(II) (Suspendido) Ciclos de Miércoles MASS CLÁSICA. MÚSICAS PARA LA EXPOSICIÓN
"ROY LICHTENSTEIN: DE PRINCIPIO A FIN"

(II) (Suspendido)

  1. Este acto tuvo lugar el
María Esther Guzmán, guitarra. Luís Orden, flauta

________________________________________________________________________

SEGUNDO CONCIERTO
________________________________________________________________________
Flores CHAVIANO (1946):
   Seis Canciones populares asturianas (selección)

    Instalado entre nosotros desde 1981, ya un cuarto de siglo, el cubano Flores Chaviano reparte su actividad musical entre los conciertos de guitarra, la composición, la dirección y la enseñanza. Naturalmente, la guitarra es el elemento que cataliza y unifica su plural dedicación a la música, por lo que no puede extrañar el encuentro entre el Chaviano compositor e intérpretes guitarristas que gustan de ampliar su repertorio a solo y en variadas formaciones camerísticas.
    Esta especie de suite para flauta y guitarra es una de las variadas formas instrumentales que han adquirido las Seis Canciones populares asturianas originalmente escritas para coro y cuatro guitarras, obra que llevó a cabo Flores Chaviano por encargo de la Fundación Príncipe de Asturias y que el Coro de esta Fundación, con el grupo guitarrístico Entrequatre, estrenaron en Estados Unidos. Luego vendrían la versión orquestal, la de voz y piano, la de cuatro guitarras y ésta para flauta y guitarra que escucharemos aquí. El maestro Chaviano tomó seis piezas asturianas del Cancionero de Eduardo Martínez Torner y, con profundo respeto hacia su perfil melódico y su esencia armónica, procedió a dotarlas de los antedichos ropajes vocales y/o instrumentales en un trabajo que entronca con el que llevaron a cabo tantos compositores del siglo XX que han dirigido su mirada al folclore. Según ha escrito Manuel Paz, es "un trabajo delicioso repleto de guiños -también hacia la música cubana- en el que, como excelente conocedor de la realidad y tradición asturianas, ha sabido encontrar el sentido emocional de cada una de las canciones".


Robert BEASER (1954):
   Mountain Songs

    Hasta el momento es escasa la presencia que ha tenido en nuestros conciertos la música de Robert Beaser quien, sin embargo, es uno de los compositores estadounidenses de carrera más sólida. Natural de Boston, Beaser hizo sus estudios universitarios y musicales en el Yale Collége y en la Yale School of Music. Entre sus profesores de composición figuran Earle Brown y Toru Takemitsu. Ganador en 1977 del Premio Roma, pudo estudiar también con Goffredo Petrassi en la Academia Santa Cecilia de la capital italiana, pero por entonces su música ya llevaba unos años de presencia en los circuitos concertísticos estadounidenses. Robert Beaser es compositor que representa con toda propiedad la corriente de los New Tonalists y la crítica americana ha destacado su fino sentido melódico y el logro que supone su escritura vocal.
    No es vocal, pero sí se inscribe en el género de la canción la pieza para flauta y guitarra que aquí conoceremos: Mountain Songs, obra escrita en 1984 y que dos años después optó a los premios Grammy en la categoría de "mejor composición contemporánea".


Astor PIAZZOLLA (1921-1992):
   Oblivion y Libertango

Nacido en Mar del Plata, músico de sólida formación, discípulo de Ginastera en Buenos Aires y de Nadia Boulanger en París, el compositor Astor Piazzolla, también consumado bandeonista, ha construído su obra irrenunciablemente de cara a las piezas musicales tradicionales de su tierra natal -la milonga, el tango-, elevándolas hasta las salas de concierto a través del bandoneón, la guitarra, el piano o tantas combinaciones camerísticas y hasta sinfónicas, sin excluir formas grandes como el oratorio o la opereta. Pocos artistas de la segunda mitad del siglo XX pueden representar tan bien como Piazzolla la juntura de los mundos musicales "popular" y "culto": de hecho, él ha colaborado a hacer difusa esa separación, haciendo prevalecer los criterios de calidad sobre los "genéricos". Carlos Gardel y Daniel Barenboim -por citar a dos grandísimos intérpretes del tango argentino pertenecientes a dos ámbitos artísticos bien distintos- están separados cronológicamente tres cuartos de siglo, pero resultan estar unidos a través de la figura de Piazzolla, intermediario en el tiempo y entre los mundos del local de copas con música, por una parte, y la sala de conciertos, por otra.
Oblivion, pieza de la que existen innumerables versiones instrumentales, data de 1984 y fue escrita por Piazzolla con destino al cine: concretamente, forma parte de la banda sonora del film Enrico IV de Marco Bellocchio, con guión basado en el drama de Pirandello, que tuvo como intérpretes a Marcello Mastroiani y Claudia Cardinale. En cuanto a Libertango, sin duda una de las páginas más difundidas y admiradas del gran músico argentino, es obra anterior, también pródigamente "versionada" y también relacionada con Italia pues allí fue escrita y grabada en los años setenta, colaborando no poco a la proyección del nombre de Piazzolla en Europa. A Italia había acudido el maestro en 1973, en parte para intentar que el cambio de aires le facilitara el descanso, tras un serio percance de salud.

Popular - Tadashi SASAKI (1943):
   2 Canciones japonesas

    La fascinante, enigmática, sutil música tradicional japonesa, como todo el arte japonés -y oriental, en general- ha motivado en distintas épocas a compositores occidentales de cualquier procedencia y, por supuesto, ha dejado hondísima huella en las artes plásticas europeas y americanas (véase Lichtenstein). Ciñéndonos a nuestro arte, que es la música, cabe observar que en nuestras latitudes crece, desde hace tiempo, la consideración hacia la obra de un compositor como Toru Takemitsu que ha acertado, como pocos hasta el día de hoy, a conjugar elementos de las culturas japonesa y europea, llevando a cabo su trabajo con un rigor y sentido artístico que está muy lejos de las superficiales fusiones a las que a diario saludan con tanta efusividad los media.
    Aquí tenemos nuestras gotitas de música japonesa auténtica, en forma de dos Canciones tradicionales que han sido adaptadas instrumentalmente por un guitarrista y compositor japonés de hoy, Tadashi Sasaki. Formado inicialmente por su padre, guitarrista también, Sasaki comenzó a brillar desde adolescente en grabaciones y conciertos en la NHK, la Radio estatal de Tokio, su ciudad natal. Después de debutar en concierto público en 1965, vino a Europa y trabajó en Alemania con Siegfried Behrend. También recibió lecciones de los maestros españoles Narciso Yepes y José Tomás. Fue el primer intérprete japonés laureado en el Concurso Internacional de Guitarra de París (1968) y, desde entonces, instalado en Alemania, ha enseñado en Academias de Música del mayor prestigio.


Richard PATTERSON ():
   Meadow Song

    El guitarrista Richard Patterson, natural de Carolina del Norte, es músico de triple dedicación: intérprete, profesor y compositor. Como intérprete se interesó por acudir a las fuentes españolas de la guitarra y, así, estudió en el Conservatorio Óscar Esplá de Alicante con el maestro José Tomás, recibiendo después algunas clases magistrales de Andrés Segovia. Sus estudios académicos de música los completó en Estados Unidos, en la Universidad de San Francisco. Desde 1982 es Jefe del Departamento de Guitarra del Colegio de Notre Dame de la Universidad de San Francisco. Como compositor, es discípulo de John Adams, músico del mayor peso específico en el actual panorama estadounidense. Es fundador del Concurso Internacional de Guitarra de San Francisco, donde ha dirigido también temporadas de conciertos. Ha escrito abundante música para cine, televisión y radio.
    Richard Patterson se asoció en 1982 con la flautista Bettine Ware y, durante varias temporadas, el dúo Ware-Patterson recorrió las salas de concierto ofreciendo un repertorio que el prio Patterson se encargó de ampliar con piezas originales como Inside Passage o esta Meadow Song que vamos a escuchar en el presente concierto y que data de octubre de 1986.


Máximo Diego PUJOL (1957):
   Suite Buenos Aires

    A finales de año cumplirá sus cincuenta el compositor y guitarrista argentino Máximo Diego Pujol, nacido en Buenos Aires, formado como guitarrista con Horacio Ceballos fundamentalmente, aunque también recibió clases de otros maestros, como Abel Carlevaro, y discípulo, como compositor, de Arnedo, Scheib y De Raco. Aunque conocedor de las diversas tendencias de la música de hoy, Pujol ha optado estéticamente por una línea que entronca con la tradición y no rehuye, sino todo lo contrario, el encuentro con las músicas populares y las manifestaciones del "folclore urbano".
Bien patente queda todo ello en obras como su hermosa serie de Variaciones sobre un tema de Atahualpa Yupanqui o esta Suite Buenos Aires, original para flauta y guitarra, editada en 1995 y en la que encontraremos, entre otras cosas, recreaciones nada tópicas del tango, todo ello en un recorrido por barrios bien característicos del gran Buenos Aires: Pompeya, Palermo, San Telmo y Microcentro.

Por imposibilidad de los intérpretes de realizar su actuación, el concierto del Miércoles 14 de Febrero ha sido suspendido.

Dúo María Esther Guzmán (guitarra) y Luis Orden (flauta)

Flores Chaviano
(1948)
Seis canciones populares asturianas (Selección)
Ayer vite en la fonte
Si la nieve resbala
Nana
Baile de los pollos

Robert Beaser (1954)
Mountain Songs
Hes gone away
Hush you bye
The house Carpenter

Astor Piazzolla (1921-1992)
Oblivion
Libertango

Popular - Tadashi Sasaki
Dos Canciones Japonesas

Richard Patterson
Meadow Song (1984)

Máximo Diego Pujol (1957)
Suite Buenos Aires
Pompeya
Palermo
San Telmo
Microcentro


Microcentro


Microcentro

  1. María Esther Guzmán

    Nacida en Sevilla, hizo su presentación en público a los cuatro años en el Teatro Lope de Vega de su ciudad natal; a los 11 obtuvo el primer premio en RTVE siendo presidente del jurado Joaquín Rodrigo; y a los 12 la escuchó tocar Andrés Segovia, de quien recibió elogios y consejos. Realizó su carrera en el Conservatorio Superior de Música de Sevilla y ha obtenido seis primeros premios nacionales y trece Internacionales de gran relevancia, como el A. Segovia (La Herradura 1987) y el Regino Sainz de la Maza (Okayama, Japón 1988). Al margen de su actividad como solista, forma dúo con el flautista Luis Orden, el guitarrista Takeshi Tezuka, el violinista Yuri Managadze, el organista José Enrique Ayarra y el violonchelista Dirk Vanhuyse. Recopiló la música del compositor Julián Arcas, en un CD que fue premiado por la revista "RITMO". Premio de Cultura "Andalucía Joven de Música" 1994. En 1998 se le rindió un homenaje en JJ.MM. de Sevilla por sus "Bodas de Plata" con la Música. Es profesora en la Escuela Especial de Música San Francisco de Paula de Sevilla y del Conservatorio Profesional de Sanlúcar La Mayor en Sevilla, e imparte Clases Magistrales tanto en España como en el extranjero. Desde 2002 es académica numeraria de la Real Academia de Bellas Artes de Sta. Isabel de Hungría de Sevilla.

  2. Luís Orden

    Sevillano, estudió flauta travesera en el Conservatorio Superior de Música de su ciudad natal, donde obtiene Premio de Honor en Fin de Grado Elemental y Profesional, Mención Honorífica en Grado Superior y Premio de Honor en Música de Cámara. Posteriormente amplía los estudios con Magdalena Martínez y Wendela van Swol, asistiendo además a diversos cursos de perfeccionamiento con Raymond Guiot, Robert Dick y Vicens Prats, entre otros.
    Ha participado en numerosos ciclos y salas de relevancia nacional e internacional, como el ciclo "La flauta en el siglo XX" de la Fundación Juan March, los ciclos de Música contemporánea del Teatro Central y Teatro Alhambra, el Festival Internacional de Úbeda, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, la Universidad de Valladolid, ciclos de la BBK en el Museo Guggenheim de Bilbao, la Sala Apolo de Sevilla, Teatro Colón de Buenos Aires (Argentina), la Sala de Conciertos de la Radio Polaca en Katowice, etc.
    Actúa regularmente con diversas formaciones camerísticas y orquestales, como el dúo de flauta y guitarra formado con Mª Esther Guzmán, el "Ensemble Solistas de Sevilla" del que es miembro fundador, el Trío Pleyel, la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias y la Orquesta de Córdoba, de la que es principal invitado desde hace varios años. Ha realizado numerosos estrenos y varios compositores le han dedicado sus obras. Ha grabado varios CDs, entre ellos, uno junto a la guitarrista sevillana Mª Esther Guzmán. Actualmente es profesor de flauta travesera en el Conservatorio Superior de Música "Manuel Castillo" de Sevilla. Luís Orden es "Artista Pearl" de Pearl Flutes, Japón.