Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Philippe Raskin, piano

Las piezas aisladas compuestas durante el período que J. S. BACH pasa en Weimar son relativamente numerosas, entre ellas el Aria variada en estilo italiano BWV 989. El aria va seguida de diez variaciones que ornamentan y transforman la línea melódica. Junto con las Variaciones Goldberg, son las únicas variaciones para clave escritas por Bach.
Tras más de diez años de silencio pianístico, y cuando todo el mundo, y el propio autor el primero, daba por concluida su obra compositiva, BRAHMS inició con estas obras cortas pianísticas de la Op. 116 su última y prodigiosa andadura. Estamos en 1892, y en este mismo año compondría las piezas Op. 117, 118 y 119. El ya anciano compositor resume en este piano final toda su sabiduría y experiencia en un arte simple, reconcentrado, interiorizado, desdeñoso del más mínimo artificio y de cualquier efectismo que no provenga de la misma música.
RACHMANINOV fue pianista profesional, uno de los más brillantes de su tiempo, y también su obra pianística es fundamental en su catálogo. Los seis Momentos musicales de 1896 marcan un punto de inflexión en su obra, antes excesivamente volcada hacia el lucimiento, y anuncian ya los logros futuros con un presente espléndido. En ellos se alternan los números lentos e introspectivos (los impares, representados por el muy popular nº 3) y las piezas de bravura (hoy bien patentes en el Presto nº 4).
S. BARBER, el eminente compositor norteamericano, es hoy conocido casi exclusivamente por su Adagio para cuerdas (1936), que procede del movimiento lento de su Cuarteto nº 2. Para piano, además de las cuatro Excursiones Op. 20, encantador paseo por unos territorios sin excesivos antecedentes (1944), compuso la espléndida Sonata de 1949 y el Nocturno de 1959 en homenaje a John Field.