Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Kiev Portella Pons, piano

El noruego E. GRIEG compuso entre 1867 y 1901 hasta 10 cuadernos de obras cortas pianísticas a las que denominó Piezas líricas. El Op. 57 es el sexto (1893), y el Op. 54 es el quinto (1821). "Nostalgia" es intimista y la "Marcha o Cortejo de los Trolls" es extrovertida.
S. RACHMANINOV, excepcional pianista, alcanzó una gran popularidad con una obra temprana, el Preludio en Do sostenido menor Op. 3 nº 2 (1892), que el público le exigía como bis en todos sus conciertos. En 1903 compuso una serie de 10, la Op. 23, y en 1910 otra serie de 13, la Op. 32. En total, la típica colección de 24 Preludios en todos los tonos y modos mayores y menores que desde Kalhbrenner hasta Shostakovich han escrito muchos compositores-pianistas y que tiene en la Op. 28 de Chopin su punto de referencia. El Op. 3/2 es muy efectista, mientras que el Op. 32/12 es más fino y elegante.
E. GRANADOS consiguió con las Doce Danzas españolas (c. 1890) uno de sus grandes éxitos, luego superado por las Goyescas ya en la segunda década del siglo XX, poco antes de morir. Sin tomar ideas concretas del folklore, pero recreando con mucho encanto ambientes y sonoridades de lo popular, son piezas de salón pero con más ambición de lo habitual.
F. CHOPIN compuso cuatro Impromptus para piano. Como el preludio o la fantasía, el Impromptu sugiere un carácter de improvisación, como si la música naciera en el teclado en el acto de escucharla. El cuarto, Op. 66, fue publicado póstumamente por Fontana en 1855, dándosele el título con el que suele conocérsele: Fantasía-impromptu. Es el más antiguo, de 1835, y una de las páginas chopinianas más famosas y arrebatadoras.
Compuestos por CHOPIN entre 1836 y 1839, terminados, pues, en Mallorca, los Preludios Op. 28 fueron editados muy pronto (París y Leipzig, 1839), dedicados a Camille Pleyel (edición francesa) y a J.K. Kessler (ed. alemana). Están ordenados según una secuencia tonal al modo de J. S. Bach en sus Preludios y Fugas de El clave bien templado, pero Chopin los ordena por ciclos de quintas, alternando los modos mayores con sus relativos menores. Son veinticuatro ráfagas - algunas muy fugaces, otras más elaboradas-  de una gran coherencia y unidad interna.
LISZT compuso en 1849 Funerales, luego el nº 7 de las diez piezas que integran el ciclo de Armonías poéticas y religiosas, título tomado de Lamartine. Como ese mismo año había muerto Chopin y hubo víctimas de la revolución húngara, esta página ha sido analizada en esos contextos, pero admite una lectura más independiente, más abstracta.
DEBUSSY compuso en 1904 su pieza pianística La isla alegre, una recreación sonora de un cuadro de Watteau titulado L'embarquement pour Cythère. Muy en la onda de la Suite bergamasque de 1890, tanto esta suntuosa obra como la titulada Masques (Máscaras) son las dos obras pianísticas más desarrolladas de su autor y fueron publicadas sueltas.