(II) Ciclos de Miércoles Ernesto Halffter en su centenario

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Elena Gragera, mezzosoprano. Anton Cardó, piano

________________________________________________________________________

SEGUNDO CONCIERTO
________________________________________________________________________
  Canciones

Durante al menos dos siglos, la canción de concierto es un género en el que han destacado todos los compositores españoles casi sin excepción . Incluso se ha llegado a decir que el más modesto de nuestros creadores musicales tiene con seguridad una canción de primera categoría.   Todo esto ha cambiado bastante en la actualidad ya que desde hace unos años la producción de canciones de concierto han caído en picado. Las razones son múltiples y no todas imputables, como se ha hecho, a razones estéticas o técnicas sino a los cambios acaecidos en la vida musical española de la que prácticamente han desaparecido los recitales normales de canto y sólo se mantienen algunos de Lied o de ópera a cargo de grandes especialistas.  Pero durante la etapa de la Generación del 27, e incluso después, los recitales de canto fueron algo cotidiano y los compositores continuaron nutriendo el patrimonio español en este género.
Si la obra de Ernesto Halffter es de excepcional calidad en todas las especialidades a las que se acercó, no cabe duda de que duda de que la canción es un vehículo ideal para sus características creativas pues tenía un gran talento para la invención de melodías fluidas, originales y de diseño elegante que , además contenían grandes bellezas. Si a ello unimos su innato  sentido del  color armónico y el hecho de que prefería en general las estructuras breves y la canción las necesita obligatoriamente, tendremos que concluir que aquí hay un campo amplio para la creación de auténticas joyas musicales. Y sus canciones lo son. Constituyen un ramillete de pequeñas obras maestras que se imbrican en su catálogo como puntos álgidos de la belleza de su concepción musical.
Los catálogos musicales suelen abrir la cuenta de sus composiciones  vocales con las Cinco canciones de Heine, compuestas en la época de Crepúsculos sobre versos del poeta romántico alemán (no olvidemos el origen alemán de su familia paterna). Sin embargo, la obra no sabemos si fue estrenada y no existía en la actualidad sin que se pudiera saber si se había extraviado, no se terminó o fue destruida por el autor. Pero, en el momento de confeccionar este programa, los intérpretes obtuvieron de Manuel, el hijo del compositor, una serie de apuntes en los que aparecían fragmentariamente estas canciones. Una estaba compuesta totalmente y tres más han podido ser reconstruidas de manera que, aunque no se puedan ofrecer las cinco planteadas inicialmente, hoy se presentan estas Cuatro Canciones de Heine en lo que seguramente es su estreno absoluto. Música a veces muy simple pero sin duda tocada por ese don  creativo que el autor poseyó desde muy joven.
De esta manera, sus primeras canciones "oficiales" hasta ahora son las Dos canciones, que fecha respectivamente en 1925 y 1927, sobre poemas de Rafael Alberti cuyo Marinero en tierra, Premio Nacional de Literatura en 1925, llamó inmediatamente la atención de Ernesto Halffter así como de su hermano Rodolfo. En algunos catálogos figuran como de 1923 lo que, dada la fecha del premio de Alberti, es imposible. Las dos canciones son La corza blanca (previamente se llamó Mi corza, que es el título de Alberti) y La niña que se va al mar. En ambas, los versos del poeta resplandecen con la extraordinaria invención melódica del autor que irrumpe en el género con dos pequeñas obras maestras. La primera canción, junto a otras de Rodolfo Halffter y Gustavo Durán, servirían para ilustrar musicalmente una lectura de Marinero en tierra.
El siguiente ciclo de canciones de nuestro autor es L'hiver de l'enfance sobre cuatro poemas en francés de Denise Cools, joven poetisa hija de uno de sus primeros editores. Aquí, el aliento casi popular español de la obra anterior, da paso a una indiscutible influencia francesa, y no sólo por el idioma de los textos sino porque son los años de su contacto con Ravel, tan influyente en él como el propio Falla. El trabajo avanzó con lentitud pues la primera canción está fechada en 1928 y la última no se termina hasta finales de 1934.  La primera canción es Le lit laqué, de suave poesía, en la que esconde una cita del Frère Jacques francés que él ya conocía en la versión alemana de Bruder Martin. La chanteuse es una canción de aire triste y suavemente melancólico que dedicó a Hannah Salomon y que esconde una cita del Orfeo y Euridice de Gluck. Le chant en étoffe es la tercera fechada en 1930 y dedicada a Augusto da Cunha Lamas, un médico amigo de su estancia en Lisboa, y en ella podemos ver la influencia del Ravel mecánico y exacto, algo que a veces se ha tomado por influencia de Strawinsky, que hacia el final cambia bruscamente de humor. El ciclo termina con Ronde, que dedica a Margarita Halffter, su hermana, y que es de un carácter más claramente español.
Paralelamente a este ciclo se compone el de las Canciones del niño de cristal que se extiende entre 1931 y 1934. Aquí los versos usados son de Carlos Rodríguez Pintos, un poeta uruguayo que los escribe en homenaje a su paisana Juana de Ibarbourou. Tres son los poemas usados por Ernesto Halffter para otras tantas canciones. El primero se titula Fino cristal y es un prodigio de alegría y ligereza. Se da la circunstancia de que el mismo texto también fue musicado por Joaquín Rodrigo. A jugar, juega, jugando es la segunda de las canciones donde el acompañamiento pianístico, por cierto para la mano derecha en todo el ciclo, es de una sutil filigrana. La tercera canción, Corazón de mi niño, es de una austera y hermosa emoción.
La siguiente canción debe esperar a 1938 cuando la Guerra Civil lo ha confinado en Lisboa. Se trata de Señora , sobre versos de Jean Marietti  que era un poeta aficionado pero también el director general de la editora Max Eschig que, por entonces, era la suya. La canción, pese a su título, está en francés, lleva un texto extenso y un tono literario melodramático y de ciertos aires de españolada. El compositor salva la mediocridad de los versos con un gran talento desarrollando una especie de habanera con variaciones con un donaire merecedor de mejor trama literaria.
El estar casado con una pianista portuguesa y residir largas temporadas en Lisboa, hizo que Ernesto Halffter entrara en contacto con esa cultura, que la apreciara y admirara y que la utilizara en algunas composiciones. El folklore portugués está presente en su concierto para piano y orquesta Rapsodia portuguesa, pero quizá  su concreción más clara y también más hermosa, la tengamos en las Seis canciones portuguesas compuestas con el máximo cariño entre 1940 y 1941, una celeridad a la que el autor nos tenía poco acostumbrados. Para algunas utilizó el material popular recogido por Rei Colaço. El ciclo se inicia con Ai que linda moça, un fado hermosísimo repleto de legítima saudade. Escolher noivo, Minha mae me deu um lenço y Don Solidon proceden del acervo popular tanto en el texto como en la básica línea vocal. Agua do rio que lavai es propia aunque en estilo popular sin usar fuentes directas y posee un intrincado acompañamiento pianístico. En cuanto a Gerineldo, es una visión personal y atractiva del conocido romance.

Otra canción portuguesa, que no pertenece a este ciclo, es Cançao do berço que no es fácil de fechar aunque se ha supuesto que es una nana para su hijo Manuel por lo que estaría escrita en 1938. Sea así o no, se inserta en una larga y brillante tradición española (y portuguesa) de canciones de cuna a las que hace todo honor.
Canto inca es una curiosa canción de 1944 que fue escrita para la cantante popular argentina Margarita Nile del Río, conocida por el nombre artístico de Imperio Argentina . El texto e incluso la música provienen de la música popular peruana y el original estaba, al parecer , en quechua , idioma del que lo tradujo al español la propia Imperio Argentina.
La Canción de Dorotea procede de la mucha música que en los años cuarenta y cincuenta escribió Ernesto Halffter para el cine. En este caso está extraída de la partitura para Don Quijote de la Mancha, película dirigida por Rafael Gil. La obra traiciona un poco su origen pues si en la banda sonora funciona perfectamente, como canción de concierto, aunque posee calidad, es menos elaborada y estéticamente menos moderna que la mayor parte del resto de la producción vocal del autor.
Los catálogos del autor suelen incluir Cuatro canciones españolas que fechan en 1945 y hasta suponen que las editó Max Eschig. En realidad figuran en varias relaciones y contratos genéricos firmados por editor y autor, pero lo cierto es que, caso de haberse compuesto todas, lo que no parece probable, sólo una de ellas se editó, la Seguidilla calesera. Su fecha de composición es la indicada y fue escrita a petición de la cantante Fuensanta Sola que facilitó al compositor el tema popular, seguramente murciano, en el que se basa la canción que, no obstante su clara filiación española y popular, es muy estilizada y llena de gracejo.
Ernesto Halffter frecuentó en su juventud la Residencia de Estudiantes de Madrid donde conoció pronto a Salvador Dalí con quien mantendría una relación de amistad y admiración. Ya para la Marche Joyeuse, Dalí pintó en la partitura un autorretrato. Años más tarde, con motivo de la apertura del Museo Dalí de Figueras, Ernesto Halffter escribe una obra que se estrena allí el 28 de Septiembre de 1974 y que se titula Fanfare, Pregón e Himno. Sólo el Pregón es para voz y piano (originariamente para tenor) y ha funcionado como una obra vocal autónoma. El texto fue escrito por el propio Dalí y alude a la inauguración del museo y a lo que en él se puede ver.
En realidad todo lo anterior constituye la obra completa para canto y piano de nuestro autor, pero algunos catálogos incluyen otras. Así, Tres canciones alemanas supuestamente compuestas en 1924 sobre textos de Lenau (el mismo del Don Juan de Richard Strauss). Algo debió componer pues en una carta a Falla en ese año le anuncia que ha compuesto dos de esas canciones y, aunque nuestro compositor siempre fue muy desahogado para anunciar obras terminadas que ni siquiera había empezado, no creemos que en época tan temprana osara mentir a su maestro. En todo caso, de esas canciones no queda ni rastro y deben darse por perdidas. También se mencionan Balada amarilla de 1954 sobre texto de Gerardo Diego y Alhambra y tú del mismo 1954, pero tampoco se sabe qué fue de ellas en el supuesto de que de verdad existieran alguna vez. De manera que lo que en este concierto se ofrece es la verdadera integral de la obra existente para voz y piano de Ernesto Halffter.

________________________________________________________________________

TEXTOS DE LAS OBRAS CANTADAS
________________________________________________________________________
  Canción de Dorotea (Cervantes)
   ¿Quién menoscaba mis bienes?   Desdenes.
¿Y quién aumenta mis duelos?   Los celos.
Y ¿quién prueba mi paciencia?   Ausencia.
De ese modo, en mi dolencia   ningún remedio se alcanza,
pues me matan la esperanza   desdenes, celos y ausencia.
   ¿Quién me causa este dolor?   Amor.
Y ¿quién mi gloria repugna?   Fortuna.
y ¿quién consiente en mi duelo?   El cielo.
De ese modo, yo recelo   morir de este mal extraño,
pues se aúnan, en mi daño,   amor, fortuna y el cielo.
   ¿Quién mejorará mi suerte?   La muerte.
Y el bien de amor, ¿quién le alcanza?   Mudanza.
Y sus males, ¿quién los cura?   Locura.
De ese modo, no es cordura   querer curar la pasión
cuando los remedios son   muerte, mudanza y locura.

DOS CANCIONES (Alberti)
   La corza blanca

Mi corza, buen amigo,   mi corza blanca.
Los lobos la mataron   al pie del agua.
Los lobos, buen amigo,   que huyeron por el río.
Los lobos la mataron   dentro del agua.

   La niña que se va al mar
¡Qué blanca lleva la falda   la niña que se va al mar!
¡Ay niña, no te la manche   la tinta del calamar!
¡Qué blancas tus manos, niña,   que te vas sin suspirar!
¡Ay niña, no te las manche   la tinta del calamar!
¡Qué blanco tu corazón   y qué blanco tu mirar!
¡Ay niña, no te las manche   la tinta del calamar!

SEIS CANCIONES PORTUGUESAS
Ai que linda moça
    Ai que linda moça   sai d'aquela choça,
loira e engraçada   leva arregaçada
a saia encarnada   de chita grosseira,
    E cantarolando   vai gentil guiando
seu ditoso gado,   seu rebanho amado
sempre enamorado   da canção fagueira.
    Tudo são tristezas   tristezas e dor,
tudo são tristezas   para o meu amor.


    Escolher noivo

    Eu cá pretendo escolher noivo   porque quero já casar,
e hei-de escolher nesta roda   no que melhor m'agradar.
    Desand'a roda, porque quero   entre todos escolher,
e num te quero, num me serves,   só a ti hei-de querer
La-ra-la-la-la-la-la-la-la-ra-la-ra

    Minha mãe me deu um lenço
    Minha mãe me deu um lenço,   e o meu pai uma belusa,
e eu quero andar em cabelo   que é o que se agora usa.
    Eu perdi o meu lencinho   no terreiro a bailar,
minha mãe não me dá outro,   em cabelo hei de andar.


Don Solidon
    A i! a menina,    don solidon,   como vai airosa!
ponha a mão na trança,   don solidon,   nao lhe caia a rosa.
    A i! a menina,    don solidon,   como vai contente!
ponha a mão na trança   don solidon,   não lhe caia o pente.
    A i! a menina,    don solidon,   como vai catita!
ponha a mão na trança,   don solidon,   nao lhe caia a fita.


Agua do rio que lavai
    Agua do rio que la vai   ai! quem m'a dera recolher.
Ai, lai, lai, ai, lai, lai,   ai, lai, lai, lai, lo.
    Manuel, meu Manuelinho,   meu Manuel feito de cera,
ai, lai, lai, ai, lai, lai,   ai, lai, lai, lai, lo,
quem me dera ser o lume   que o meu Manuel derretera.
    Ai, lai, lai, ai, lai, lai,   ai, lai, lai, lai, lo,
agua do rio que la vai   ai! quem m'a dera recolher,
ai, lai, lai, ai, lai, lai,   ai, lai, lai, lai, lo.


    Gerinaldo

    Gerinaldo, Gerinaldo,   pagem d'el-rey tao querido,
bem puderas, Gerinaldo   dormir a noite comigo!
    I de abrir a minha porta   que el-rey não seja sentido,
anda cá, ó Gerinaldo,   podes-te deitar comigo.
    Acordai, ó bela infanta,   acordai que estou perdido,
o punhal d'oiro d'el-rey   entre nós está metido.
    O castigo que te dou   por seres meu pagem querido
e que a tomes por mulher   e ela a ti por marido.
Eassim ficou bem feliz   Gerinaldo o atrevido!


Cançao do berço (Branca de Gonta Colaço)
    A estrelinha d'alva   mudou de logar
p'ra ver a menina   logo ao acordar.
    E a estrela da tarde,   tremula, a sorrir,
fez-se lamparina   para a ver dormir.


Pregón (De Hommage a Dali) (Salvador Dalí)

    Aquí en Figueras se van a ver por primera vez los hologramas cilíndricos.
    Aquí en Figueras, la meca espiritual de Europa con sus misterios y
Apeninos metafísicos - entren al teatro museo Dalí-  se abren sus
puertas cibernéticas - miren y se sobrecojan-  con los famosísimos relojes
blandos, los elefantes con patas de araña, los dioses microcósmicos y estereoscópicos.
    Miren y contemplen el Apocalipsis pintado en la vidriera cinética de
Emilio Pérez Piñero. Miren, contemplen la cúpula coronada por los veinticuatro cuerpos gloriosos del Ampurdán.

HEINE LIEDER

Es war ein alter König
    Es war ein alter König,
  Sein Herz war schwer, sein Haupt war grau;
  Der arme alte König,   Er nahmt eine junge Frau.
    Es war ein schöner Page,
Blond war sein haupt, leicht war sein Sinn;
Er trug die seidne Schleppe   Der jungen Königin.
    Kennst du das alte Liedchen?   Es klingt so süss, es klingt so trüb!
Sie mussten beiden sterben,   Sie hatten sich viel zu lieb!


CANCIONES DE HEINE

   Érase una vez un viejo Rey

   Érase una vez un viejo Rey,
su corazón estaba triste, sus rizos eran grises.
El pobre viejo Rey   tomó una joven esposa.
   Érase una vez un joven paje,
rubio era su cabello, alegre era su corazón;
el llevó la cola de seda   de la joven reina.
   ¿Conoces esta vieja cancioncilla?   ¡Suena tan dulce, suena tan triste!
Ambos tuvieron que morir,   ¡les quedaba tanto por vivir!


Aus meinen grossen Schmerzen
    Aus meinen grossen Schmerzen   Mach' ich die kleinen Lieder;
Die heben ihr klingend Gefieder   Und flattern nach ihrem Herzen.
    Sie fanden den Weg zur Trauten,   Doch kommen sie wieder und klagen,
Und klagen und wollen nicht sagen,   Was sie im Herzen schauten.

    De mis grandes penas

    De mis grandes penas   hago pequeñas canciones,
que alzan su plumaje sonoro   y revolotean tras su corazón.
    Encuentran el camino a la amada,   pero regresan y se lamentan,
y se lamentan y no quieren contar   lo que en el corazón vieron.

Dämmernd liegt der Sommerabend
    Dämmernd liegt der Sommerabend   Über Wald und grünen Wiesen;
Goldner Mond, am blauen Himmel   Strahlt herunter, duftig labend.
    An dem Bache zirpt die Grille,   Und es regt sich in dem Wasser
Und der Wandrer hört ein Plätschern   Und ein Atmen in der Stille.
    Dorten, an dem Bach alleine,   Badet sich die schöne Elfe;
Arm und Nacken, weiss und lieblich,   Schimmern in dem Mondenscheine.

Atardecer estival
    El crepúsculo cae con la tarde estival   sobre el bosque y las verdes praderas;
la luna de oro en el cielo azul   envía sus rayos delicados y refrescantes.
    En el arroyo cantan los grillos   y hay movimiento en las aguas,
y el caminante percibe un chapoteo   y una respiración en medio del silencio.
    Allí, sola en el arroyo   se baña una hermosa ninfa;
brazos y cuello, blancos y delicados,   resplandecen a la luz de la luna.

    Du schönen Fischermädchen
    Du schönen Fischermädchen,   Treibe den Kahn ans Land;
Komm zu mir und setze dich nieder,   Wir kosen Hand in Hand.
    Leg an mein Herz dein Köpfchen   Und fürchte dich nicht zu sehr;
Vertraust du dich doch sorglos   Täglich dem wilden Meer!
    Mein Herz gleich ganz dem Meere,   Hat Sturm und Ebb und Flut,
Und manche schöne Perle   In seiner Tiefe ruht.

    Tú, bella pescadora
  
    Tú, bella pescadora,   trae la barca a tierra;
ven a mi lado y siéntate,   nos acariciaremos, la mano en la mano.
    Recuesta en mi corazón tu cabecita,   y no tengas tanto miedo;
¡pues sin cuidado te confías   a diario al salvaje mar!
    Mi corazón se semeja en todo al mar,   tiene tempestades y flujo y reflujo,
y muchas bellas perlas   reposan en sus profundidades.

Seguidilla calesera
    A tomar la mañana   van mis zagales,
mientras que yo reniego   sobre el pescante.
¡Válgame el cielo
que lo que quiero alcanzo   y a ti no puedo!
    Esta noche ha llovido   mañana hay barro,
pobre tiro de mulas,   pobres zagales,
y más si se emborrachan   los mayorales.
¡Ay desdichado
del que llorar no puede   y está penando!

Canto Inca
    Ah, la cinta morada   jamás pierde el color
Igual que la cinta
tampoco yo pierdo   contigo el amor.

    Ah, si alguna vez viene   borrachito mi amor,
yo le quito el zanco   le quito el sombrero
después el chaleco   después los zapatos
después la camisa   pero no el pantalón.


L'HIVER DE L'ENFANCE (Denise Cools)
Le lit laqué blanc
    Mon lit d'enfant je le revois!
a ses rideaux comme une mousse,
  se cramponnaient mes petits doigts,
dans ma chambre l'aube était douce,
les ailes blanches de la joie
effleuraient mon sommeil profond
la coiffe de mon ame en soie
  semblait voler dans la maison.
    La vie m'apportait ses jouets!
autour de mon lit plein de monde,
villages, bateaux et tramways
venaient la nuit faire des rondes.
Des corsaires puissants des rois
suivis de riches personnages
comme des bonshommes de bois,
défilaient raides et très sages.
    Mais foulant les rideaux légers
  le temps a passé sur les choses
  et mon berceaux dans le grenier
  n'est plus qu'un cercueil où repose
  l'ame des vieux jouets brisés.
    La chanteusse
    Tres loin du petit lit   oú je vais m'endormir
les vaisseaux se promenent:
  une chanteuse aide mon rêve   à gravir leurs antennes:
  La berceuse, lente, gémit
dans un brouillard d'automne qui m'arrive...
Et c'est presque la nuit,
le soir melodieux sanglote à la dérive
vers la nuit. O nuit d'enfance!
nuit des profonds sommeils
etoilés de chansons!
nuit à l'abri dans la pauvre maison
de mon inconscience
que j'attendais tranquillement...
  vous aurais-je perdues
si ne s' était gravé dans mon repos
l'accord soutenent les plaintes
  qu'Alceste n'a pas tues:
"Divinités du styx
ministres de la mort"


Le chat en étoffe
    C'était un chat en laine blanche,
chaussé de sabots vermillons.
Il en grimpait pas sur les branches.
  Mais pouvait rester au salon.
    Je l'aimais plus que mes poupées,
  avec ses yeux intelligents
  et cette queue émancipée
qui semblait attendre le vent.
    Il était si propre et si drole
que mon père père père en societé
  le caressait sur son épaule
et soudain le faisait sauter,
    il a du mourir de tristesse
dans quelque placard poussiereux
et je l'ai retrouvé en pièces
sans les deux perles de ses yeux
c'ètait un peu de ma jeunesse
  qui, s'en allait avec sa queue.

    Ronde
    Nous n'irons plus au bois,   les cheveux sont coupés.
  Adieu vielles chansons!    adieu joyeuses rondes!
a la place des lits   vivent les canapés;
et qu'un inmense ennui   engourdise le monde;
    La belle au bois dormant   a les cheveux coupés,
  et ce n'est plus le temps   où les seigneurs éveillent
  les enfants endormis   sur de beaux canapés.
  la laideur et le bruit   remplacent les merveilles.
    Nous ne danserons plus,   nos cheveux sont coupés.
au bal on cherche en vain   les garçons et les filles;
les couples marchent las,   vers les chers canapés,
et blament, étendus,   les innocents quadrilles.
    Nous ne chanterons plus,   les cheveux sont coupés.
La jeunesse a perdu   ses couleurs et ses nattes
et muette elle écoute   aux creux des canapés
le murmure énervant   des derniéres sonates.

Señora (Jean Marietti)
    O, belle andalouse qui m'avez captivé!
bien que je sache que vous n'aimez
  qu'enflammer, je veux suivre mon destin,
et jusqu'au clair matin
  n'etre en vos mains qu'un pantin!

    Señora! pour vivre dans vos bras
  meme un seul jour d'amour!
  Señora! mon coeur acceptera
d'etre un joujou pour vous!
Señora! et puis il n'en ira
  oui, car il sait...qu'aprés...
  Señora! un autre coeur sera
  votre pantin demain.
    C'est passionnément   que je vous aime!
  mais combien d'amants   pensent de meme!
    Señora!  votre coeur s'offrira
et souffrira  un jour!
Señora! le mien tant qu'il battra
  vous aimera toujours!
    D e la nuit qui me vit follement ton amant!
tant de volupté demeure en moi
tant d'émoi...que je ne veux plus partir!
  vois quel est mon désir:
vivre avec toi, ou mourir!
    Señora! pour vivre dans tes bras
  encore un jour d'amour!
  Señora! mon coeur pour toi sera
  comme un joujou très doux!
Señora! toujours il t'aimera,
meme s'il sait qu'après
Señora! un autre connaitra
tes passagers baisers!
    Pour l'instant je tiens   a tes caresses!
mais défis toi bien   de ma tendresse!
    Señora! je ne suis dans tes bras
ce soir qu'un fou joujou!
Señora! sait-on bien qui sera
  le vrai pantin demain!...
  
CANCIONES DEL NIÑO DE CRISTAL (C. Rodríguez Pintos)
    Fino cristal

    Fino cristal, mi niño,   fino cristal.
Palomitas del aire   vienen y van.
Redondo el sol, redondo   bajo el pinar.
Ligero, el viento negro   corre detrás.
¡Ay! que ¡ay! de mi niño   sobre la mar.
Entre las nubes blancas,   fino cristal.


    A jugar, juega, jugando

    A jugar, juega, jugando,   mi niño sobre la mar.
En la playa azul del aire   juega juegos de cristal.
    Demonios de terciopelo   y angelitos de papel,
en el tambor de la luna   pintan un oso al revés.
A jugar, juegan, jugando,   mi niño y su cascabel.
Estrellas de azúcar verde,   caracolitos de Dios.
sobre una cuerda de cielo   se durmió el trompo del sol.
A jugar, juegan, jugando,   mi niño y su corazón.


    Corazón de mi niño

    Corazón de mi niño,   carocito de luz.
La luna gorda duerme   dentro de un aro azul.
    Agua-mala del viento,   humo-triste del mar.
(Agua y humo me rompen   mi niño de cristal... )

      1. Ernesto Halffter (1905-1989)
      1. Canción de Dorotea (Miguel de Cervantes)
      2. Dos canciones (R. Alberti): La corza blanca
      3. Canciones portuguesas (6)
      4. Cançao do berço (Branca de Gonta Colaço)
      5. Pregón (Salvador Dalí)
      6. Heine Lieder *
      7. Seguidilla calesera (Popular castellana)
      8. Canto Inca (Magdalena Nile del Rio)
      9. L'Hiver de l'Enfance (Denise Cools) (1928-34)
      10. Señora (Jean Marietti)
      11. Canciones del niño de cristal (Carlos Rodríguez) (1931-34)
  1. * Estreno absoluto