(I) Ciclos de Miércoles Mozart después de Mozart

(I)

  1. Este acto tuvo lugar el
Joaquín Torre, violín. Kennedy Moretti, piano

________________________________________________________________________

PRIMER CONCIERTO
________________________________________________________________________
Wolfgang Amadeus Mozart
Seis Variaciones en Sol menor para piano y violín, K. 360 (Sobre la canción francesa "Hélas, j'ai perdu mon amant")
Sonata en Fa mayor para piano y violín, K. 377
ás, j'ai perdu mon amant" es el verso con el que todo el mundo conoce esta serie de variaciones para piano y violínk, y así tenemos que nombrarla, pero Jean y Brigitte Masin nos advierten de que, en el cancionero de Albanèse, de donde la tomó Mozart, el texto no es ese, sino "Al borde de una fuente". El cambio, aseguran, lo hicieron los editores después de la muerte de Mozart. Por lo demás estas variaciones están compuestas en verano de 1781, a la vez que Mozart terminaba de preparar la colección de sonatas a la que pertenece la que sonará dentro de unos pocos minutos. Las variaciones están destinadas a su alumna vienesa, la condesa Rumbeck y se caracterizan, en primer lugar, por no tener la tradicional variación lenta, que suele jugar un papel de contraste. También carece de coda, lo que le resta una ocasión de exhibición virtuosística. Además, el papel del violín en la obra está claramente subordinado al piano. La obra nació para complacer a su cliente y sirve hoy para introducir con discreción una gran obra del género: la Sonata en fa mayor K. 377 para piano y violín que hace la número 33. Fue publicada en Viena, en noviembre de 1781, junto con las otras cinco que, como se ha dicho, formaban la tradicional colección de seis. Estas publicaciones funcionaban por subscripción: se anunciaban, se empezaban a recoger subscripciones y a continuación se componían, se publicaban y se entregaban. El número de subscriptores no era grande, pero permitía tantear el mercado antes de meterse en gastos. Por lo demás, no es lo mismo componer para un gran virtuoso, incluso para uno mismo, como es el caso de otras partituras mozartianas, que para una cantidad de personas privadas, probablemente no profesionales, y temerosas de toda excursión fuera de los límites consabidos del género.
Pero ello no impidió a Mozart crear una extraordinaria sonata que es ejemplo de eficacia emocional. El plan expresivo parece ir de fuera a dentro. El primer movimiento es un allegro bullicioso y energético. Pero la tensión cambia de color - se interioriza y se vuelve tenebrosa- en el andante con variaciones que le sigue. El movimiento final, mitad rondó mitad minueto, es, por el contrario, "un bálsamo para el alma herida", en palabras de Alfred Einstein. "Es un movimiento único en su género - añade- , y no solo en época de Mozart, sino considerando también la música compuesto después de su muerte."
Ludwig van Beethoven
Doce Variaciones en Fa mayor para piano y violín, WoO 49
(Sobre el tema "Se vuol ballare" de la ópera "La nozze di Figaro", de W.A. Mozart)
El mismo editor en Viena, Artaria, que doce años antes había publicado las sonatas referidas de Mozart, saca a la luz en 1793 estas Variaciones de Beethoven "para clavicembalo o piano con un violín obligado" y les da el número de opus 1, que después le será retirado. En carta a su dedicataria, Eleonora von Breuning, Beethoven le señala que no se deje asustar por las dificultades de la obra, sobre todo por los trinos de la coda. "La música está escrita de manera que no tendréis que preocuparos más que de los trinos. Las demás notas, dejadlas. Las da también el violín". Parecería por estas frases que la obra está escrita únicamente para adaptarse a las habilidades de Eleonora, pero otras pistas posteriores nos confirman lo contrario: Beethoven ha puesto el mayor interés artístico en esta composición, de la que se siente plenamente orgulloso.
Sobre el papel del violín y su relación con el piano, es interesante anotar estos comentarios de Beethoven a su editor: "Ayer tarde recibí mis Variaciones... Se han equivocado en el título. Donde dice "con un violino ad libitum", como el violín es inseparable de la parte del piano y como no es posible tocar las Variaciones sin violín, hay que poner "con un violín obligato", como yo mismo he corregido en un ejemplar."
Nosotros, que decimos siempre "violín y piano" y nunca lo contrario, acostumbrados a la preponderancia del instrumento melódico, nos resulta extraño el celo de Beethoven al hacer resaltar la importancia del violín. Será él quien, en los próximos años, lleve a cabo la definitiva emancipación del violín (y del violonchelo) en las sonatas con piano y en los tríos. Pasar de la condición de "ad libitum" a "obligado" es pasar de la insignificancia a la personalidad y a participar con voz plena en la conversación camerística.
En un día dedicado enteramente a la forma "variación", Beethoven, máximo maestro del género, no podía estar ausente. Esta woO 49 es una muestra de sus logros tempranos en esta materia. Lo hace sobre un aria de Las bodas de Fígaro, que junta el acierto genial de Mozart y el de su libretista. Los tres (Mozart, Da Ponte y Beethoven) cantan con precisión de poeta un momento clave de la historia de la música (y de la historia a secas).
José Luis Turina
Variaciones y Tema para violín y piano (1ª Serie) (Sobre el Tema con Variaciones "Ah, vous dirai-je, maman!" de W.A. Mozart)
Beethoven primero, y Turina ahora, personifican el asunto de este ciclo de conciertos. Mozart sigue vivo, entre otras sitios, en los pentagramas de sus colegas. José Luis Turina, sin duda uno de nuestros principales compositores activos, construye esta obra con originalidad y carácter. Su planteamiento es muy propio de la creación artística de nuestro tiempo, siempre consciente de sí misma y siempre buscando la innovación. Son variaciones sobre variaciones y se plantean al contrario de lo habitual. Turina no toma un tema de Mozart para variarlo, sino al revés. Lo que le interesa son las variaciones de Mozart, su trabajo técnico (y poético) al abordar un ejercicio tan singular como es el de la variación. Las doce variaciones de Turina están vinculadas, una a una, aunque en distinto orden, a las de Mozart. El tema llega después, al final de todo. Sirve de conclusión, recoge las tensiones que se han ido desplegando y cierra los bucles que quedaron abiertos. Como ha señalado Pabo Riviere, el cruce de miradas que, en varias dimensiones simultáneas, contiene esta obra recuerda a un laberinto borgiano.
Uno de los mejores intérpretes que ha tenido hasta el momento esta pieza, y el primero en grabarla, el violinista Jesús Ángel León, ha señalado con perspicacia algunos caracteres de las distintas variaciones, que vienen a ser "comentarios" de las de Mozart. León habla de "el aroma scholista de la octava variación, que nos hace recordar a Cesar Franck, el movimiento perpetuo de la séptima, con su pícara cita de Paganini, el humor de la décima, con el susurro de insecto del violín en ponticello y con sordina, interrumpido abruptamente por los estruendos graves del piano, la soberbia arquitectura de la undécima variación, con sus arpegios sobre las cuatro cuerdas, o la ironía de la duodécima, con esas escalas propias de los "pianistas" de Saent-Saëns en su Carnaval de los animales..."
La primera serie de Variaciones y tema fueron estrenadas en Madrid, en la Sala de Cámara del Auditorio Nacional de Música, por Víctor Martín, su dedicatario y Miguel Zanetti, en 1993. Existe una segunda serie, que había presentado en Música en Compostela Agustín León Ara con José Tordesillas en 1991.

Joaquín Torre, violín y Kennedy Moretti, piano

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)
Seis Variaciones en Sol menor, K. 360 (1781)
(Sobre la canción francesa "Hélas, jai perdu mon amant")
Sonata en Fa mayor para violín y piano, K. 377 (1781)

Ludwig van Beethoven (1770-1827)
Doce Variaciones en Fa mayor para piano y violín, WoO 49 (1792-93)
(Sobre el tema "Se vuol ballare" de la ópera "La nozze di Figaro", de W.A. Mozart)

José Luis Turina (1952)
Variaciones y Tema para violín y piano (1ª Serie) (1991)
(Sobre el Tema con Variaciones "Ah, vous dirai-je, maman!"
de W.A. Mozart)

  1. Joaquín TorreJoaquín Torre

    Debe su formación violinística a los profesores Alfonso Ordieres, Francisco Comesaña, Dorothy Delay, Raphael Bronstein y Félix Andrievsky, con los que cursa estudios en centros como el Conservatorio de Música de Oviedo, el Real Conservatorio de Música de Madrid, la Manhattan School of Music, la Juilliard School of Music y el Royal College of Music. Ganador del Concurso Isidro Gyenes (Madrid, 1990), y del Lucy Dove Prize (Londres, 1992), su labor concertística se ha desarrollado en Europa, Canadá, Estados Unidos, Sudamérica, Japón y Oriente Medio.

    Asimismo, ha participado en numerosos festivales de música como el Aspen Music Festival (Estados Unidos), la Académie Internationale de Músique de Tours (Francia), el Schleswig-Holstein Musik Festival (Alemania), el Festival de Música de Cámara de Tuy, el Festival Internacional de Música de Espinho (Portugal) y el Festival de Noches de Música Española de Muscat (Omán) entre otros.

    Ha sido profesor de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, y del Joven Festival Wagner en Bayreuth (Alemania). Actualmente es profesor de violín en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, y de la Universidad Alfonso X el Sabio. Sus alumnos han logrado premios en concursos internacionales y forman parte de las principales orquestas y conservatorios españoles.

    Toca un violín Testore (Milán, 1740) y un arco J. M. Persoit (París, 1830).

  2. Kennedy MorettiKennedy Moretti

    Nació en Brasil en 1966 y realizó sus estudios musicales en la Universidad de Sao Paulo, en la Academia Franz Liszt de Budapest y en la Escuela Superior de Música de Viena. Fue pianista acompañante y asistente musical en la Ópera Nacional de Hungría, en el "Volkstheater" de Viena y también en las compañías vienesas "Neue Oper Wien" y "Neue Oper Austria". De 1994 a 1999 fue el acompañante de las clases de Alfredo Kraus en la Escuela Superior de Música Reina Sofía de Madrid. Obtuvo en 1994 el segundo premio en el Concurso Internacional de Interpretación de Música para Piano del Siglo XX "Austro Mechana" en Viena y colaboró con los grupos austriacos de música del siglo XX "Wiener Collage" y "Jasbar Consort".

    En la actualidad reside en Madrid y es catedrático de música de cámara en el Conservatorio Superior de Música de Salamanca y profesor de educación auditiva en la Escuela Superior de Música Reina Sofía. Trabaja regularmente con cantantes destacados de la más joven generación como Aquiles Machado, María Espada o Ángel Rodríguez y también con nombres consagrados como Ruggero Raimondi, además de dedicarse intensamente a la música de cámara instrumental y colaborar con el "Plural Ensemble de Madrid". Ha actuado en los últimos años en varias ciudades españolas y y de otros países, y ha realizado grabaciones para la Radio Nacional Austríaca y para la Radio y Televisión Española y en 1997 grabó su primer CD para el sello austríaco Extraplatte.