Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Jorge Picó Álvarez, piano

BEETHOVEN publicó en 1807 la Sonata Op. 57, aunque posiblemente su composición se remonta a tres años atrás. La obra tiene una leyenda amorosa que ha sugestionado a numerosos musicólogos a pesar de no basarse en ningún hecho comprobado. Su equivalente sinfónico es la cercana Sinfonía nº 5: cambios, interrupciones, arpegios, sobresaltos y contrastes que nos trasladan a ese combate gigantesco entre la fatalidad y la voluntad de vencer que para Ernesto de la Guardia constituye el tema de la obra. La atmósfera es vital, poderosa, las escalas vertiginosas; todo un clima que ha sabido sostener a la Appassionata en el centro de las grandes sonatas.
R. SCHUMANN consiguió en sus Estudios sinfónicos en forma de variaciones, Op. 13, escritos entre 1834 y 1835, una de sus obras más ambiciosas, elaboradas y enigmáticas. El título mismo pasó por varios momentos evolutivos: Variaciones patéticas, Estudios de carácter orquestal... Queda claro que en esta obra singular se mezclan con habilidad tres aspectos que conviene tener en cuenta: El carácter de estudios, es decir, de piezas que exploran la técnica del piano para acomodarle a las nuevas necesidades expresivas; el anhelo imposible de acaparar entre las teclas las sonoridades de la nueva orquesta romántica; y todo ello íntimamente trabado en un conjunto que, salvo excepciones (Estudios III y IX), procede de un tema común. En el recital de hoy se intercalan las cinco Variaciones póstumas, más reposadas y soñadoras