Recital de canto y piano Conciertos de Mediodía

Recital de canto y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Alain Damas, tenor. Blanca Calvo, piano

Sin llegar a la amplísima respuesta suscitada por los poemas de García Lorca - una mínima muestra de ello la tenemos en la última obra de este programa-  también la poesía de Alberti ha generado mucha música: Remitimos al interesado al amplio ensayo de Eladio Mateos, Rafael Alberti y la Música (Centro de Documentación Musical de Andalucía, Granada, 2004). He aquí varios ejemplos.

El turolense A. GARCÍA ABRIL, durante muchos años catedrático de Composición en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, ha mostrado varias veces su admiración por Alberti: Además de los Dos Villancicos de "El alba del alhelí" de 1959, compuso las Tres Nanas en 1961, esta vez basándose en algunas de las nanas de Marinero en tierra, y en 1969 las Doce canciones sobre poemas de Rafael Alberti; volviendo a él en una de las Tres poéticas de la mar de 1995. En todas ellas muestra una maestría plena de sensibilidad.
O. ESPLÁ, el gran maestro alicantino que ejerció un poco de "hermano mayor" de los músicos del 27, publicó las Canciones playeras en 1930, y las orquestó más tarde. Las dos que se cantan proceden de El alba del alhelí, el segundo libro poético de Alberti, y han pasado muy justamente al repertorio.
R. HALFFTER comenzó su ciclo Marinero en tierra el mismo año de la publicación del libro de Rafael Alberti, con el que obtuvo el Premio Nacional de Literatura, en 1925, pero no lo terminó hasta 1960, ya en México, donde se estrenó al año siguiente. Por eso lleva el nº 27 de opus en el catálogo. Es una de sus obras maestras.
El sevillano J. TURINA compuso el Poema en forma de canciones, sobre versos de Campoamor, en 1917, y luego lo orquestó. Tras la "Dedicatoria" instrumental, "Nunca olvida" es la primera de las cuatro canciones del ciclo. La más famosa y brillante es la tercera, "Cantares", muchas veces desgajada de la obra y cantada en solitario.

  canciones, ballets, y otros diversos géneros ocuparon, ocupan y ocuparán la atención de compositores de diferentes países, géneros y estilos para traducir en música la obra de Lorca en abundancia que rebasa la de cualquier otro poeta a lo largo de la historia de la música. Puede hacerse el interesado una somera idea en el catálogo de Roger D. Tinnell Federico García Lorca y la Música (Fundación Juan March, Madrid, 1998, 2ª edición). Entre ellas están los Tres poemas cantados de J. L. TURINA, de 1993, con tres ejemplos muy distintos: La muy lírica "Berceuse al espejo dormido", de la Suite de los espejos, contrasta con la "Saeta" desgarrada del Poema del Cante jondo, y mucho más con el surrealista "Paisaje con dos tumbas y un perro asirio" de Poeta en Nueva York.