(y IV) Ciclos de Miércoles MASS CLÁSICA. MÚSICAS PARA LA EXPOSICIÓN
"ROY LICHTENSTEIN: DE PRINCIPIO A FIN"

(y IV)

  1. Este acto tuvo lugar el
Sergey Teslya, violín. Serguei Bezrodny, piano

___________________________________________________________________________

CUARTO CONCIERTO
___________________________________________________________________________
Alfred SCHNITTKE (1934-1998):
   Suite en estilo antiguo

siento a la vez alemán, ruso y judío", ha manifestado en más de una ocasión el compositor Alfred Schnittke. En efecto, Schnittke nació en Engels, junto al Volga, en el corazón de Rusia, hijo de un judío ruso que había nacido en Frankfort y de una rusa con inmediatos antecedentes familiares alemanes. A los doce años se trasladó con su familia a Viena, donde permaneció varios años y donde se despertó su inclinación musical, cuenta Jürgen Köchel que a propósito de un acordeón que le regalaron. Pronto empezó a estudiar piano y a hacer ensayos incipientes de composición. En 1948 se trasladó a Moscú, se formó como director coral y se integró en el Conservatorio, donde trabajó desde 1953 con Golubev y Rakov, entre otros maestros, y terminó sus estudios al acabar la década. Entre 1962 y 1972, Schnittke fue profesor en el propio Conservatorio moscovita. Desde 1989, establecido en Hamburgo, impartió clases de composición. Su temprana muerte acabó con una de las voces más interesantes que se oían en Europa cuando acababa el siglo XX.
    En 1970, en la etapa de Moscú, fue requerido para escribir música con destino a la banda sonora del film soviético Sport, sport, sport, de Elem Klimov, y con ese fin compuso Schnittke una deliciosa suite en cinco movimientos, originalmente pensada para violín y clave, pero con obvio paso al más extendido dúo de violín y piano, música de la que llevó a cabo una adaptación instrumental más compleja: viola d'amore, clave, vibráfono, marimba, glockenspiel y campanas. Aquí tenemos cuatro movimientos en la versión de violín y piano, para admirar la original personalidad con la que Schnittke recreó formas dieciochescas sin abdicar de los principios de su lenguaje.

John CORIGLIANO (1938):
   Chacona

    Uno de los principalísimos nombres de la actual música estadounidense, John Corgiliano, nació en el seno de una familia neoyorkina muy musical. Su madre era pianista y su padre, violinista, fue durante veintitrés años concertino de la Orquesta Filarmónica de Nueva York, coincidiendo con la brillante etapa de Leonard Bernstein en el podio. Nuestro compositor se formó en la Columbia University y en la Manhattan School of Music, donde tuvo como principales maestros a Otto Luening, Vittorio Giannini y Paul Creston. Desde hace unos años, él mismo enseña en la Universidad de Nueva York y en la prestigiosa Juilliard School. Su música, fundamentalmente la orquestal, ha sido interpretada por los más importantes conjuntos sinfónicos americanos y es tan positivamente apreciada por el público como por la crítica especializada. Su Segunda Sinfonía fue premiada con un Pulitzer en 2001, y diez años antes había gozado de excepcional proyección mediática el estreno, en el Metropolitan, de su ópera The Gost of Versailles.
    Oiremos aquí la Chacona que Corigliano compuso en 1997, lo más sustancial de la música que escribió con destino al film The red violin de François Girard, que llegó a las pantallas al año siguiente, una película que puede considerarse como homenaje al propio John Corigliano y al solista intérprete de su música, el magnífico violinista Joshua Bell, para quien Corigliano haría más tarde alguna obra para concierto con materiales de esta música fílmica, hasta llegar a articular, en 2003, un Concierto para violín y orquesta. Sin embargo, la Chacona, por su envergadura y hondura musical, es una pieza que ha cobrado vida propia en los conciertos, tanto en su redacción con orquesta como en la reducción para violín y piano que hoy escucharemos. No deja de ser interesante esta posibilidad de contrastarla con la obra de Schnittke que la precede en el programa: es otro guiño de la música de nuestro tiempo a la música instrumental propia del Barroco avanzado.


Nino ROTA (1911-1979):
   2 Improvisaciones en Re menor

    Roma, primeros años sesenta. Carmelo Bernaola, estudiante allí por entonces, se trasladaba en taxi con otros tres músicos que iban a cenar juntos. Iba apretujado con dos de ellos en el asiento de atrás, mientras que a otro, mayor, le habían cedido el asiento de delante. Iban discutiendo sobre las difusas lindes entre la música "de concierto" y la "música de consumo", que Bernaola no consideraba irreconciliables: para él la única distinción válida era entre música buena y música mala. En un momento de la conversación, apuntó: "Y eso lo tiene resuelto uno de los mejores músicos italianos de hoy." -"¿Quién?", le preguntaron.       -"Nino Rota", sentenció Bernaola. En ese momento, el señor del asiento delantero se volvió y, muy serio, le interrogó: "¿De verdad le parece tan bueno Nino Rota?" -"Sí", dijo el músico españolito, y añadió: "Y no sólo a mí. También se lo parece a Stravinsky. ¿A usted no?"        -"Bueno, no soy quién para opinar", contestó el señor. Llegados al destino y apeados del taxi, nuestro músico le estrechó la mano y se presentó: "Soy Carmelo Bernaola." -"Encantado.Yo soy Nino Rota"...
    Me perdonará el lector lo atípico del párrafo anterior, pero mi amigo el inolvidable maestro Bernaola fue gran amigo de esta casa (en esta Sala dio su último concierto como clarinetista, estrenando su Homenaje a Bartók con Agustín León Ara y José Tordesillas) y, quizá por el recuerdo de aquel histórico concierto, he asociado ideas y he querido recrear esta vivencia que Bernaola me transmitió y que sirve para que quede testimonio de su admiración  (¡y la de Stravinsky!) por aquel magnífico compositor italiano, autor de muy notables páginas para el concierto y, sobre todo, de bandas sonoras que han quedado para las antologías de la mejor música jamás compuesta para el cine. Tan universal es su fama que casi sobra decir que Rota es "el" compositor de las películas de Fellini... Pero no sólo de Fellini.
    Así, por ejemplo, Amanti senza amore es un film de Gianni Franciolini que data de 1948 y que es, por lo tanto, anterior a la asociación Rota-Fellini. Oiremos aquí un Improvviso, o sea, una Improvisación en Re menor, que forma díptico muy coherente con otra, en la misma tonalidad, que Nino Rota compuso muchos años después, en 1969, y que no es música destinada al cine, sino una pieza camerística que tituló Un diavolo sentimentale. Esta pieza está dedicada por Rota a Alberto Curci (1886-1973), un espléndido violinista napolitano, también compositor para su instrumento, impulsor de algún concurso internacional de violín y editor de música.


Darius MILHAUD (1892-1974):
   El buey sobre el tejado

    Durante la primera gran guerra europea, el más prolífico compositor del grupo parisino de "Los Seis", es decir, Darius Milhaud, había residido en Brasil en misiones diplomáticas, como secretario del embajador Paul Claudel. Vuelto a París, en 1919, impregnado por los ritmos y melodías populares que había conocido en el país sudamericano y subyaciendo en la mente su admiración por la Petruchka stravinskiana, Milhaud abordó la composición de El buey sobre el tejado. Volcó en ella las referencias populares ya mencionadas, ecos de valses callejeros y del jazz, prácticas bitonales y un marcado sentido humorístico. El propio compositor encontró su música próxima al mundo de Charlie Chaplin y se planteó ofrecerla al genial cómico y cineasta para presentarla como trabajo conjunto, pero la idea no cuajó y, más tarde, sería aprovechada por Jean Cocteau: él mismo diseñaría un espectáculo, entre mimo y ballet, para presentar El buey sobre el tejado en las mejores condiciones artísticas... Y así fue: con el subtítulo de "Fantasía cinematográfica" como residuo de la primera intención de Milhaud, su Buey sobre el tejado fue estrenado en el Teatro de los Campos Elíseos, el 21 de febrero de 1920, como espectáculo en el que Cocteau figuraba como coautor y para el cual había hecho los decorados Raoul Dufy.
    Darius Milhaud, como es natural, procuró enseguida que su partitura pudiera tener vida propia en las salas de concierto y, así, al poco del estreno teatral de El buey sobre el tejado, op. 58, en Aix-en-Provence y a petición del violinista René Benedetti llevó a cabo el arreglo para violín y piano que aquí vamos a disfrutar (que Benedetti estrenaría junto a Jean Wiener), más otro para violín y orquesta, los cuales recogen el atractivo material musical de la obra origen en una especie de suite que aparece cohesionada por la reaparición de un tema conductor entre cada dos episodios musicales, idea ésta que ya estaba en la primera redacción de la obra.

Serguei Teslia (violín) y Serguei Bezrodny (piano)

Alfred Schnittke (1934-1998)
Suite en estilo antiguo
(de la película "Sport, sport, sport")
Pastorale
Minuet
Fugue
Pantomime

John Corigliano (1938)
Chaconne
(de la película "El violín rojo")

Nino Rota (1911-1979)
Improvviso in Re minore
(de la película "Amanti senza amore")

Improvviso in Re minore
(de la película "Un diavolo sentimentale")

Darius Milhaud (1892-1974)
"Le boeuf sur le toit" (cinéma-fantaisie)

  1. Sergey Teslya

    Nació en Novosibirsc (Siberia) en una familia de ingenieros, y estudió con Galina Tuchaminova en Kiev (Ucrania), con Olga Parkhomenko, y entre 1982 y 1986, en el Instituto Estatal de Gnesin en Moscú con Valentín Berlinski y con Vladimir Spivakov. En 1986 obtuvo plaza como miembro de los Virtuosos de Moscú, orquesta de cámara con la que ya venía trabajando anteriormente, y el primer premio en el Concurso Internacional de la Academie d'Art Musical de Tours (Francia). Con los Virtuosos de Moscú ha participado en múltiples giras por todo el mundo y en 1990 se trasladó con ellos a España. Desde 1994 hasta el 2002 ha sido concertino de la Orquesta Sinfónica de Sevilla. En 1998 fue el impulsor de la creación de la Orquesta de Cámara de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, y con frecuencia ha actuado como solista con ambas. A partir de marzo de 2002 forma parte de la Orquesta Nacional de España como primer concertino.

  2. Serguei Bezrodny

    Nació en 1957 en familia de músicos: su padre es Igor Bezrodni, violinista y director de orquesta y su madre, Svetlana Bezrodnaya, es violinista y directora de la orquesta de cámara "Vivaldi". Estudió en el Conservatorio "Tchaikovski" de Moscú con Yevgueni Malinin. Durante muchos años tocó con su padre en Bucarest, Berlín, Helsinki, Moscú, etc.; al mismo tiempo, estudió el clave con S. Dizhura y realizó los estudios de posgrado con S. Dorenski. Ha tocado durante diez años en la Orquesta de cámara de Moscú, con Rudolf Barshai, y desde 1982 en los "Virtuosos de Moscú", colaborando con su director, el violinista Vladimir Spivakov, en numerosos recitales por todo el mundo. Con los "Virtuosos de Moscú" ha grabado más de 20 Cds. en las firmas BMG, "Melodía", "Capriccio", y otros como acompañante de Spivakov. Ha actuado también junto a M. Rostropovich, Y. Bashmet, P. Tsukerman, I. Menujin y M. Maiski.