(I) Ciclos de Miércoles Robert Schumann

(I)

  1. Este acto tuvo lugar el
Jorge Robaina, piano. Marta Infante, mezzosoprano

________________________________________________________________________

NOTAS AL PROGRAMA
________________________________________________________________________
PRIMER CONCIERTO
________________________________________________________________________

Robert Schumann (1810-1856)

De las cerca de 250 canciones compuestas por Schumann se ofrece en este primer concierto una selección de algunas de las más representativas de su tratamiento de la voz con acompañamiento pianístico con ejemplos sueltos, fragmentos de colecciones y también colecciones completas. Se ha dicho que fue la influencia de Clara Wieck y, sobre todo, la pasión que despertó en él, lo que le condiciona y conduce en 1840 por los senderos de la canción y el primer ciclo que brota de esa pasión es la Colección sobre textos de Heinrich Heine, su Op. 24, integrada por nueve poemas, que concluyen con uno que alude a "mirtos y rosas", lo que fue un buen pretexto para proseguir con las colecciones de canciones, sirviéndose de los "mirtos" como parte del título genérico de la primera colección. En las siguientes se acerca a los grandes poetas alemanes de su tiempo y algunos de los de un pasado inmediato, entre los que no podían faltar poemas de otras culturas, como los de origen español de los que se habían publicado traducciones o,  mejor, adaptaciones en alemán.  
Con una selección de tres poemas de los cuatro libros de Myrten, Liederkreis, Op. 25, se inicia el concierto. El ciclo comprende un total de 26 canciones sobre textos de Goethe, Rückert, Byron, Moore, Heine, Burns y Mosen. Si el primer ciclo expresa la admiración de Schumann por Heine, al que vuelve en este segundo y en otros posteriores, la segunda colección presenta un recorrido por los que fueron sus poetas preferidos en sus primeros años de lecturas, a los que también vuelve en algunos casos, títulos escogidos, que reúne a la hora de ofrecer a Clara un testimonio de amor y admiración. Y como ejemplo del total, escucharemos Du bist eine Blume (Eres como una flor), sobre un texto de Heine, quinta canción del 4º Libro; Der Nussbaum (El nogal), un poema de Julius Mosen, segundo número del primer Libro, y Die Lotosblume (La flor de loto), primer texto del 2º Libro. Tres momentos de la contemplación, que inicia la admiración por la pureza, la que, como buen romántico, siente por la naturaleza, que como contraste con los árboles llamativos, remata la selección con una de la flores que más parece reflejar la ternura.
Algunos poetas aparecen y regresan al canto que les presta Schumann. A Heine que es protagonista en su primer ciclo, lo encontramos de nuevo, como se ha dicho, en los textos de Myrten y figura, una vez más, en otro ciclo esencial en el conjunto, Dichterliebe, y otro poeta, no con tanta dedicación pero sí entre los predilectos del compositor, es el del francés-alemán Adelbert van Chamisso, cuyo nombre completo en su primera nacionalidad era Louis Charles Adélaide de Chamisso, nacido en Francia y muerto en Berlín en 1838, dos años antes de que Schumann concentrara sus esfuerzos creadores en la canción. La primera selección de sus poemas se conforma en los Drei Gesänge, Op. 31, para voz y piano. De ellos escucharemos el nº 1 Die Löwenbraut (La desposada con el león). La cartomántica y Juana la Roja, son los títulos que completan los tres cantos. Son obras significativas en el catálogo de las canciones de Schumann, pero no frecuentemente interpretadas. Todo lo contrario sucede con el ciclo que escucharemos a continuación, Frauenliebe und Leben, Op. 42, (Amor y vida de mujer),sin duda el más divulgado de la colaboración con Chamisso, especialmente brillante, integrado por ocho poemas que revelan que la intención de Schumann al seleccionarlos era la de destinarlos a Clara, al extremo de que la sola mención de algunos de sus títulos constituye ya una declaración amorosa.
El complemento poético de la música se sirve de las fórmulas más variadas. El piano aporta sugerencias de ritmo, de tensión, de "puntos suspensivos", de pausas expectantes y en cierto sentido parece describir lo que él, como protagonista que dice y escucha, está pensando que debe decir y escuchar la destinataria de su obra. No en vano es una declaración de amor de doble trayectoria, porque es el propio Schumann también el destinatario del "amor de mujer" que describen los poemas. Pero Myrten también formaba parte de la relación entre Schumann y Clara en los días previos a su enlace. Le dedica a su prometida una edición de lujo de poemas y música: "A mi querida Clara, en la víspera de nuestro enlace, de su Roberto". Una semana después comenzaba, con la entrega por parte de Roberto de un cuaderno en blanco, el diario conjunto que ha servido de testimonio para gran parte de los avatares de sus vidas. Y esta preocupación biográfica, muy relacionada con la actitud romántica, da sentido y coherencia al desarrollo de su vida en común.
El resumen que supone este concierto del amplio repertorio de canciones de Schumann se va a cerrar con otro ciclo, el constituido por las doce agrupadas bajo el título Liederkreiss, Op. 39 (Colección de canciones), sobre otros tantos poemas de Joseph von Eichendorff. Se trata de uno de los más reconocidos poetas románticos alemanes por su lirismo y originalidad. No sorprende que Schumann se sintiera atraído por la personalidad de un escritor, que fue Ministro de Educación, además autor dramático, investigador y estudioso de la poesía alemana y de su influencia en la misma del espíritu del romanticismo. Se trata de un poeta presente en los catálogos de varios compositores alemanes de su tiempo y en las siguientes generaciones. Por lo que se refiere a los textos no responden a un orden establecido por el autor, sino a una selección preparada por el compositor de acuerdo con un criterio personal. Seguimos en 1840, pero hay un mayor distanciamiento en la temática elegida por Schumann, que se acomoda plenamente a los gustos románticos con un panorama más amplio, más allá de lo personal para rodearse de los ambientes que incorporan el entorno geográfico, con la naturaleza y el paisaje como constantes en la preocupación y atención que el poeta presta a su entorno. Pasa de la euforia de la Hermosa lejanía, al detalle concreto de En el bosque, por citar dos ejemplos concretos, mientras, el piano de ocupa de las descripciones ambientales o de marcar con el ritmo la imagen de los acontecimientos. Con todo, no es posible obviar las referencias más o menos evidentes a los sucesos amorosos que describen su amor por Clara. Están más menos elididos en El silencio, en Melancolía y, muy especialmente, en Conversación en el bosque. La angustia, la tristeza y la visión esperanzadora de lo fantástico, forman los cimientos de una corriente en la que confluye la posición del compositor ante paisajes imaginados concretos y la que mueve los hilos del espíritu romántico. Esa combinación de sentimientos y naturaleza que tiene en Heine a uno de sus grandes nombres, asentado en la estela precisamente iniciada por Eichendorff.


Marta Infante, mezzosoprano y Jorge Robaina, piano

Robert Schumann (1810-1856)
De Myrten, Liederkreis, Op. 25 (Mirtos, Colección de canciones)
    Du bist wie eine Blume (Eres como una flor)
    Der Nussbaum (El nogal)
    Die Lotosblume (La flor de loto)
Die Löwenbraut, Op. 31 nº 1 (Chamisso)
Frauenliebe und leben, Op. 42 (Amor y vida de mujer)
    Seit ich ihn gesehen (Desde que le ví)
    Er, der Herrlichste von allen (Él, el más maravilloso de todos)
    Ich kanns nicht fassen, nicht glauben (No puedo comprender, ni creer)
    Du Ring an meinen Finger (Oh, anillo de mi dedo)
    Helft mir, ihr Schwestern (Ayudadme, hermanas)
    Süsser Freund (Dulce amigo, me miras)
    An meinem Herzen, an meiner Brust (En mi corazón, en mi pecho)
    Nun hast du mir den ersten Schmerz getan (Tú eres la causa del primer dolor)

Liederkreis, Op. 39 (Colección de canciones)
    In der Fremde (En país extraño)
    Intermezzo (Intermedio)
    Waldesgespräch (Conversación en el bosque)
    Die Stille (El silencio)
    Mondnacht (Noche de luna)
    Schöne Fremde (Hermosa lejanía)
    Auf einer Burg (En un castillo)
    In der Fremde (En país extraño)
    Wehmut (Melancolía)
    Zwielicht (Entre dos luces)
    Im Walde (En el bosque)
    Frühlingsnacht (Noche primaveral)