Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Inés Borrás Beltrán, piano

R. SCHUMANN compuso la Fantasía en Do mayor en 1836, tras los imponentes Estudios sinfónicos Op. 13 y precediendo a las Piezas de fantasía Op. 12. Estructurada en tres episodios muy diferenciados, Schumann logra en ella lo mejor de su pianismo y la síntesis más perfecta entre el espíritu de la Sonata pianística (género que abordó hasta tres veces en estos mismos años) y la necesidad de ruptura que pedían los nuevos tiempos. Obra ambiciosa y de grandes proporciones, la desgarradora expresividad inicial va poco a poco atemperándose hasta el tiempo final, sereno, lírico y reconcentrado.
M. MUSSORGSKI fue el más genial e innovador de los compositores rusos del siglo XIX, y uno de los que participó en el llamado "Grupo de los cinco", defensores de un arte nacional ruso. Además de sus óperas, su obra más célebre para piano es la titulada Cuadros de una exposición, compuesta en 1874.
El origen de esta suite para piano está en la exposición de los dibujos y maquetas del arquitecto y pintor Viktor Hartmann realizada en su memoria, tras su fallecimiento en 1873. La obra describe un paseo (Promenade) a través de la exposición, deteniéndose en las algunas de las obras que la conforman. Más allá del carácter descriptivo de cada pieza, los distintos tramos del paseo se configuran como un elemento estructural indispensable para dar sentido al conjunto y como el motivo conductor que dirige su desarrollo expresivo. Explotando numerosos recursos sonoros y técnicas pianísticas, de una gran dificultad de ejecución, los Cuadros de una exposición se han hecho igualmente populares en la orquestación que de ellos realizó Ravel en 1922, si bien la versión original para piano nos permite apreciar mejor su modernidad y desgarrada musicalidad.