Recital de música de cámara Conciertos de Mediodía

Recital de música de cámara

  1. Este acto tuvo lugar el
Quinteto Forum . Juan Carlos Doria, flauta. Juan Carlos Báguena, oboe. Luis Miguel Gimeno, clarinete. Francisco Mas, fagot. Joaquín Celada, trompa

W. A. MOZART compuso bastantes músicas para conjuntos de viento, tanto en su época de Salzburgo como ya en Viena. El Divertimento en Fa mayor K. 213 es de los de Salzburgo y está fechado en julio de 1775. Escrito para dos oboes, dos trompas y dos fagotes, hoy escuchamos una adaptación posterior, no de Mozart, que ha popularizado esta obra, la más conocida de la serie y muy ligada a formas de danza, como la Contradanza en rondó del último tiempo.

MOZART, que había escrito óperas serias, cómicas y también algún singspiel a lo largo de toda su vida, alcanzó la cumbre de su gloria teatral con la trilogía de óperas bufas sobre libretos de Lorenzo da Ponte en su última etapa vienesa: Las bodas de Fígaro (Viena, 1786), Don Giovanni (Praga, 1787) y Cosμ van tutte (Viena, 1790). Un año después, el de su muerte, estrenó el "singspiel" La flauta mágica (Viena, 1791) y una ópera seria, La clemenza di Tito (Praga, 1791). Sobre algunos episodios de estas óperas se hicieron inmediatamente adaptaciones para grupos instrumentales diversos, como esta que hoy escucharemos de la obertura de La flauta mágica.
Ch. STAINER, famoso flautista y compositor inglés, realizó en 1914 la primera grabación de la Suite para flauta, violín y continuo de Eugene Gassent. Es bastante conocida su edición de las tres Sonatas para flauta y continuo de Bach. Como compositor, se dedicó casi exclusivamente a componer para quinteto de viento. Su obra más conocida es el Scherzo, Op. 7.
El compositor y profesor suizo P. MÜLLER ha tenido una gran influencia en la música contemporánea de su país, a la que ha dotado de gran preocupación por los aspectos formales y constructivos. Influido por Reger, sus obras pueden acogerse a lo que se denominó en su día "época de los retornos", en su caso al periodo barroco e incluso al Renacimiento franco-flamenco. El Quinteto nº 2 en Fa mayor fue escrito en 1919 para cuerdas, pero de él hizo pronto esta transcripción.
El francés J. IBERT, fue un día estrella de la nueva música francesa poco a poco apagada por el brillo del Grupo de los Seis (dos de cuyos miembros, Honegger y Milhaud, fueron condiscípulos suyos en el Conservatorio de París). Su estilo ecléctico, sin embargo, ha resistido todas las modas y algunas de sus músicas, siempre con oficio y personalidad, resisten el paso del tiempo con mucha dignidad. Autor de abundante música para la escena (ópera, ballet, teatro) y para el cine, las Tres piezas breves para quinteto de viento son de 1930 y un buen ejemplo de su estilo personal.