Recital de canto y piano Conciertos de Mediodía

Recital de canto y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Marta de Castro, soprano. Jorge Robaina, piano

R. SCHUMANN compuso en 1840 una gran cantidad de canciones, algunas de ellas agrupadas en ciclos, como Liederkreis (Círculo de canciones), Op. 39, sobre poemas de Eichendorff, Frauenliebe und leben, Op. 42, y Dichterliebe (Amor de poeta), Op. 48 sobre poemas de Heine. El ciclo más coherente desde un punto de vista temático es el Op. 42, Amor y vida de mujer sobre textos de Adalbert de Boncourt Chamisso, en el que poeta y músico recorren en ocho canciones los diferentes estadios de la vida amorosa vista desde lo femenino: Enamoramiento, noviazgo, casamiento, maternidad, primeros desengaños... El piano abre y cierra con el mismo motivo musical, lo que contribuye a dar aún más unidad a un ciclo de canciones verdaderamente portentoso.

G. FAURE también compuso numerosas canciones a lo largo de sesenta años entre 1861 y 1921. Precisamente su Op. 1 son dos canciones sobre textos de Víctor Hugo, la primera de las cuales hoy se canta: La mariposa y la flor. Con ella, o con El ausente Op. 5/3, también sobre Hugo, estamos aún en la época de la romanza de salón, encantadora pero intrascendente. Fauré ira refinando poco a poco el estilo de la melodie francesa hasta culminar con el ciclo La bonne chanson (La buena canción), sobre Verlaine, en 1894. Hitos de esa evolución son canciones como Otoño, Op.18/3, sobre un poema de A. Silvestre, de 1878; Nuestro amor, Op. 23/2, también de Silvestre, en 1879; y Claro de luna, Op. 46/2, de 1887, su primer acercamiento al poeta P. Verlaine.
E. GRANADOS permanece en la historia de la canción española, sobre todo, por su colección de Tonadillas al estilo antiguo, sobre textos de Periquet un tanto ripiosos pero que no carecen de gracia. Escritas entre 1912-1913, se inventa en ellas un casticismo de origen goyesco tan inverosímil como encantador, muy en la línea de las Goyescas pianísticas. La maja dolorosa es el título de una trilogía de carácter muy apasionado.