(III) Ciclos de Miércoles "A MI QUERIDO AMIGO HAYDN"
CUARTETOS DE HAYDN Y MOZART

(III)

  1. Este acto tuvo lugar el
Cuarteto Granados . David Mata y Marc Oliu, violín. Andoni Mercero, viola. Aldo Mata, violonchelo

________________________________________________________________________

TERCER CONCIERTO
___________________________________________________________________________
Haydn: Cuarteto en si menor Op. 33 núm. 1, Hob.III:37
    No resulta ninguna herejía afirmar que el primer movimiento de esta obra viene a ser una especie de puzzle atonal. Una vez más, el venerable Papá Haydn nos sorprende en este Allegro moderato con una de las suyas, escapando de los comportamientos habituales de su tiempo y anticipándose como quien no quiere la cosa a futuras inquietudes sonoras. Y la verdad es que esa sensación de atonalidad parece controlarla muy conscientemente el compositor, que deja en el aire durante un buen rato la definitiva inclinación tonal de la pieza, que oscila vagamente entre las tonalidades de si menor y re mayor, hasta que en el sexto compás se decanta por la primera. Haydn haría gala de una ambigüedad similar en un cuarteto posterior, el opus 64 núm. 2, mientras que Johannes Brahms, por dar un salto en el tiempo, nos regalaría con un gesto parecido de indecisión tonal en los primeros momentos de su Quinteto con clarinete, escrito también en si menor. Aquí, en el Cuarteto en si menor, el tema inicial en re mayor se reutiliza varias veces en confrontación con el segundo tema en si menor, creando una dialéctica rítmica dentro de una notable vaguedad tonal. En conjunto, se podría asegurar que no existe en toda la serie de la opus 33 ningún otro movimiento en el que se produzca tal cantidad de acontecimientos musicales con el mismo grado de elaboración formal.
    El Allegro que actúa como segundo movimiento es un brevísimo scherzo que por sus características se adelanta también al estilo beethoveniano, aunque con unas pretensiones muy centradas en el ámbito puramente camerístico. Destaca el protagonismo del primer violín y también el tratamiento imitativo que predomina en el trío en si menor.
    La sombra de Beethoven también se proyecta sobre el tercer movimiento, un sencillo Andante que se presenta con el inesperado ropaje de un minueto, forma suplantada por el scherzo y cuya aparición en este lugar habitualmente reservado al movimiento lento no deja de ser un nuevo gesto inconformista del compositor. Esta parece ser una pieza concebida como transición entre la primera parte del cuarteto y las emociones desbordadas del final.
    Efectivamente, en contraste con el estilo appassionato del primer movimiento, el Presto resulta ser toda una demostración de gestos apasionados que nos llegan a través de una escritura virtuosística por parte de todos los miembros del cuarteto. Dentro de una estructura de forma sonata y de frecuentes recursos imitativos, este finale viene a dar una gran unidad al desarrollo de este cuarteto, dejando muy claro, esta vez sí, el modelo tonal de si menor.

Mozart: Cuarteto en re menor K. 421
    Esta obra fue compuesta, según todos los indicios, durante el nacimiento del primer hijo de Constanze, la esposa de Mozart, hecho que tuvo lugar el 17 de junio de 1783, aunque resulta difícil relacionar la influencia de la biografía de Mozart sobre su obra, por lo que podría ser aventurado concluir que el carácter apasionado del cuarteto, especialmente en los movimientos extremos, tenga que ver directamente con los sentimientos que experimentaba en aquel momento. Un cierto dramatismo que se expresa a través de una escritura nada convencional armónicamente y de un acentuado cromatismo, lo que sería muy contestado en su tiempo. Los primeros compases del Allegro se alejan de una escritura a cuatro para subrayar el interés armónico de la cuerda grave, como telón de fondo de la melodía del violín, pero luego se vuelve al lenguaje plenamente cuartetísco, especialmente en el desarrollo, donde una figura de tresillos se reparte entre los cuatro instrumentos, dentro de un tratamiento muy controlado polifónicamente.
    El Andante en fa mayor y en compás de 6/8 se expresa a través de suaves sonoridades cantabile. Temáticamente, parte de una figura ascendente arpegiada basada en las notas de un acorde común que se escucha en el tercer compás y se enriquece con una frase rítmica de carácter bastante indeciso. Ese acorde experimentará ligeras modificaciones en el curso del movimiento, revestidas de delicadas coloraciones armónicas, incluyendo un pasaje de la sección central en el que la música modula de fa menor a la bemol mayor con una gracia casi schubertiana. Un detalle instrumental curioso e inusual en Mozart, al menos en este contexto: la introducción en determinado momento de acordes de tres notas en los violines, algo reservado para finalizar movimientos con la debida plenitud sonora.
    El carácter y la tonalidad del primer movimiento regresan en el Minueto. El ritmo punteado de una melodía de diez compases enfrenta a los instrumentos en dúos con un uso magistral de la armonía cromática, manteniéndose como protagonista a lo largo de los 38 compases de la pieza. El trío central en re mayor no tiene parangón en Mozart. Indicado dinámicamente como sempre p, el primer violín toca la melodía, de aire popular y basada en legatos sucesivos de dos notas, sobre los otros tres instrumentos tocando pizzicato. En los últimos ocho compases se le une la viola con arco, manteniéndose segundo violín y violonchelo en pizzicato.
    El Finale, un Allegretto ma non troppo, es un conjunto de cuatro variaciones sobre un tema de siciliana que guarda alguna similitud con el del quinto de los cuartetos opus 33 de Haydn. Cada variación tiene un color y un carácter expresivo muy diferenciados. En la primera, el primer violín desgrana una versión ornamentada de la melodía. En la segunda, los dos violines llevan la voz cantante en un denso tejido sonoro lleno de ritmos cruzados y a veces violentos, ejecutados sobre suaves tresillos de la viola, instrumento al que se le reservará un papel melódico relevante en la tercera variación. Y en la última, la música modula a un luminoso escenario armónico de re mayor para dejarnos oir un pasaje dialogante de viola y violonchelo, antes de que el tema en re menor, ahora en tempo più allegro, vuelva en funciones de coda, adornado de chisporroteantes ritmos de tresillo tocados insistentemente en el agudo y en el grave. El sentido del humor que imprime Mozart a esos últimos compases, especialmente el énfasis con que anuncia la reexposición del tema, le muestran dominador del lenguaje más característico de Haydn, que sabe adaptar a sus propios intereses creativos.


Cuarteto Granados (David Mata, violín I; Marc Oliu, violín II; Andoni Mercero, viola; y Aldo Mata, violonchelo)

Joseph Haydn (1732-1809)
Cuarteto nº 31 H. III, 37 Op. 33, 1 en Si menor

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)
Cuarteto K.421 (417b) en Re menor, Op. X, 2

  1. Cuarteto Granados

    David Mata
    Nace en 1969 en Madrid, donde inicia sus estudios con Francisco Martín. Posteriormente estudia con el profesor Frischenschlanger en la Hochschulle de Viena becado por el Ministerio de Cultura, y con José Luis García Asensio en Londres, becado por Juventudes Musicales. En 1985 ingresa en la JONDE y asiste a los cursos de verano del College Summer Conservatory of Colorado (EE.UU., 1991, 1992, 1993). En 1993 colabora como profesor asistente en el Courtenay Youth Music Center, British Columbia (Canadá) y obtiene el primer premio por unanimidad en el Concurso de Música de Cámara de Juventudes Musicales como miembro del dúo La Folía que forma con el violonchelista Aldo Mata. Ha estudiado también en la Escuela Superior de Música Reina Sofía con José Luis García Asensio, becado por la Fundación Isaac Albéniz. Ha actuado en la Casa de Cantabria de Madrid y en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en los conciertos organizados por Radio Clásica de RNE. En la actualidad es miembro de la Orquesta Sinfónica de RTVE.
    Marc Oliu
    Nace en 1977 en Girona. Estudia con Gonçal Comellas en el C.S.M. del Liceo, y desde 1998, becado primero por el Ministerio de Cultura y después por la Generalitat de Catalunya, en la Hochschule für Musik "Hanns Eisler" de Berlín, con Ulf Wallin; hizo un postgrado de música de cámara en la Hochschule für Musik de Detmold con Ulrike Mathé y el Auryn Quartett.  Ha recibido consejos tanto de violín como de música de cámara de N.Kneser, E.Schönweiss, Mi-Kyung Lee, G.Nikolitch, E.Kufferath y el Cuarteto Alban Berg entre otros.  Ha sido concertino de la Joven Orquesta Nacional de España, y miembro de la European Union Youth Orchestra.  Ha colaborado periódicamente con la Deutsches Symphonie-Orchester Berlín, desde 2002 con la Orquesta de Cadaqués  y  desde 2003 con la Camerata de la Mancha. Fue primer violín del Cuarteto Arché en 2002. Obtuvo un Accéssit en el concurso "El Primer Palau" del Palau de la Música Catalana (2001). D esde diciembre 2005 es profesor de violín del Conservatorio Superior de Música de Salamanca. Andoni Mercero
    Nace en 1974 en San Sebastián, en cuyo Conservatorio se forma, continúa en la Escuela Superior de Música Reina Sofía de Madrid con Zakhar Bron y en la Universidad de Toronto con David Zafer. En 1997 estudia viola en Berlín con Carol Rodland y, finalmente, en Amsterdam, violín barroco con Lucy van Dael y viola con Jürgen Kussmaul. Ha participado en cursos con Y. Menuhin, R. Schmitt, V. Hagen, K. Kashkashian, W. Levin, R. Gwilt, E. Gatti o J. Ogg. Ha obtenido el Premio Nacional Pablo Sarasate (1994), el Concurso Nacional de violín Isidro Gyenes (1995), el Concurso de violín Ciudad de Soria (1995) y el Concurso Internacional Julio Cardona en Portugal (1997 y 1998). Fue violinista del Trío Alzugaray, viola fundador del Cuarteto Casals y miembro de Barcelona 216, Proyecto Gerhard y ensemble TAIMA de Granada. Ha sido viola solista en las orquestas Sinfónica Giuseppe Verdi en Milán, RTVE, Euskadi, Barcelona y Ciudad de Granada. Ha actuado como solista con la Camerata Strumentale di Prato y la Orquesta de Cámara de Mantua. Ha sido profesor del Curso de verano de Lucena y de la JONDE. Actualmente es profesor de cuarteto de cuerda en Musikene.
    Aldo Mata
    Nace en Madrid en 1973, estudia con María de Macedo y con Elías Arizcuren; de 1991 a 1994 estudia en la Escuela Reina Sofía con Iván Monighetti; hace Master Classes con Rostropovich, Gutmann, Helmerson, Claret, Greenhouse, J. L. García, Isserlis, etc. En los Estados Unidos obtiene en 1996 el Master "cum laude" del Chicago Musical College con Kim Scholes. De 1996 al 2000 cursó el título de Doctor en Música de la Universidad de Indiana (Bloomington) con Janos Starker, Tsuyoshi Tsutsumi y Leonard Hokanson, doctorándose con una tesis dedicada a los Cuartetos Prusianos de Mozart. Ha sido premiado en el concurso nacional de Juventudes Musicales, Concerto Competition del Chicago Musical College, finalista del Searle Competition, Popper Competition, etc. En 2001 es violonchelo coprincipal de la Orquesta de Castilla y León y en 2002 es catedrático de violonchelo del Conservatorio Superior de Salamanca. Toca un violonchelo construido por Gand&Bernardel en París en 1889.