Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Sergio Espejo Repiso, piano

Escritas por BEETHOVEN entre 1798 y 1799, y dedicadas a la baronesa Josephine von Braun, las dos Sonatas Op. 14 tienen un carácter intrascendente, de música alegre y placentera, sin aparentes problemas. Posiblemente son anteriores a la Sonata Op. 13, Patética, escrita por los mismos años con más ambiciones expresivas y un mayor calado estructural.  En la primera se apunta un clima sombrío en el Allegro inicial de corte clásico, el Allegretto hace las veces de minueto, y quizá el tiempo más bello sea el animado Rondó. La segunda, en  Sol mayor, introduce por vez primera un tiempo con variaciones una especie de marcha que varía con gracia, picardía y originalidad. Lo haría otras muchas veces, tanto en sonatas como en cuartetos y en sinfonías.  
F. LISZT compuso las Dos Leyendas entre 1862 y 1863, publicándolas por separado en 1865 y 1866. Están en la onda de los cuadernos de Años de peregrinaje, donde son frecuentes las alusiones piadosas, y recuerdan aunque con un lenguaje más moderno las Armonías poéticas y religiosas. Pero en realidad son dos "poemas sinfónicos" para piano, es decir música programática con el capítulo 16 de las Florecillas de San Francisco en el primero y el capítulo 35 de la Vida de San Francisco de Paula, de Miscimarra, como apoyo.

F. CHOPIN compuso cuatro Baladas pianísticas. La primera, Op. 23, tuvo larga elaboración entre 1831 y 1835 y fue publicada en 1836 dedicada al barón Stockhausen. Era una de las obras preferidas del autor, calificada por Schumann como genial y por Liszt como "una odisea del alma de Chopin".
I. ALBÉNIZ editó hacia 1886 en la madrileña editorial Zozaya ocho piezas de carácter casticista como "Suite espagnole" Op. 47. Son un perfecto resumen de ese Albéniz despreocupado muy anterior a los logros de Iberia. Algunas de ellas las vendió y publicó luego con otros títulos: Así, Cádiz se convirtió en "Célebre Serenata española", Op. 181 o Asturias y Castilla en el "Preludio" y "Seguidillas", respectivamente, de "Chants d'Espagne", Op. 232... En todo caso, estamos sin duda ante el Albéniz más popular y estas músicas siguen reteniendo toda su frescura. Sevilla, dedicada a la Condesa de Morphy, se subtitula "Sevillana", es decir opera sobre el ritmo de la conocida danza.