Recital de canto y piano Conciertos de Mediodía

Recital de canto y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Agnieszka Grzywacz, soprano. Katarzyna Hanuszczyk, mezzosoprano. Madalit Lamazares, piano

En dos ocasiones se ocupó SCHUMANN de la poesía española y ambas en 1849, cuando compuso dos ciclos de canciones: Spanisches Liederspiel Op. 74 y Spanisches Liebeslieder, Op. 138, siempre en traducciones de Emmanuel Geibel. Los dos dúos escogidos de la Op. 74 están basados en poesías de Cristóbal de Castillejo ("Alguna vez, oh pensamiento") y de Don Manuel del Río ("Cojo jazmín y clavel"); lo curioso del caso es que ese tal "del Río" era un seudónimo del propio Geibel, que imitaba a nuestros poetas de los siglos de oro y luego se autotradujo. El liederspiel era una especie de representación casera con música, habitualmente para voces y piano.

A. DVORÁK escribió más de 100 canciones y duetos. En las Melodías bohemias (o gitanas) compuestas en 1880 sobre un texto alemán y publicadas en Berlín el mismo año se unen el expresivo uso de la voz y el más danzarín acompañamiento del piano. Responden, en todo caso, al gusto por lo exótico típico del Romanticismo. En la muy conocida Als die alte Mutter la parte de la voz en un 2/4 contrasta de forma inusual con el piano en 6/8.

E. GRIEG, el autor noruego más conocido de su época y de toda la historia de su país, compuso 170 canciones la mayoría pensadas para la voz maravillosa de su esposa Nina, tal como él mismo confesó a su biógrafo Henry Fink. Las Seis canciones Op. 48, escritas entre 1884 y 1888 y publicadas en Leipzig en 1889 sobre poemas de Heine, Geibel, Uhland, Vogelweide, Goethe y Bodenstedt, son un buen ejemplo de su maestría para la creación de una atmósfera apropiada a la lírica emoción de los textos.

R. HAHN, compositor francés, nacido en Caracas y alumno de Massenet, reinó con sus canciones en el París de los años finales del XIX y hasta bien entrado el siglo XX. Ya en 1895 publicó un volumen de 20 mélodies que se hicieron pronto muy célebres en los salones donde reinaban sus amigos Marcel Proust o Sarah Bernhardt.
E. GRANADOS permanece en la historia de la canción española, sobre todo, por su colección de Tonadillas al estilo antiguo, sobre textos de Periquet un tanto ripiosos pero que no carecen de gracia. Escritas entre 1912-1913, se inventa en ellas un casticismo de origen goyesco tan inverosímil como encantador, muy en la línea de las Goyescas pianísticas. La maja dolorosa, una trilogía de carácter muy apasionado, es tal vez la más célebre.
G. ROSSINI compuso, además de sus 36 óperas, un buen ramillete de encantadoras canciones. Les soirées musicales, variada colección de duetos y canciones, fue publicada en París en 1835. La pesca, con texto de Metastasio, y La regata veneziana, de C. Pepoli, son excelentes muestras de humor y recreación de ambientes sonoros.