Recital de violonchelo y piano Conciertos de Mediodía

Recital de violonchelo y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Dúo Assai . María Alcaide, violonchelo. María Lourdes Cabrero Seral, piano

El clave tiene un papel importante como acompañante y como solista en las sonatas y conciertos de J. S. BACH, y ya en 5º concierto de Brandemburgo jugó un notable papel de solista. Se abrió así un camino que, en 1735, tuvo un momento de esplendor con la serie de conciertos 1052 a1065, donde el clave tiene un destacado protagonismo.

L. V. BEETHOVEN  fue uno de los primeros en componer obras destinadas al dúo de violonchelo-piano. En 1815 escribió la última de sus cinco sonatas para este dúo, la Sonata en Re mayor. Organizada en tres movimientos, la fuga del Allegro-Allegro fugato es precursora de la de la sonata para piano Op. 106 y prefigura la línea contrapuntística de sus últimos años. En toda la obra los dos instrumentos dialogan de forma magistral.

F. CHOPIN compuso en 1829 la Polonesa brillante y un año después le añadió la Introducción lenta. Fue dedicada al violonchelista Joseph Merck y, al parecer, la parte de violonchelo fue revisada por Franchomme para la edición de 1835. Como el problema de fondo subsiste (es más brillante la parte de piano, su instrumento preferido), otros violonchelistas han tratado de equilibrarlas, como Leonard Rose.
La habanera fue para los músicos franceses del final del siglo XIX un tópico-símbolo de la música española. RAVEL, con sangre vasca en sus venas, la utilizó reiteradas veces, tanto a dos pianos (Sites auriculaires) como en la Rapsodia española o en su ópera La hora española. La que hoy se interpreta es transcripción de la célebre Vocalise-étude en forma de habanera, de 1907.
A. PIAZZOLA, el excelente bandoneonista argentino, construyó toda su vida musical alrededor del tango, con el que recorrió todos los niveles de la música: desde la popular y bailable hasta la de concierto. El gran tango es original para violonchelo y piano, y fue dedicado al gran virtuoso ruso Rostropovitch.
M. de FALLA compuso El amor brujo en 1915 como un fin de fiesta para el lucimiento de Pastora Imperio y, tras muchas transformaciones, lo estrenó convertido en ballet en el París de 1925 Antonia Mercé 'Argentina. A lo largo de estos años, y después, algunos de sus episodios han sido objeto de múltiples arreglos y transcripciones.
Las Siete canciones populares españolas fueron escritas en l914 durante los últimos meses de su estancia en París y estrenadas en Madrid al año siguiente. Han sido objeto también de múltiples reelaboraciones, sustituyendo el canto por instrumentos las más de ellas. Con el título de Suite popular española el propio Falla autorizó una versión para violín y piano del polaco Paul Kochansky, y otras similar para violonchelo y piano del francés Maurice Marechal, ambas con seis de las siete canciones. Se escuchan con gusto.

      1. Johann Sebastian Bach (1685-1750)
      1. Concierto para clavecín en Fa menor BWV 1056 (arreglo para violonchelo y piano de À. Pejtsik)
      1. Ludwig van Beethoven (1770-1827)
      1. Sonata nº 5 en Re mayor para violonchelo y piano Op. 102 nº 2
      1. Fryderyk Chopin (1810-1849)
      1. Introducción y Polonesa brillante en Do mayor Op. 3
      1. Maurice Ravel (1875-1937)
      1. Habanera (arreglo para violonchelo y piano de Vocalise-étude en forme de habanera)
      1. Astor Piazzolla (1921-1992)
      1. Le grand tango
      1. Manuel de Falla (1876-1946)
      1. El amor brujo: Pantomima (arreglo para violonchelo y piano de Ch. Schiff)
      2. El amor brujo: Canción del amor dolido (arreglo para violonchelo y piano de Ch. Schiff)
      3. Suite populaire espagnole: Canción (versión para violonchelo y piano de Maurice Marechal)
      4. Suite populaire espagnole: Nana (versión para violonchelo y piano de Maurice Marechal)
      5. Suite populaire espagnole: Jota (versión para violonchelo y piano de Maurice Marechal)

  1. Dúo Assai

    María Alcaide

    Nacida en Zaragoza, estudió en el Conservatorio Superior de su ciudad donde obtuvo el Premio Extraordinario Fin de Carrera, así como el Segundo Premio de Interpretación en la IV edición del Concurso Nacional de Violonchelo celebrado en Zaragoza. Ha sido alumna de Demetri Motatu, de Alain Maunier en la ESMUC y de María de Macedo. Ha formado parte y colaborado con diferentes formaciones camerísticas y orquestales como el Cuarteto de Violoncellistas de Aragón, la Banda Sinfónica de Aragón, Cuarteto Gaspar Sanz, Orquesta de Cámara del Auditorio de Zaragoza "Grupo Enigma", Camerata Cecilia, Trío Dogma y Orquesta Concuerda. Es profesora de Violonchelo en el Conservatorio Profesional de Música de Sabiñánigo, donde es además directora de la Orquesta de Cuerdas Sul Tasto, trabajos que compagina con la práctica orquestal y camerística con la Orquesta Sinfónica de Zaragoza y el Dúo Assai, entre otros.

    María Lourdes Cabrero

    Nacida en Huesca, estudió en el Conservatorio de dicha ciudad y paralelamente con Miguel Ángel Tapia y ya en el Conservatorio Superior de Música de Zaragoza finaliza el Grado Superior de Piano con Ignacio Marín. Prosigue su formación con profesores del Real Conservatorio y de la Escuela Superior de Música 'Reina Sofía de Madrid. Ha realizado cursos de especialización musical con prestigiosos maestros internacionales. Ha obtenido Tercer y Cuarto Premios en los Concursos Nacionales de Piano "Gerardo Diego" (2001 y 2003), Certificado de Mérito en el X Torneo Internacional de Música (TIM, 2002), y Finalista en el VI Concurso Nacional de Jóvenes Intérpretes "Ciutat de Xátiva" (2002). Ha ofrecido numerosos conciertos como solista y en agrupaciones camerísticas. Ha tocado en ciclos de música del Gobierno de Aragón, Ayuntamientos, Conservatorios, Cruz Roja española, Sociedad Oscense de Conciertos, Juventudes Musicales de Zaragoza, Ibercaja, Universidad de Castilla-La Mancha...En 2000 y 2001 estrenó e interpretó obras compuestas por ella en la Real Capilla de Santa Isabel de Zaragoza.