(II) Conciertos del Sábado Chopin: integral de la obra para piano

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Mario Monreal, piano

NOTAS AL PROGRAMA
________________________________________________________________________

Cinco Mazurcas Op. 7
Escritas en Viena en 1831, editadas en Leipzig al año siguiente, están dedicadas al aficionado austríaco Paul-Emile Johns.
La 1ª, una de las más conocidas, tiene una finura aristocrática. La 2ª, también muy interpretada, es más melancólica a pesar del ritmo establecido en la mano izquierda. La 3ª mezcla con mucha habilidad viveza y tristeza. La 4ª vuelve a los orígenes campesinos. La 5ª, muy breve y saltarina, repite su idea incansablemente.

Tres Valses Op. 34
Publicados en 1838, están escritos en momentos distintos: En 1831 el segundo, 1835 el primero y 1838 el tercero.
El Vals en La bemol, dedicado a la Srta. de Thum-Hohenstein, es muy brillante, aunque su episodio central es extremadamente sentimental. El Vals en La menor, que Chopin dedicó a su alumna C. d'Yvry, es un vals lento, de gran tristeza y melancolía; según algunos testimonios de época, era el preferido del autor. El Vals en Fa mayor, dedicado a la Srta. Eichtal, hija de un financiero amigo de Chopin, vuelve a los brillos del vals de salón, más vivaz y exteriorizado.

Rondó Op. 1
Es una de las primeras obras de Chopin, y la primera en publicarse: Fue escrito y editado en Varsovia en 1825. Está dedicado a la mujer de Samuel Linde, director del Conservatorio de Varsovia y amigo del padre del compositor. Obra convencional de un muchacho de quince años, muy adornada, ofrece atisbos del futuro genio.

Tres Nocturnos Op. 9
En los Nocturnos consigue Chopin trasladar al piano el estilo vocal, cantabile, de los divos italianos. Estos son los primeros que publicó (Leipzig, 1832), compuestos los dos años anteriores, y están dedicados a Marie Pleyel, pianista y esposa del conocido editor.
El nº 1 recuerda aún el estilo del irlandés John Field, quien puso de moda el género unos años antes, pero Chopin trasciende ya el estilo de salón. El nº 2, uno de los más conocidos, esconde en su aparente facilidad muchas sutilezas nada convencionales. El nº 3 es más turbulento y dramático.

Tarantela Op. 43
Es una danza siciliana rápida, y relacionada con ideas ancestrales de curación por medio de la música (de la picadura de la tarántula). A Chopin y sus contemporáneos solo les interesa el ritmo y la vivacidad melódica. Esta de Chopin, compuesta y publicada en 1841, parte de la tarantela vocal de Rossini y se convierte en un ejercicio un tanto salvaje, "la manera más loca de Chopin" según Schumann.

Sonata en Si bemol menor Op. 35
La Segunda Sonata de Chopin gira alrededor de su tiempo más célebre, la Marcha fúnebre compuesta en 1837. Los otros movimientos los completó en 1839, tras el viaje a las Baleares, y fue publicada en 1840. De gran aliento trágico y perfección formal, el trozo más audaz y admirable es sin duda el rapidísimo final, en fulgurantes tresillos en octavas de ambas manos que pasan ante el oyente como una ráfaga de viento. Genial.

      1. Fryderyk Chopin (1810-1849)
      1. Cinco Mazurcas Op. 7
      2. Tres Valses, Op. 34
      3. Rondó en Do mayor, Op. 1
      4. Tres Nocturnos, Op. 9
      5. Tarantelle en La bemol mayor, Op. 43
      6. Sonata nº 2 en Si bemol menor, Op. 35