(VII) Conciertos del Sábado Chopin: integral de la obra para piano

(VII)

  1. Este acto tuvo lugar el
Mario Monreal, piano

NOTAS AL PROGRAMA
________________________________________________________________________

Cuatro Mazurcas Op. 41
Publicadas en 1840, fueron comenzadas en los dos años anteriores. Chopin se las anunciaba a su amigo Fontana diciéndole que le parecían "encantadoras, como los niños a los padres que van envejeciendo"... Están dedicadas al escritor polaco Stefan Witwicki, emigrado en París. La primera es muy rica en episodios, con comienzo y final muy sobrios. La segunda, en Mi menor, escrita en Mallorca en 1838, es la más melancólica. La tercera comienza con cuatro compases "con el espíritu de un preludio de guitarra". La cuarta es la más convencional, como un vals para un salón de la alta burguesía.

Primeras Polonesas
Prosigue el repaso a las primeras obras de Chopin a través ahora de dos Polonesas. La en Sol sostenido menor lleva el nº 6 en el catálogo de Brown y fue compuesta en 1822 con gran sentido dramático. La en Si bemol menor, compuesta en 1826, se la conoce como Polonesa del adiós, pues con ella se despide Chopin de su amigo Guillermo Kolberg antes de emprender viaje. El trío central alude a un aria de La gazza ladra (La urraca ladrona) de Rossini.

Tres nuevos Estudios
Tras las dos series de doce Estudios Op. 10 y Op. 25, Chopin escribió en 1839 otros tres para ser publicados en un Método de los métodos que editaron Fétis y Moscheles en 1840. También colaboraron, entre otros célebres pianistas, Liszt y Mendelssohn.

Dos Nocturnos Op. 48
Escritos y publicados en 1841, dedicados a su alumna Laure Duperré, el primero es uno de los más amplios y dramáticos, mientras que el segundo, también de gran envergadura, es más melancólico y contemplativo.

Las Baladas
Con este nombre encontramos obras poético-musicales en la Edad Media, pero Chopin es el primero que lo utiliza en obras pianísticas de duración media, sin un molde formal muy definido y, por tanto, con gran poder de variación de afectos.
Según Schumann, las cuatro baladas de Chopin tendrían un cierto carácter narrativo siguiendo las baladas poéticas del poeta emigrado Adam Mickiewitcz, pero lo cierto es que a Chopin no le gustaba excesivamente la nueva moda de la música programática y no dejó "instrucciones" al respecto. Han de ser escuchadas, pues, con total libertad de fantasía por parte del oyente.
La primera, Op. 23, tuvo larga elaboración entre 1831 y 1835 y fue publicada en 1836 dedicada al barón Stockhausen. Era una de las obras preferidas del autor, calificada por Schumann como genial y por Liszt como "una odisea del alma de Chopin".
La segunda, Op. 38, fue escrita entre 1836-1839, y fue acabada en Mallorca, publicándose en 1840 dedicada a Schumann como agradecimiento porque el alemán había dedicado a Chopin su Kreisleriana Op. 16. En la edición de Londres lleva el subtítulo de La graciosa, aunque los pasajes de dulzura alternan con otros de gran poderío.
La tercera, Op. 47, fue compuesta durante 1840 y 1841, año en que se publica dedicada a su alumna Ana de Noailles. Es muy poética, como un gran dúo de amor.
La cuarta, Op. 52, es de 1842 y fue publicada al año siguiente dedicada a la baronesa Rotschild. Chopin explora registros muy patéticos y anhelantes, y desde el punto de vista de la escritura, de gran refinamiento armónico. inaugura la última etapa estilística del autor, la de la madurez.

      1. Fryderyk Chopin (1810-1849)
      1. Cuatro Mazurkas Op. 41
      2. Polonesa en Sol sostenido menor, Op. post.
      3. Polonesa en Si bemol menor, Op. post.
      4. Trois Nouvelles Études (Tres nuevos Estudios) (Moscheles-Fétis)
      5. Dos nocturnos Op. 48
      6. Balada nº 1 en Sol menor Op. 23
      7. Balada nº 2 en Fa mayor Op. 38
      8. Balada nº 3 en La bemol mayor Op. 47
      9. Balada nº 4 en Fa menor Op. 52