Recital de música de cámara Conciertos de Mediodía

Recital de música de cámara

  1. Este acto tuvo lugar el
Emilio Yepes Martínez y Román Mosler, contrabajo. Jesús Gómez Madrigal, piano

S. KOUSSEVITZKY, nacido en Vishny-Volotchok, Rusia, estudió contrabajo en el Conservatorio de Moscú, también estudió dirección orquestal, obteniendo su diploma en 1894. Durante este período dio muchos recitales en Moscú y obtuvo el puesto de primer contrabajo de la Orquesta del Teatro del Bolshoy, donde estuvo durante once años. En 1905 se casa con la hija de un millonario ruso y da conciertos en Inglaterra, Francia y Alemania. También dirige en estos años la Orquesta Sinfónica de Londres. Después de la revolución de 1917 Koussevitzky se va a vivir a Francia y de ahí a Estados Unidos. En 1924 es invitado a dirigir la Orquesta Sinfónica de Boston, con la que permaneció por más de veinticinco años demostrando ser uno de los grandes directores del siglo XX. Entre las obras con las que enriqueció el repertorio contrabajístico se encuentra su Concierto estrenado en 1905 y compuesto con ayuda de Reinhold Gliere, Humoresque, Chanson triste, Valse miniature, Andante y Obertura y Pasacaglia, casi siempre en el llamado estilo de salón.
G. BOTTESINI fue uno de los músicos italianos más activos del siglo XIX en su triple faceta de contrabajista, director de orquesta y compositor. Como virtuoso del contrabajo recorrió todo el mundo en apoteósicas giras, ofreciendo obras propias sin más pretensiones que el lucimiento del instrumento y la seducción del público. Y su huella pervive a través del famoso Método de contrabajo que revolucionó la técnica del instrumento. Su estilo es ecléctico, conservador en el fondo y en la forma, pero lleno de encanto y brillantez. Botessini actuó muchas veces en España entre 1861 y 1871 tañendo el contrabajo y dirigiendo la orquesta de la Sociedad de Conciertos.
El catalán P. VALLS fue autor de más de cincuenta obras para diversas formaciones, pero destacan las dedicadas al contrabajo:  la Suite Andaluza (1918) en cuatro movimientos - obra que actualmente es de repertorio en diversas escuelas europeas- , las tres Fantasies per a contrabaix i orquestra (compuestas entre 1894 y 1917) - una de ellas en homenaje a Bottessini- , el Gran concierto obligado para contrabajo (1906), la Fantasía andante con variaciones, la Gran introducción y Tarantella, el Tema con variaciones para contrabajo, la Tarantella-concierto de contrabajo (1893) o la Romanza para Contrabajo y piano, obra que - en su transcripción para violoncello-  fue estrenada por el mismo Pau Casals. Su catálogo se completa con obras para orquesta, para piano, para grupos de cámara, para cobla, para banda, para instrumentos solistas, para orquesta de baile, y hasta una zarzuela.