Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Juan Carlos Rodríguez Martínez, piano

J. S. BACH compuso para el clave tres series de seis suites a las que denominó inglesas (BWV 806-811), francesas (812-817), o simplemente Partitas (BWV 825-880). Las Suites inglesas contienen elementos de diversas etapas de su vida, considerándose que los preludios iniciales son los episodios más modernos. La Suite inglesa en Sol menor, la tercera de la serie, responde al esquema de colección de danzas barrocas y, como en el resto de la colección, se detectan influjos franceses e italianos, pero no ingleses, por lo que el título sigue siendo un enigma.
W. A. MOZART compuso 18 Sonatas para teclado, entre 1775 y 1789. Aunque no constituyen el corpus más granado de su catálogo, en ellas pudo experimentar con cierta libertad y captar la esencia de este principio formal, luego ensayado con éxito en cuartetos, conciertos y sinfonías. Las últimas Sonatas, escritas en Viena en la última década prodigiosa, suponen un avance muy considerable y se benefician de la plena madurez del autor. Especialmente esta Sonata en Si bemol mayor K. 570, la penúltima, terminada en febrero de 1789 y que, para Alfred Einstein, constituye "quizá el tipo más equilibrado, el ideal de la sonata (clásica) para piano".
F. CHOPIN escribió tres Sonatas para piano, las dos primeras en 1828 y 1839 respectivamente. Aunque mostró preferencia por las formas cortas o de duración media, en moldes formales más sencillos y libres, las tres Sonatas muestran un ambicioso objetivo, el de acomodar las formas clásicas al temperamento romántico. La tercera y última sonata pianística es obra de 1844, cuando se fraguaba la ruptura con George Sand y la enfermedad que acabaría con su vida. Y, contrariando las vicisitudes personales del tiempo en que fue concebida, es una obra repleta de energía, muy vitalista, salvo en el tercer tiempo, un lento atormentado y ensoñador.
I. ALBÉNIZ culminó su carrera de pianista y compositor con la Suite Iberia, doce piezas divididas en 4 cuadernos que abordó entre 1905 y 1909, el año de su muerte. Obras de extrema dificultad, suponen la demostración práctica de las ideas teóricas de Pedrell sobre un nacionalismo musical español de ambición universal. El 4º cuaderno fue estrenado por Blanche Selva en París el 9 de febrero de 1909. Como en casi todas las piezas anteriores, el clima es andaluz: "Eritaña" se refiere a una venta del mismo nombre a las afueras de Sevilla.