(II) Conciertos del Sábado Música de cámara francesa

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Rafael Ramos, violonchelo. Chiky Martín, piano

NOTAS AL PROGRAMA
________________________________________________________________________

FAURÉ escribió cuatro Sonatas, dos para violín y dos para violonchelo y piano. La primera de las destinadas al violonchelo, Op. 109, es de 1917 y, junto con la segunda de las violinísticas, del mismo año, abren el ciclo camerístico de madurez, ciclo al que pertenecen el Quinteto con piano nº 2, la Segunda Sonata de violonchelo, Op. 117 (1921), el Trio (1923) y el Cuarteto de cuerdas (1924). El ilustre profesor de composición y director del Conservatorio (1905-1920) llega en ellas a uno de sus logros más ambiciosos. Sobriedad, elegancia, profundización en el lenguaje tonal, enriquecimiento del armónico..., la Sonata en Sol menor es ejemplo preclaro de esa extraña capacidad para hacer música inteligente y al mismo tiempo sensible. El tiempo lento central aprovecha la música del Canto fúnebre que por encargo del Estado francés compuso para el centenario de la muerte de Napoleón I, y su inspiración parece muy próxima a la Elegía Op. 24, de 1883, concebida como parte de una Sonata que no llegó a completar.

Après un rêve es en realidad transcripción de una de las más famosas melodías de Fauré para canto y piano, editada en 1878 como Op. 7, nº 1.

La habanera fue para los músicos franceses un tópico-símbolo de la música española. RAVEL, con sangre vasca en sus venas, la utilizó reiteradas veces, tanto a dos pianos (Sites auriculaires) como en la Rapsodia española o en su ópera La hora española. La que hoy se interpreta es transcripción de la célebre Vocalise-étude en form de habanera, de 1907.

DEBUSSY escribió en los años finales de su vida, tres sonatas en un clima - tras la primera guerra mundial-  de reafirmación del espíritu francés, revitalizando las músicas de los viejos maestros del XVIII. La primera de ellas fue escrita para el dúo de violonchelo y piano en 1915 y estrenada y publicada al año siguiente. A medio camino del sarcasmo y la melancolía, predominan con firmeza los máximos valores de claridad, refinamiento sonoro y elegancia de proporciones en sus tres movimientos: En el tercero son muy perceptibles los "perfumes de la noche" que habían inspirado uno de los episodios de su Iberia orquestal.

      1. Gabriel Fauré (1845-1924)
      1. Elegía en Do menor Op. 24
      2. Sonata nº 2 en Sol menor, Op. 117
      1. Maurice Ravel (1875-1937)
      1. Habanera (arreglo para violonchelo y piano de Vocalise-étude en forme de habanera)
      1. Gabriel Fauré
      1. Après un rêve Op. 7 nº 1 (arreglo para violonchelo y piano)
      1. Claude Debussy (1862-1918)
      1. Sonata para violonchelo y piano en Re menor