(I) Ciclos de Miércoles Liszt y España

(I)

  1. Este acto tuvo lugar el
Marcelino López Domínguez, piano

________________________________________________________________________

NOTAS AL PROGRAMA
PRIMER CONCIERTO
________________________________________________________________________

húngaro desde que nací, y lo seguiré siendo hasta que me muera", escribió Liszt en 1873. "Yo soy el típico cíngaro", afirmó en otra ocasión. Pero la primera frase la escribió en francés, como subraya W. Dömling, y el supuesto "hungarismo" de Liszt ha sido muy juiciosamente discutido por - entre otros-  Bela Bartok en su penetrante ensayo de 1936 "Liszt y la música popular".

    Las 19 Rapsodias húngaras que compuso a lo largo de su vida, son el mejor, pero no el único testimonio del interés de Liszt por la música de su país natal. No solo lo atestiguan las frecuentes reelaboraciones antes de su edición, sino el importante prólogo que proyectaba poner al frente de las mismas, prólogo que fue creciendo y se convirtió en un libro publicado en 1859: Des Bohémiens et de leur musique en Hongrie.

    Si bien es cierto que la tesis principal que sostiene en su escrito es errónea, también lo es que su aproximación a lo húngaro (al folklore, en general) no es tan estereotipada como solía ser frecuente en su época y en el pasado. Bela Bartok es en este punto firme, pero comprensivo: Liszt aseguraba que la música de los gitanos húngaros y hasta la misma música campesina húngara era de origen gitano. Hoy sabemos, gracias a las investigaciones de Bartok y Kodaly, que eso no es así, pero el error no es de Liszt, sino de su época, que aún no muestra interés por la investigación del folklore auténtico. "Como tantos contemporáneos suyos - escribe Bartok-  Liszt también sufría fácilmente la fascinación de los oropeles, de la pomposidad, de los arabescos enceguecedores, y despreciaba la sencillez. Eso explica porqué prefería el modo de tocar de los gitanos, pomposo, recargado y retórico, antes que la manera de hacer música de los campesinos".

    Sin embargo, Liszt supera pronto lo que era habitual y lo que él mismo practicó en sus comienzos: la inclusión de temas gitanos "all'ungarese", que en las músicas de Haydn y Brahms tenía tanto que ver con lo húngaro como las músicas "alla turca" con lo auténticamente turco: Meras referencias exóticas que tenían justificación en el teatro musical como "color local" en situaciones sobreentendidas. Aunque a veces - Beethoven en su Novena sinfonía, respecto a lo turco, Schubert en su Divertisement à l'hongroise-  cumplan funciones más conceptuales o atisben perspectivas menos tópicas.

    Liszt no busca en sus Rapsodias húngaras solo el color local. Impresionado por los valores libertarios de los nómadas gitanos, por su sentido de la improvisación y su ausencia de normas, busca en ellos la poética musical de su patria, la epopeya nacional - así se titulan los primeros capítulos de su libro-  aunque escasamente ligado a lo político. Solo cuando interpreta improvisaciones sobre la famosa Marcha Rakoczy - una especie de proclama de oposición nacional contra el dominio austríaco, también utilizada por Berlioz en su Condenación de Fausto-  puede detectarse que el músico "europeo" y casi apátrida se coloca al lado de los suyos también en este terreno.

    En la mayor parte de las Rapsodias, sin embargo, el músico se limita a organizar materiales de muy diversa procedencia, alternando los pasajes "Lassan" (lentos) con los "Friska" (rápidos) y evocando con habilidad pianística la rica sonoridad del violín y el cimbalón de los gitanos de su tierra.

    La Rapsodia nº 3 en Si bemol mayor fue publicada en Viena en 1853 dedicada al Conde Leo Festetics, músico aficionado una de cuyas melodías "españolas" había trascrito Liszt en 1846 (S. 487). Los materiales de la Rapsodia proceden del undécimo de sus 21 Temas y Rapsodias húngaros, compuestos entre 1839-1847, un "Andante sostenuto" en la misma tonalidad. La Rapsodia en efecto, tiene un clima de balada y carece de episodio rápido.

    La Rapsodia nº 5 en Mi menor, basada en el nº 12 de la colección citada, fue publicada en Viena y París en 1853 con el título, que ya tenía en la primera publicación, de "Heroïde-Elégiaque". Es una especie de marcha fúnebre con doble trío y su manifiesto carácter orquestal tuvo como consecuencia arreglos a cuatro manos (S. 621/5) y orquestal (S. 359/5) en colaboración con F. Doppler.

    La Rapsodia nº 15 en La menor, "Marcha de Rakoczy", basada en los número 10 y 13 de la colección citada, fue publicada en Leipzig en 1851, y luego revisada como segunda versión en 1871. Rememora al legendario héroe de la lucha con los austríacos, pero no a través de la llamada "Canción de Rakoczy" (muy conocida a finales del siglo XVIII), sino de una marcha de Franz Erkel, compuesta hacia 1840. Erkel (1810-1893) fue el creador de la ópera nacional húngara, y si bien en esta época es un mero cultivador del "color local" insertado entre los inevitables italianismos, en óperas posteriores ya prefigura el verdadero nacionalismo que estallaría con Bartok y Kodaly.

    La Rapsodia nº 14 en Fa menor, "Fantasía húngara", fue publicada en Berlín en 1853 dedicada a H. von Bülow, el futuro marido de Cósima Liszt (luego, tras separarse de Bülow, Cósima Wagner). Basada en un himno popular magiar, se remata en unas rápidas "czardas" y termina brillantísimamente. Fue transcrita para piano a cuatro manos, orquestada, y reconvertida en la Fantasía sobre melodías populares húngaras para piano y orquesta (S. 123), estrenada en Budapest el mismo año de su publicación pianística.

    La Rapsodia nº 2 en Do sostenido menor es obra de 1847 publicada en Leipzig y Milán en 1851, y conoció la consabida orquestación (S. 359/4) y arreglo para piano a cuatro manos (S. 621/4). Es una de las más conocidas de la serie y prototipo del crescendo dinámico: Lento-lassan inicial, Friska rápida en la segunda parte y Prestissimo final.

    En varios conciertos de la gira ibérica de Liszt interpretó motivos húngaros y la Marcha Rakoczy, evidentemente en versiones anteriores - tal vez muy improvisadas-  a las que escuchamos hoy.

      1. Franz Liszt (1811-1886)
      1. Rapsodia húngara nº 3, en Si bemol mayor, S. 244/3
      2. Rapsodia húngara nº 5, en Mi menor, Heroica-Elegíaca, S. 244/5
      3. Rapsodia húngara nº 15, en La menor, Marcha de Rakoczy, S. 244/15
      4. Rapsodia húngara nº 14, en Fa menor, Fantasía Húngara, S. 244/14
      5. Rapsodia húngara nº 2, en Do sostenido menor, S. 244/2