Recital de arpa y viola Conciertos de Mediodía

Recital de arpa y viola

  1. Este acto tuvo lugar el
Elisa Mediero Fernández, arpa. Vincent Aucante, viola

P. SARASATE, el gran virtuoso del violín, escribió numerosas obras de salón para su propio lucimiento. En 1878 compuso "Romanza andaluza" y "Jota navarra", que publicó luego como Danzas españolas, Op. 22.
J. TURINA compuso en 1929 su Sonata nº 1 para violín y piano, obra de plena y feliz madurez en la que conjuga a la perfección moldes clásicos con lenguaje nacionalista. En realidad no era su primera Sonata violinística, pues cuando era aún alumno en la Schola Cantorum de París había compuesto una Sonata española (1907-1908) que retiró de su catálogo. En 1923 había escrito el importante Poema a una sanluqueña, Op. 28. Para este dúo escribió en 1932 las Variaciones clásicas, la Sonata nº 2 Op. 82 en 1934, y una de las Musas de Andalucía, "Euterpe", en 1942. E. HALFFTER compuso en 1927 el ballet Sonatina - basado en Rubén Darío-  para Antonia Mercé, "La Argentina", que lo estrenó con su compañía en el Teatro Fémina de París en el verano de 1928. En un neoclasicismo a lo Domenico Scarlatti, dos de los momentos más felices del ballet son la Danza de la pastora y la Danza de la gitana.
El Tango, op. 165, nº 2 forma parte de la serie España (Seis hojas de álbum). Su copyright es de 1890, y junto al nº 3, la Malagueña, es el episodio más famoso de la serie y una de las páginas más populares de ALBÉNIZ, muy representativa de su etapa de músico de salón sin excesivas pretensiones. Prueba de su celebridad fueron las numerosas transcripciones que de ella se hicieron. Naturalmente, y como hacían nuestros zarzuelistas, Albéniz llama "tango" a lo que hoy llamamos "habanera".
BARTÓK compuso las Danzas rumanas Sz. 56 en 1915 para piano solo. El gran éxito obtenido propició inmediatamente múltiples arreglos, uno orquestal del propio autor (Sz.68) en 1917, y algunos otros "autorizados", como el que hizo el violinista Székely para violín y piano editado en 1926. Son ejemplo perfecto de utilización directa del folklore que él mismo había recogido del pueblo: Aunque la ciudad en la que nació pertenecía entonces al Imperio Austrohúngaro, hoy está enclavada en Rumanía.

A. PIAZZOLLA es de los pocos músicos surgidos de lo popular (el bandoneón argentino) que consiguió un lugar en la música culta, estudiando con Ginastera en Buenos Aires y con Nadia Boulanger en Paris. Una de sus obras más célebres, la Historia del tango, muestra diversas facetas desde sus comienzos como baile de burdel (Bordel 1900), su adopción popular (Café 1930) hasta la modernidad de Nightclub 1960, y los conciertos de hoy.

FALLA consiguió con su ópera La vida breve un premio de la Academia de San Fernando (1905) y su primer gran triunfo cuando logró estrenarla en Niza (1913) y en París (1914). De algunos de sus pasajes, especialmente de la primera Danza del segundo acto, se hicieron enseguida múltiples transcripciones. Para violín, la más conocida es la del gran virtuoso vienés Fritz Kreisler (1875-1962).