(y IV) Conciertos del Sábado El violonchelo español

(y IV)

  1. Este acto tuvo lugar el
Suzana Stefanovic, violonchelo. Seon-hee Myong, piano

Como muchos grandes intérpretes, G. CASSADÓ es también compositor, y no siempre para el instrumento que tan bien conocía, aunque es de reconocer que son las destinadas al violonchelo las que mejor le definen. La Sonata al estilo antiguo español la compuso en Roma en 1925, editándola con el título de Sonata nello stile antico spagnuolo, y esobra que respira claramente lo que su titulo sugiere.
El barcelonés S. BROTONS formado en su ciudad natal y luego en Norteamérica, ha ejercido como flautista y director de orquesta, pero es sobre todo un compositor que triunfó muy joven con un estilo claro y directo. La Sonata para violonchelo y piano fue escrita en 1978, es decir, cuando Brotons contaba apenas diecinueve años. Es obra de claro corte académico, pero muy sólidamente compuesta; el lenguaje es ciertamente atonal, aunque nada confuso ni difícil de escuchar. También la distribución y carácter de los tempos nos hablan claramente de una sonata convencionalmente estructurada.
El madrileño J. IGES, activo profesional tanto en el campo de la radio (RNE) como en el de la electroacústica, nos dice de su obra Del lado oscuro (1999-2005): "Desde la noción de privación de libertad, la obra se centra en la dualidad de sensaciones a que nos somete nuestra necesidad de pertenencia: la de disfrutarla como dulce jaula y la de sufrirla como castrador confinamiento. El instrumento solista es disgregado de la orquesta, como expulsado del Paraíso, condenado a deambular por estancias en las que procura integrarse sin lograrlo nunca del todo. Un icono sonoro, El Cant del Ocells, intenta servir como mediador para un diálogo imposible".
El madrileño J. RUEDA, ya Premio Nacional de Música, y uno de los compositores más maduros de su generación nos dice de su obra: "Love songs(1999-2004) son  una colección de piezas escritas originalmente para violín y piano y posteriormente transcritas para violonchelo. Están escritas para celebrar ocasiones especiales de amigos y básicamente son piezas muy expresivas en las que la melodía juega un papel esencial. La serie, como los momentos importantes, continúa creciendo".
R. GERHARD, el compositor catalán alumno de Pedrell y luego de Schoenberg, hubo de exiliarse a Inglaterra tras la guerra civil, y allí murió. Una de las primeras obras camerísticas escritas en Cambridge fue una Sonata para viola y piano (1948) en la que se despegaba un tanto de la escritura dodecafónica estricta. Hoy nos es más conocida en la versión para violonchelo y piano de 1956: El último tiempo toma el ritmo de la jota aragonesa.

      1. Gaspar Cassadó (1897-1966)
      1. Sonata al estilo antiguo español
      1. Salvador Brotons (1959)
      1. Sonata Op. 19
      1. José Iges (1951)
      1. Del lado oscuro (para violonchelo y cinta)
      1. Jesús Rueda (1961)
      1. Love Songs (Selección, 2 con piano)
      1. Roberto Gerhard (1896-1970)
      1. Sonata para violonchelo y piano