogo de la Sonata nº 2 en Sol mayor, con la que no guarda ninguna relación) compuesta entre diciembre de 1875 y noviembre de 1876 y publicada en cada uno de los números de la revista mensual Nurellist a lo largo de 1876. El punto de partida es descriptivo, como un calendario de pared con imágenes musicales, pero el compositor supera ampliamente el concepto de "cromo de calendario" que algunos le han adjudicado para construir un sólido pianismo lleno de encanto y sutilezas, tan íntimo como brillante. Se hicieron muy populares, especialmente la nostálgica Barcarola (nº 6) y la muy rítmica e imaginativa Troika (nº 11) basada en ritmos populares.

PROKOFIEV fue pianista muy dotado y su amplia obra para piano, que incluye 9 sonatas y 5 conciertos, es uno de los mejores guiones para repasar la evolución de sus estilos. Hoy se nos ofrecen dos ejemplos muy brillantes de su primera época: El encantador "Preludio" arpegiado, la sexta de sus Diez piezas para piano Op. 12 (1906-1913) y la brillante "Sugerencia diabólica" con la que remata sus Cuatro piezas Op. 4 (1908), ejemplo perfecto de la predilección por los ritmos "amartillados" y percutidos.

RACHMANINOV fue pianista profesional, uno de los más brillantes de su tiempo, y también su obra pianística es fundamental en su catálogo. Los seis Momentos musicales de 1896 marcan un punto de inflexión en su obra, antes excesivamente volcada hacia el lucimiento, y anuncian ya los logros futuros con un presente espléndido. En ellos se alternan los números lentos e introspectivos (los impares, representados por el muy popular nº 3 y el arpegiado nº 5) y las piezas de bravura (hoy bien patentes en el Presto nº 4 y el Maestoso nº 6).