Recital de violonchelo y piano Conciertos de Mediodía

Recital de violonchelo y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Francisco Ríos González, violonchelo. Pablo Puig, piano

J.S. BACH escribió en su época al servicio de la corte calvinista de Cöthen numerosas obras instrumentales, ya que el servicio religioso no requería mucha música. Entre ellas, tres Sonatas para clave y viola da gamba. La segunda, en Re mayor (BWV 1028) sigue el plan de la sonata de iglesia en cuatro tiempos. No es infrecuente oirlas al violonchelo con piano.

BEETHOVEN fue el primero en dejar instaladas en el repertorio cinco Sonatas para violonchelo y piano, escritas a lo largo de gran parte de su vida. Escribió además algunas otras obras, como estas Doce Variaciones sobre un tema de Haendel extraído de uno de los coros de su oratorio Judas Macabeo: Es obra de hacia 1797, un año posterior a sus dos primeras Sonatas para violonchelo Op. 5.

CHOPIN es, sobre todo, un pianista que escribe para el piano, pero no conviene olvidar su escasa pero encantadora obra camerística. Para violonchelo y piano escribió una extraordinaria Sonata (1846) y dos piezas de circunstancias: La Introducción y Polonesa brillante de 1829 y el Gran Dúo de 1832. No es aún el Chopin maduro, pero son brillantes y extrovertidas.

JOAQUÍN NIN CASTELLANOS, el gran pianista y compositor cubano, se interesó por nuestro pasado musical editando obras de nuestro repertorio clásico y también por nuestro folklore, un poco al estilo de un buen amigo Manuel de Falla. En ese contexto hay que situar la Suite española, cuyos tiempos son muestra bien exacta de su contenido.

GASPAR CASSADÓ fue uno de nuestros más eminentes violonchelistas, solo eclipsado por la fulgurante carrera de Pablo Casals. Escribió bastante música de cámara, hoy muy poco interpretada, salvo algunas de las obras que destino al violonchelo, como la Sonata en estilo antiguo español o los Requiebros, que siguen la estela de las Goyescas de Enrique Granados.