(IX) Conciertos del Sábado Chopin: integral de la obra para piano

(IX)

  1. Este acto tuvo lugar el
Mario Monreal, piano

NOTAS AL PROGRAMA
________________________________________________________________________
Largo en Mi bemol mayor
Escrito hacia 1837, se trata de un pequeño esbozo, apenas desarrollado, que publicó L. Bronarski en 1938 en Varsovia.

Dos Nocturnos Op. 62
Datan de 1846, año en que fueron publicados por Brandus en París dedicados a una de sus alumnas, la Srta. Könneritz. Lentos, melancólicos y anhelantes, contemporáneos a los difíciles momentos que preceden a la ruptura con George Sand, son poco interpretados hoy día. El primero intenta una vuelta a los valores contrapuntísticos en su primer episodio, lo que también sucede en la parte final del segundo. Son poco efectistas, pero esconden muy doloridas bellezas.

Tres Mazurcas Op. 56
Dos años antes, en 1844, fueron publicadas también en París estas mazurcas dedicadas a otra alumna, la Srta. Maberly. Fueron compuestas en 1843. La primera se organiza a través de varios episodios muy bien entrelazados; la segunda comienza con un bordón en el bajo que denota su origen rústico; la tercera, más melancólica y en modo menor, pasa por ser la más elaborada y sus exquisiteces armónicas fueron muy bien comprendidas - e imitadas-  por Fauré o el joben Debussy.

Rondó a la Mazurca Op. 5
Ya vimos que Chopin encabezó la numeración de su obra con un Rondó, el en Do mayor Op. 1 de 1825 (aunque no es, como hemos constatado, su primera obra escrita). Al año siguiente compuso éste, publicado en Varsovia en 1828 dedicado a la condesa de Moriolles, una de sus primeras alumnas. Obra de juventud, pero ya muy granada y personal, conjuga la forma musical del rondó con el aire y el ritmo de la mazurca.

Tres Polonesas Op. 71
Publicadas tras la muerte de Chopin en 1865, reúne tres obras de fechas muy tempranas. La primera es de 1825 y fue escrita para su amigo Michel Skarbek en un estilo muy brillante. La segunda es de 1828, y aunque comienza en el mismo estilo, luego se remansa y se hace más melancólica desdeñando el ritmo típico de la polonesa. La tercera, también de 1828, insiste en lo intimista, aunque luego explora paisajes más rítmicos y exteriorizados.

Andante spianato y Gran polonesa brillante Op. 22
Es una de las obras más célebres de Chopin, aunque la introducción lenta para piano solo (1834) fue compuesta después de haber escrito la Polonesa para piano y acompañamiento orquestal en 1830-31. En todo caso, y dado que la orquesta se limita a apoyar la parte del piano, que suena admirablemente sin ella, es frecuente la interpretación total sin orquesta, haciendo (o sin hacer) al piano los breves pasajes en que la orquesta toca sola, como, por ejemplo, los breves compases trompeteriles de enlace entre el andante "spianato" (literalmente "allanado", liso, tranquilo, apacible, suave, con muy pocas y sutiles variantes dinámicas) y la brillantez de la gran polonesa.

      1. Fryderyk Chopin (1810-1849)
      1. Largo en Mi bemol mayor
      2. Dos Nocturnos Op. 62
      3. Tres Mazurkas, Op. 56
      4. Rondó a la Mazurka en Fa mayor, Op. 5
      5. Tres Polonesas, Op. 71
      6. Andante spianato y Gran Polonesa brillante en Mi bemol mayor Op. 22