Recital de guitarra Conciertos de Mediodía

Recital de guitarra

  1. Este acto tuvo lugar el
Jorge Nieto Ortiz, guitarra

E. SÁINZ DE LA MAZA fue hermano del guitarrista y catedrático Regino Sáinz de la Maza, a quien dedicó la obra que escucharemos hoy, escrita en la tradición impresionista.

L. BROUWER, insigne compositor cubano afincado en nuestro país como Director de la Orquesta Ciudad de Córdoba, ha volcado gran parte de su catálogo en la guitarra, para la que ha escrito en todos los géneros musicales. Ha mezclado el espíritu afrocubano con un lenguaje moderno de gran efecto sonoro. El Decamerón negro, subtitulado como Tres baladas, es de 1981.
F. TÁRREGA es el compositor que reorganizó la técnica de la guitarra decimonónica y la introdujo de nuevo en las salas de concierto. Sensible a la moda "alhambrista", dejó en este género algunas de sus obras más populares, como Recuerdos de la Alhambra o el Capricho árabe de 1889 dedicado a Tomás Bretón.
P. de LUCÍA, el portentoso guitarrista flamenco de Algeciras, Premio Príncipe de Asturias, ha escrito también algunas obras, productos las más de su facilidad improvisatoria, en las que con la pretensión principal de agradar al oyente ha ensayado la fusión entre diversos géneros.
FERNANDO SOR escribió la Fantasía elegíaca en sus años de París, en un género (la marcha fúnebre) que ya habían explorado los clásicos, pero que hará furor a lo largo del XIX. El grabado de la urna funeraria que campea en la portada de la partitura es bien explícito, aunque apenas sabemos nada de la señora cuya muerte inspiró tan bella página. Después de una introducción (Andante largo) sigue una marcha fúnebre (Andante moderato), en cuyos últimos compases el compositor escribe las siguientes palabras: Charlotte! Adieu!
R. DYENS, nacido en Túnez, es un guitarrista-compositor bien acreditado que combina con mucha destreza elementos folclóricos con el virtuosismo instrumental, como lo demuestra en esta obra muy brillante.
C. DOMENICONI, guitarrista y compositor italiano, ha vivido varios años en Estambul y se ha dejado influir por la música turca, especialmente en la Suite Koyumbaba, que es una región del suroeste de Turquía y una palabra que también significa "pastor".