(I) Ciclos de Miércoles Polifonia española del siglo de oro

(I)

  1. Este acto tuvo lugar el
Grupo Thesavrvs
Grupo Micrologus . Juan Portilla, flauta. Ramiro Morales, vihuela. Aurora Martínez, Laura Salinas y Carlos Pérez, viola da gamba

________________________________________________________________________

NOTAS AL PROGRAMA
PRIMER CONCIERTO
________________________________________________________________________
Recientemente el musicólogo e hispanista australiano Michael Noone ha dado a conocer un aspecto poco conocido de la relación de los dos autores que integran el programa del presente concierto. Pero, como vamos a ver, cada uno de ellos llevó una vida completamente distinta.

Cristóbal de Morales nació en Sevilla aproximadamente en 1500. Al menos esto se deduce de las dedicatorias que figuran en su libro de misas de 1544 en las que se califica a sí mismo como hyspalensis. Ordenado sacerdote en la propia ciudad, en algunos documentos de la catedral de Toledo también se alude a él como "clérigo de la diócesis de Sevilla". Nada sabemos sobre un primer puesto que pudo desempeñar en la catedral de Ávila, pero en 1529 aparece ya como maestro de capilla de la catedral de Plasencia. Cuatro años más tarde seguiría los pasos de otros músicos españoles trasladándose a Roma para ingresar como cantor en la capilla pontificia.. Allí tendría la oportunidad de conocer a colegas de prestigio, tanto españoles (Escobedo, Ordóñez...) como de otras nacionalidades (Arcadelt, Festa). El estilo de Morales se acuñó probablemente durante sus años de permanencia en la capilla papal y su experiencia adquirida durante esa etapa romana le ayudaría a crear el suyo propio, distinto al de sus contemporáneos que realizaron su carrera íntegramente en la Península. Su precaria salud determinó el regreso a España en 1545, aceptando el puesto de maestro de capilla de la catedral de Toledo, vacante tras la renuncia de Andrés de Torrentes. Poco tiempo permaneció en la ciudad imperial, ya que el 9 de agosto de 1547 presenta su renuncia. Como resultado de una tan corta estancia, hasta ahora se consideraba que Morales había compuesto solamente unas pocas obras para la catedral primada.  Recientemente y gracias a las últimas investigaciones del ya mencionado prof. Noone, se han podido identificar unas veinte obras de Morales copiadas en un códice polifónico (nº 25) no estudiado hasta ahora debido a su mal estado de conservación. Catorce de ellas eran desconocidas, dieciséis fueron copiadas bajo su supervisión, e incluso el propio manuscrito conserva la firma del maestro. Tras su marcha de Toledo fue contratado como maestro de capilla del duque de Arcos en Marchena (Sevilla) y entre 1551 y 1553 ocupa su último empleo como maestro de capilla en Málaga, ya que fallecería a comienzos del otoño del último año.

Misas, motetes, magníficats, lamentaciones, himnos y algunas otras obras constituyen el importante legado musical de Morales que conservamos en innumerables manuscritos e impresos repartidos por archivos y bibliotecas de Europa y América, donde se conservan de manera particular muchas de las obras del hispalense. Parte de ellas fueron publicadas por él mismo en colecciones propias y otras formando parte de elencos generales con obras de otros compositores, compartiendo páginas impresas con los más afamados músicos del momento.

Durante su estancia en Toledo, un jovencísimo Francisco Guerrero con apenas 17 años permaneció por espacio de más de un año bajo la tutela del maestro Morales. Quizás allí aprendió los secretos de composición que harían del joven Francisco uno de los más excelsos polifonistas hispanos. Guerrero es, quizás, el más polifacético de todos ellos y como le ha definido Robert Stevenson, el más genuinamente español. Su producción es similar a la de sus contemporáneos en todos los géneros  de música sacra, aunque más abundante en el número de motetes. Y donde se mostró único fue en la composición de las Canciones y Villanescas Espirituales (Venecia, 1589), recopilación de obras a 4, 5 y 8 voces cuyos originales previos fueron en muchos casos obras profanas "tornadas después a lo divino".

Nacido también en Sevilla en 1528, hijo del pintor Gonzalo Sánchez Guerrero, no será el único en la familia en seguir la carrera musical. Su hermano Pedro, quien probablemente le enseñó los rudimentos musicales, fue también compositor. Tras sus años de aprendizaje en los que formó parte del coro catedralicio sevillano, quizás a instancias del propio Morales tras el paso del joven por Toledo, fue nombrado con tan sólo 18 años maestro de capilla de la catedral de Jaén, puesto que ocuparía entre 1546 y 1549. Nostálgico de Sevilla, regresa a la ciudad hispalense, aunque dos años más tarde se le ofrece un puesto en la catedral de Málaga. Definitivamente y desde 1554 hasta la fecha de su muerte acaecida en 1599, trabajaría en la catedral sevillana, primero como cantor y ayudante del anciano maestro de capilla, Pedro Fernández de Castilleja, y después tras la muerte de este en 1574, ocupando su puesto. En 1588 emprende un viaje a Tierra Santa relatado por el propio Guerrero en su Viage a Hierusalem (Valencia, 1590) en el que nos dejó interesantes noticias autobiográficas en el prólogo.

En su producción destacan una veintena de misas y más de un centenar y medio de piezas litúrgicas entre las que se cuentas motetes, himnos, lamentaciones, pasiones y las ya mencionas Canciones y Villanescas. Al igual que ocurrió con Morales, sus obras se difundieron rápidamente tanto en las capillas peninsulares como en las de ultramar, en cuyos archivos se conservan tanto manuscritas como en impresos procedentes de Lovaina, Roma, Venecia, París y la propia Sevilla.

Las sucesivas ediciones de los motetes de Guerrero hablan por sí mismas del éxito que ya en vida del autor tuvieron sus obras. Muchos de ellos sirvieron de inspiración para que otros compositores escribieran ciclos completos de misas. Es el caso de Ave Virgo sanctissima que inspiró al flamenco Géry de Ghersem y a Juan Esquivel de Barahona, maestro de Ciudad Rodrigo. Obra de libre composición, no sujeta al cantus firmus de la melodía gregoriana tradicional (una antífona para la fiesta de san Juan Bautista), alude en una ocasión al tema mariano de la Salve Regina. Frecuentemente se califica esta pieza como de exquisita dulzura, quizás por la alternancia de sus episodios cadenciales muy equilibrados y frecuentes que la llevan a concluir de forma extensa con notas largas e intensas.

Los otros motetes marianos presentan la misma delicadeza. Alma redemptoris Mater, la antífona de completas que aquí se parafrasea incluye muchos detalles madrigalísticos, como la nota más aguda sobre la palabra caeli, o la interrupción el rigor contrapuntístico en la presentación del arcángel Gabriel. Ave Regina caelorum está compuesto de forma más melismática, quizás debido a su breve texto. Mientras que Ave Maria diseña cada una de sus secciones de acuerdo con el texto: la primer parte en claro contrapunto en contraste con algunos de los pasajes homofónicos de la segunda como ocurre en O Mater Dei, quizás en homenaje a Josquin des Pres y su secuencia Ave Maria. Incluso el texto difiere del oficial como veremos más adelante con la obra homónima de Victoria. El tradicional texto del Cantar de los Cantares, Surge propera, amica mea a 6v es aplicado a María, tal y como la tradición eclesiástica había establecido desde los primeros siglos.

Más austero se muestra Guerrero en el himno Pange lingua. Compuesto estrictamente sobre la melodía hispánica que se oye en distintas voces a lo largo de su desarrollo. Alterna además con el canto llano aunque en la estrofa Tantum ergo, siguiendo la costumbre española, se rompe la alternancia, utilizando además una melodía más solemne e incluso cambiando el ritmo del cantus firmus de ternario a binario, pero resolviendo el problema - no olvidemos que el himno es en origen ternario-  de una inteligente manera.
La producción en lengua vernácula de Guerrero constituye un importante apartado dentro de su producción, y como hemos visto, además algo casi novedoso. En el prólogo de esas Canciones y Villanescas, Mosquera de Figueroa afirma que Guerrero "...fue de los primeros que en nuestra nación dieron a conocer con la música el ritmo y el espíritu de la poesía, con ligereza, tardanza, rigor, blandura, estruendo, silencio, esperanza, alteración, sosiego, aplicando el bivo (sic) con las figuras del canto la mesma sinificacion (sic) de la letra...".

Composiciones de juventud, alentadas por los círculos intelectuales sevillanos en los que se movía Guerrero, entre ellos personajes como Baltasar de Alcázar, Gutierre de Cetina o el propio Garcilaso de la Vega cuyo texto En tanto que de rosa y açuçena podremos escuchar hoy, junto a otras muestras de otros géneros como el villancico A un niño llorando al yelo de ritmo desenfadado o Todo cuanto puedo dar.

Capítulo aparte, aunque complementario, merece la interpretación instrumental de originales vocales. Práctica antigua, reflejada de manera profusa, en la que los grupos de ministriles doblaban o sustituían a las voces. No nos han llegado muchos ejemplos, pero los que han sobrevivido con música del propio Guerrero en Lerma, Puebla de Méjico y Granada, o los de Alonso Lobo en la propia Lerma o en Segovia, nos muestran que esa práctica documentada ya en Sevilla en 1526 en principio solamente contaba con los instrumentistas para actuar en las fiestas principales. Los grupos de instrumentos equivalentes en tesitura a las voces, tenían además la posibilidad de glosar, es decir, ornamentar el modelo vocal. Incluso esta práctica se hallaba regulada, dando preferencia a los instrumentos más agudos (chirimías y cornettos). Uno de los raros ejemplos que nos han llegado se encuentra actualmente en el Archivo Manuel de Falla de Granada. Obra del copista fray Pedro Durán, ca. 1560, es una interesante colección de música litúrgica, pero también de chansons franco-flamencas y de madrigales italianos. Guerrero es el compositor más representado. La colección incluye cinco canciones cuyo contenido amoroso nunca fue puesto "a lo divino" como algunas otras de la colección de Canciones y Villanescas. La textura imitativa de la dos primeras, con exceso de ritmos sincopados en No me podré quexar, contrastan con los más reposados y en ocasiones homofónicos pasajes de las otras obras. Particularmente interesante Adiós mi amor, parodia de la canción Adieu mes amours de Josquin, tal y como ha observado Juan Ruiz en el prólogo a la edición de esta colección instrumental.

El estilo de Morales reúne las características de sobriedad e inspiración hispanas con los recursos estilísticos aprendidos en su estancia romana. El responsorio Emendemus in melius, verdadera obra maestra y característico del estilo del compositor solamente se nos ha transmitido de manera manuscrita. Destinado al Miércoles de Ceniza para ser cantado durante el rito de imposición de la misma, refleja como pocas obras el dramatismo del momento al que se destina. Morales introduce un segundo texto  en la parte del Altus II, retomando la tradición politextual, escogiendo a manera de obstinato las palabras que el sacerdote pronuncia de manera constante mientras impone la ceniza a cada uno de los fieles: Memento homo quia pulvis est... Recuerda, hombre, que eres polvo... Todo ello dentro de unas calculadas proporciones con una total simetría.

Contrasta con la alegría de la antífona Regina caeli a 5v., obra tardía quizás compuesta en la época toledana. Se basa en el canto llano tradicional encomendado en canon a las dos voces más agudas que. a pesar de su densidad, deja siempre presente la alegría pascual. Al igual que en el festivo y bipartito Jubilate Deo cuya primera parte la encontramos en varias fuentes (Valderrábano, 1547, en tablatura para dos vihuelas y Fuenllana, 1554, para una sola vihuela). En este motete Morales vuelve a utilizar la politextualidad introduciendo un nuevo obstinato encomendado al Quintus (en un curioso dispositivo Cantus-Altus-Tenor-Quintus-Sextus-Bassus) parafraseando hasta ocho veces la palabra Gaudeamus con la melodía de la entonación característica del modo primero, transportado una 4º aguda. Este solemne motete fue compuesto por Morales en 1538 con ocasión de la paz de Niza y el encuentro entre Carlos V y Francisco I, promovido por el papa Paulo III. Su extraordinaria factura hizo que el propio Victoria utilizase este motete como inspiración para su misa Gaudeamus a 6v. publicada en 1576.

Morales brilla de manera particularmente serena en su música funeraria. Conservamos dos misas de Requiem, una a 5 y otra a 4 partes, junto a un Officium Defunctorum que completa a ambas, pero concebido a 4, que contiene unos sobrios e inspirados fabordones para las lecturas de los Maitines y para los versículos del salmo 94, y dos versiones de la antífona del Invitatorio de las Vigilias: Regem cui a 4 y Circumdederunt me a 5. Este último estaba destinado, según la tradición hispánica, a los funerales solemnes. Quizás por ello en una crónica de los actos que en memoria de Carlos V se celebraron en Méjico, figura este Circumdederunt, cuyo texto sombrío se ve extraordinariamente reflejado en las sonoridades graves, inspirando un patetismo conmovedor, guiado por un canto llano exclusivo de las fuentes españolas que podremos escuchar en primer lugar.

Sin duda las obras más populares de Morales durante todo el s. XVI fueron sus Magnificats. Incluso en la Capella Giulia de Roma se conserva una copia con algunas partes vocales añadidas "si placet" por el propio Palestrina. Algunos de ellos fueron publicados en más de una docena de ocasiones durante toda la centuria. Morales inicia aquí para la polifonía española una tradición de componer los ciclos de esté Cántico sobre los ocho tonos, siguiendo de manera escrupulosa el tenor de recitación de la salmodia gregoriana correspondiente a cada uno de los ocho esquemas modales. Tal es así que Adriano Banchieri no dudaría en 1611 en asegurar que los Magnificats de Morales son "...merecedores, por su fidelidad al canto llano, de ser recordados eternamente". En su fórmula de primer tono (transportada según la costumbre una 4ª aguda) el canto llano va migrando de voz en voz, sin permanecer estático en una sola parte, además de hacer canon consigo mismo en el último de los versos (Sicut erat...). Morales disminuye la densidad vocal hasta 3v. en  Deposuit y en Et misericordia, aumentándola a 6 en el versículo canónico, duplicando Cantus  y Altus para introducir la imitación en diatessaron (a la 4ª) entre el Cantus II y el Altus I. La fidelidad al canto llano se muestra también, aunque solamente en el íncipit, en la fórmula del canto llano romano del Puer natus est, canto de entrada de la misa del día de Navidad, utilizada como inspiración para su transparente versión a 3v.
________________________________________________________________________

TEXTOS DE LAS OBRAS CANTADAS
________________________________________________________________________
Ave María, gratia plena Dominus tecum, benedicta tu in mulieribus et benedictus fructus ventris tui Jesús. Sancta María, regina caeli O Mater Dei ora pro nobis peccatoribus ut cum electis, te videamus.

Ave María, llena de gracia, el Señor está contigo, bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Sancta María reina del cielo, ¡O Madre de Dios! Ruega por nosotros pecadores, para que con los elegidos podamos contemplarte.
____________
Alma Redemptoris mater quae pervia caeli porta manes et stella maris succurre cadenti: surgere qui curat populo: Tu quae genuisti, natura mirante, tuum sanctum genitorem: virgo prius ac posterius, Gabrielis ab ore Sumens illud, ave peccatorum miserere.

Benefactora madre del Redentor, puerta del cielo siempre abierta y estrella del mar, socorre a tu pueblo que cae y procura levantarse. Tú que engendraste, con admiración de la naturaleza, a tu santo creador; Virgen antes y después que, de boca de Gabriel, escuchaste aquel "Ave", ten piedad de nosotros pecadores.
____________
Ave, virgo sanctisima, Dei mater, piissima, maris stella clarissima: Salve semper gloriosa, margarita pertiosa, sicut lilium formosa, miterns, olens velut rosa.

Ave, Virgen santísima, madre de Dios, piadosísima, la estrella del mar más resplandeciente: Salve siempre gloriosa, perla preciosa, bella como los lirios, suave y perfumada como las rosas.
____________
Ave, Regina caelorum, Ave, Domina Angelorum: Salve, radix, salve, porta, Ex qua mundo lux est orta: Gaude, Virgo gloriosa, Super omnes speciosa,Vale, o valde decora, Et pro nobis Christum exora.

Salve reina de los cielos, salve señora de los ángeles, salve raíz, salve puerta de quien nació la luz del mundo. Alégrate virgen gloriosa, la más bella de todo lo que existe: te saludamos, a ti que eres llena de gracia, intercede por nosotros ante Cristo.
____________
Emendemus in melius, quae ignoranter peccavimus: ne subito, praeoccupati die mortis, quaeramus spatium, paenitentiae, et invenire non possimus. Attende, Domine, et miserere: quia peccavimus tibi.

Permítenos, Señor, redimir el pecado que, en nuestra ignorancia, hemos cometido, antes de que el día de nuestra muerte nos sorprenda y no encontremos lugar para el arrepentimiento, aunque lo busquemos. Escucha, Señor, y ten piedad de nosotros, porque hemos pecado contra ti. Recuerda, Hombre, polvo eres y en polvo te convertirás.
____________
Pange lingua, gloriosi Corporis mysterium, Sanguinisque pretiosi quem in mundi pretium fructus ventris generosi Rex effudit gentium.
Nobis datus, nobis natus ex intacta Virgine, et in mundo conversatus, sparso verbi semine, sui moras incolatus miro clausit ordine.
  In supremæ nocte cœnæ Recumbens cum fratribus, observata lege plene cibis in legalibus. Cibum turbæ duodenæ se dat suis manibus.
Verbum caro, panem verum verbo carnem efficit; Fitque sanguis Christi merum, Et si sensus deficit, Ad firmandum cor sincerum Sola fides sufficit.
Tantum ergo Sacramentum Veneremur cernui; Et antiquum documentum novo cedat ritui; Præstet fides supplementum sensuum defectui.
Genitori, genitoque Laus et jubilatio, salus, honor, virtus quoque sit et benedictio: Procedenti ab utroque compar sit laudatio.  Amen.
Canta, lengua, el misterio del glorioso Cuerpo y de la preciosa Sangre, que por rescate del mundo derramó el Rey de las naciones, fruto de aquel vientre generoso.
Nos fue dado, nació para nosotros de la Virgen sin mancha, y en el mundo vivió, esparciendo la simiente de su palabra. A su estancia puso fin de manera portentosa.
La noche de la cena postrera, sentado a la mesa con sus hermanos, cumpliendo plenamente la ley, en el manjar ritual se da con sus propias manos como alimento al grupo de los doce.
El Verbo encarnado, al pan verdadero con su palabra lo hace carne, y sangre de Christo se hace el vino. Y si el sentido no lo alcanza, para sostener a un corazón sincero, la fe por sí sola se basta.
Así a tan gran Sacramento veneremos prosternados, y la antigua enseñanza deje su lugar al nuevo rito. Preste la fe su ayuda al pasmo de los sentidos.
Al Padre y a su Hijo, alabanza y júbilo, saludemos y honrémoslos, y también su virtud: benditos sean. Y el que de ambos procede igualmente alabado sea. Amén.
____________
Regina caeli laetare, alleluia: Quia quem meruisti portare, alleluia: Ora pro nobis Deum, alleluia.
Reina del cielo, alégrate, aleluya: porque aquel a quien mereciste llevar dentro de ti, aleluya, ha resucitado, como dijo, aleluya: Ruega a Dios por nosotros, aleluya.

____________
Puer natus est nobis et filius datus est nobis, cuius imperium super humerum eius et vocabitur nomen eius: 'Magni consilii ángelus' Cantate Dominu canticum novum quia mirabilia fecit. Gloria Patri et Filio et Spiritui Sancto, sicut erat in principio et nunc et semper et in saecula saeculorum. Amen

Un niño nos ha nacido y un Hijo nos ha sido dado, el cual lleva sobre sus hombros el principado; y su nombre será Ángel del gran consejo. Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas. Gloria al padre, al hijo y al Espíritu Santo. Así fue en un principio y así será por los siglos de los siglos. Amen.

____________
Jubilate Deo, omnis terra, cantate omnes, jubilate et psallite, quoniam, sadente Paulo, Carolus et Franciscus, Principes térrea, convenerunt in unum, et pax de caelo descendit. O felix aetas, o felix Paule, o vos felices Principes, que christiano populo, pacem tradidistis, Vivat Paulus!  Vivat Carolus! Vivat Franciscus! Vivant, vivant, simul et pacem nobis donent in aeternum!

Que toda la Tierra alaba a Dios, cantad todos, alabad y entonad salmos, ya que, guiados por Pablo, Carlos y Francisco, Príncipes de la Tierra, llegaron a un acuerdo y la paz descendió del cielo. ¡O, tiempo feliz! ¡O, bienaventurado Pablo, y vosotros, felices príncipes, que habéis traído la Paz al pueblo cristiano! ¡Larga vida a Pablo!, ¡larga vida a Carlos! ¡Larga vida a Francisco! Larga vida y que, al mismo tiempo, nos den para siempre la paz.
____________

Surge propera amica mea, formosa mea et veni.  Iam hiems transiit, imber abiit et recessit. Flores apparuerunt in terra, tempus putationis advenit; vox turturis audita est in terra nostra; ficus protulit grossos suos; vine florentes, dederunt  odorem suum.
Muéstrate, mi amiga, amada mía, mi paloma, mi hermosa; y ven, ahora que el invierno ha pasado, la lluvia ha cesado y se ha ido, las flores brotan de la tierra y el tiempo de la poda ha llegado; la voz de la paloma y de la tortuga se oyen en la tierra; el árbol de higo ha comenzado a mostrar sus brotes y las vides florecientes emiten su olor.
____________
Circundederunt me gemitus mortis, dolores inferni, circumdederunt me.

Me cercaban gemidos de muerte, dolores infernales, me cercaban

    ____________
En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
enciende al corazón y lo refrena;

y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto,
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena:

coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto, antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre;

marchitará la rosa el viento helado.
Todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.

Garcilaso de la Vega (soneto XXIII)

____________
Todo cuando pudo dar,  /  este día nos ha dado,  /  Dios y Hombre'n un bocado.
Tiene Dios tanto poder  /  que a todo poder excede,
pues con solo su querer,  /  todo cuando quiere puede.
Puede y quiere que nos quede  /  su poderyo abreviado.
____________
A un niño llorando al hielo,  /  van tres reyes a adorar
porque el niño puede dar  /  Reinos, Vida, Gloria y Cielo.
Nace con tanta baxeza,  /  aunque es poderoso Rey,  /  porque nos da ya por ley, /   abatimiento y pobreza.
Por esto llorando al yelo  /  van tres reyes a adorar
porque el niño puede dar  /  Reinos, Vida, Gloria y Cielo.

____________
Magnificat anima mea Dominum. Et exsultavit spiritus meus in Deo salutari meo.
Quia respexit humilitatem ancillae suae ecce enim ex ho beatam mee dicent omnes generaciones.
Quia fecit mihi magna qui potens est et sanctus nomen ejes.
  Et misericordia ejes a progenie in progenies timentibus eum.
  Fecit potentiam in brachio suo dispersit superbos mente cordis sui.
Deposuit potentes de sede et esaltavit humiles.
Esurientes implevit bonis et divites dimisit inanes.
Suscepit Israel puerum suum recordatus misericordia suae.
Sicut locutus est ad patres nostros Abraham et semini ejes in saecula.
Gloria Patri et Filio et spiritui sancto: Sicut erat in principio et nunc et semper et in saecula saeculorum. Amen.

Engrandece mi alma al Señor. Y se ha alegrado mi espíritu en Dios mi salvador.
Porque ha puesto sus ojos en la humildad de su esclava, por eso a partir de ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada.
Porque en mí ha obrado maravillas el Todopoderoso, y santo es su nombre.
Y su misericordia para con quienes le temen abarca generación tras generación.
Su brazo ha actuado con fuerza, ha dispersado a los soberbios de corazón altivo.
Ha derrocado a los poderosos de su solio y ha ensalzado a los humildes.
A los hambrientos, los ha llenado de bienes y a los ricos ha despedido con las manos vacías.
Ha acogido a Israel su siervo, recordando su misericordia,
tal como lo había confiado a nuestros padres,
para con Abraham y toda su descendencia, por los siglos.

Gloria al Padre, al hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amen.

      1. Francisco Guerrero (1528-1599)
      1. Sacrae Cantiones, vulgo motecta nuncupata (Sevilla 1555-Venecia 1570, 1589, 1597) Motecta 4, 5, 6 & 12 vocum
      1. Cristóbal de Morales (1500-1553)
      1. Motete: Emendemus in melius, a 6 (Responsorio de Maitines)
      1. Francisco Guerrero
      1. Hymno: Pange lingua gloriosi. In Festo Corporis Christi
      2. Cinco canciones para ministriles. (Manuscrito Gran MF975. Copista: Fray Pedro Durán, Granada c.1560): Si el mirar
      3. Cinco canciones para ministriles. (Manuscrito Gran MF975. Copista: Fray Pedro Durán, Granada c.1560): No me podré quexar
      4. Cinco canciones para ministriles. (Manuscrito Gran MF975. Copista: Fray Pedro Durán, Granada c.1560): Todos aman
      5. Cinco canciones para ministriles. (Manuscrito Gran MF975. Copista: Fray Pedro Durán, Granada c.1560): Subiendo amor
      6. Cinco canciones para ministriles. (Manuscrito Gran MF975. Copista: Fray Pedro Durán, Granada c.1560): Adios mi amor
      1. Cristóbal de Morales
      1. Motete: Regina caeli laetare, a 5 (Catedral de Toledo, Libros de Polifonía, 21. fol. 27v-29(t))
      2. Puer natus est, a 3 (Motecta trium vocum. Venetiis apud Antonium Gardane, 1552)
      3. Motete: Jubilate Deo, omnis terra, a 6 (Il Primo libro de motetti a sei voci da diversi musici composi. Venetiis apud Hieronymum Scotum, 1549)
      1. Francisco Guerrero
      1. Motete: Surge Propera, amica mea, a 6 (Motetta. Venecia, 1570)
      2. Antifona: Circumdederunt me gemitus mortis (canto llano)
      1. Cristóbal de Morales
      1. Invitatorium: Circumdederunt me gemitus mortis, a 5
      1. Francisco Guerrero
      1. Canciones y villanescas espirituales (Venecia, 1589): En tanto que de rosa y azucena (Garcilaso de la Vega: soneto XXIII)
      2. Canciones y villanescas espirituales (Venecia, 1589): Todo quanto pudo dar
      3. Canciones y villanescas espirituales (Venecia, 1589): A un niño llorando al yelo
      1. Cristóbal de Morales
      1. Magnificat primi toni (XVI Magnificats. Venecia, 1545)