(I) Ciclos de Miércoles MÚSICA NÓRDICA
En el centenario de Edvard Grieg

(I)

  1. Este acto tuvo lugar el
Gudrun Ólafsdóttir, mezzosoprano. Juan Antonio Álvarez Parejo, piano

___________________________________________________________________________

NOTAS AL PROGRAMA
PRIMER CONCIERTO
____________________________________________________________________________

   En la estela posromántica, este primer concierto nos ofrece la posibilidad de un acercamiento a todos y cada uno de los países del norte de Europa con un denominador común: la canción con piano como quintaesencia de un espíritu popular inherente al siempre peculiar nacionalismo musical nórdico.

    A diferencia de los que ocurre con Grieg, en el caso de Nielsen, volcado a una producción básicamente orquestal con un peso determinante de la forma sinfónica, la canción ocupa un lugar de importancia secundaria. No parece la pequeña forma la más adecuada en su caso para el desarrollo de su sentido del conflicto tonal, de esa tensión entre modalidad y cromatismo presente en sus sinfonías de madurez, pero no es menos cierto que las canciones de Nielsen, compuestas alrededor de 1900, continúan en la mejor tradición del "lied" romántico danés de Heise y Lange-Müller. Es el caso de su opus 10 escrito en 1894 sobre textos de Ludwig Holstein, de la que escuchamos "Flor de manzana" y "Canción del Verano", y de la posterior op. 21. escrita entre 1902 y 1907 sobre poemas de Johannes Jorgensen, de la que escucharemos "Flor, inclina tu cabeza".

    En Sibelius, sin embargo, la forma de canción con piano no ocupa una posición marginal. Más de cien canciones llegaría a componer Sibelius a lo largo de toda su vida creativa, en las que pretendió evocar distintas atmósferas con medios simples que abarcan desde la pequeña miniatura de carácter estrófico y diatónico, a ciclos a mayor escala como es el caso de "Tarde de Otoño". Al primer grupo pertenecen las dos canciones que de Sibelius hoy podrán escucharse. La primera: "La joven regresa de ver a su amante", es de 1901, está muy relacionada con el gusto del "lied" de salón decimonónico, y muestra la predilección de Sibelius por los poetas suecos, en este caso por Runeberg. La segunda: ¿Era un sueño?, de 1902, está compuesta sobre un texto de Wecksell.

    Si existe una figura respetada, e incluso venerada en la música sueca en el tránsito del siglo XIX al XX es la de Olor Wilhelm Peterson-Berger. Formado en el Conservatorio de Estocolmo, pero también en Dresde donde estudió con Kretzscham, Peterson-Berger fue además el crítico más influyente en la vida musical sueca y Directo de la Ópera de Estocolmo. Muy influenciado por Wagner (de quien tradujo al sueco "Tristán e Isolda") en su propia obra escénica, y por Grieg en su música de cámara y canciones, será en esta doble vertiente donde Peterson-Berger desarrolle la particular vena lírica que le llevó a ser considerado como el más popular compositor sueco de música culta de todos los tiempos. Las dos canciones que de Peterson-Berger podremos escuchar, con textos de Wendela Hebe (la que puede considerarse como primera mujer periodista de Suecia) y que Peterson-Berger encontró publicados en un diario, pertenecen a su periodo de juventud, y en ellas el peso de lo popular y la frescura de sus armonías y ritmos justifican el lugar de preferencia de estas pequeñas piezas en la tradición musical sueca.

    El islandés Sigvaldi Kandalóns (1881-1946) es en nuestras latitudes un perfecto desconocido, pero al igual que en el caso de Peterson-Berger en Suecia, Kaldalóns es, en su Islandia natal el compositor más querido y popular. Doctor en medicina, labor que desarrolló en el noroeste de su país, residió en una granja llamada Armuli, cerca del fiordo de Kandalóns, de donde tomó su nombre artístico, entre 1910 y 1921, y allí compuso sus mejores canciones en las que el peculiar paisaje islandés tiene una enorme importancia. Canciones que, en ocasiones, pasan por ser populares, cuando están realmente compuestas por el propio Kandalóns, lo que da idea de su grado de impregnación en la cultura popular islandesa. Este es el caso de la primera que hoy escucharemos: "En las arenas", sobre un texto de Grimar Thomsen, que nos habla de un hombre que atraviesa a caballo el desierto del centro de Islandia aterrorizado por la posibilidad de encontrarse con una partida de forajidos. La segunda canción es una nana, y la tercera un "Ave María" con un cierto regusto italianizante, que Kaldalóns escribió para una obra teatral, pero que el transcurso del tiempo ha convertido en una música tan popular en Islandia que hoy en día es casi imposible no escucharla en cualquier ocasión o acto social o familiar de este país.

    La segunda parte del presente concierto nos conduce tanto a la figura capital en la música nórdica de Edgard Grieg, como a una de sus obras maestras en el terreno de la canción cual es el caso del ciclo "Haugtussa" op. 67 ("La doncella de la montaña"), sobre textos de Arne Garborg.
    Ya nos hemos referido en la introducción al peso de la formación alemana, y concretamente del Conservatorio de Leipzig, en casi todos los compositores nórdicos nacidos en el siglo XIX. Este fue también el caso de Grieg, pero bien puede afirmarse que este hecho, en su caso, no dejó de ser un elemento circunstancial o de importancia secundaria en el desarrollo de su futura personalidad como compositor. Grieg encontró en la formación germana una fuente importante en lo que se refiere a la preparación y puesta a punto de una técnica musical indispensable, pero es evidente que lo mejor de su sensibilidad musical no discurre por el cauce de la gran forma o de la compleja técnica de construcción del universo sinfónico germano, sino en el ámbito de las formas pequeñas llenas de inspiración y encanto que ni precisan, ni son susceptibles, de grandes desarrollos o complejas estructuras sintácticas. El propio Grieg dejó claro este sentir cuando se expresó en términos tan sencillos y clarificadores como estos:
   "Bach y Beethoven han edificado en el cielo gigantescos templos y bellísimas catedrales. Yo he querido, sin embargo, construir viviendas para los hombres,  simples viviendas en las cuales se sintiesen a gusto y felices".
    En este aspecto, pocos recintos de habitabilidad más confortables y sugestivos podemos encontrar en Grieg que los constituidos por sus pequeñas obras para piano y por sus ciclos de canciones; ciclos en los que no se pretende otra cosa que la transmutación de la canción popular en un arte musical de inspiración elevada.
    De entre los distintos ciclos de canciones compuestos por Grieg, "Haugtussa", redactado entre 1895 y 1898, ocupa un lugar determinante. Se trata de ocho canciones: "Canta", "La Muchacha", "Colina de arándanos", "Encuentro", "Amor", "Baile de las cabritas", "Un mal día" y "Junto al arroyo", escritas en noruego arcaico y publicadas ese mismo año 1.895, en las que se manifiesta con claridad la habilidad de Grieg a la hora de reinterpretar una inspiración lírica para crear o reflejar una determinada atmósfera por medios armónicos y melódicos; una melodía sencilla que en lo armónico, sin embargo, muestran una escritura compleja, con rasgos claramente impresionistas presentes en una débil relación tonal entre los distintos acordes, un uso libre de la disonancia y una interesante exploración de la sonoridad del piano.
    Al igual que ocurre en el resto de sus canciones, el motor y destinatario de este ciclo fue la cantante, esposa y prima de Grieg, Nina Hagerup, a quién el compositor consideró siempre su fuente directa de inspiración y la mejor intérprete de sus piezas vocales.

Gudrún Ólafsdóttir (mezzosoprano) y Juan Antonio Álvarez Parejo (piano)

Carl Nielsen (1865-1931)
Æbleblomst (Flor del manzano)
Sænk kun dit hoved du blomst (Baja sólo tu cabeza, tú flor)
Sommersang (Canción de verano)
Sænk kun dit hoved du blomst (Baja sólo tu cabeza, tú flor)
Sommersang (Canción de verano)

Jean Sibelius (1865-1957)
Flickan kom ifrån sin älsklings möte (La moza regresó del encuentro con su amado)
Var det en dröm? (¿Fue un sueño?)

Wilhelm Peterson-Berger (1867-1942)
När jag för mig själv (Cuando sola voy)
Som stjärnorna på himmelen (Como las estrellas en el cielo)

Sigvaldi Kaldalóns (1881-1946)
Á Sprengisandi (En las arenas)
Sofðu, sofðu góði (Duérmete mi niño bueno)
Ave María

Edvard Grieg (1843-1907)
Haugtussa (La doncella de la montaña), Op. 67

  1. Gudrun ÓlafsdóttirGudrun Ólafsdóttir

    Estudió canto en el Conservatorio de Musica de Reykjavík, en la Guildhall School of Music and Drama de Londres y amplió sus estudios con Alicia Nafé, Teresa Berganza y Raina Kabaivanska en Madrid. Ha recibido el premio a la mejor intérprete de Lied en el Concurso Kathleen Ferrier en el Wigmore Hall y el segundo premio de canto “Joaquín Rodrigo” en su tercera edición. Entre sus roles operísticos destacan Dorabella en Così fan tutte y Rosina en Il Barbiere di Siviglia en Irlanda y Londres, Príncipe Orlowsky en Die Fledermaus de Strauss en Islandia y suplente del Gato en El Gato con Botas en el Teatro Real de Madrid. Implicada en la música contemporánea, ha estrenado numerosas obras y entre sus grabaciones se incluyen el oratorio A Child is Born de John Speight con la Orquesta Sinfónica de Islandia, Vocalise de Hjálmar H. Ragnarsson, Frauenliebe und Leben de Schumann y Haugtussa de Grieg además de grabaciones para la Radio Nacional de Islandia y BBC Radio 3. Próximamente cantará Der Komponist de Ariadne auf Naxos en la Ópera de Islandia y el Stabat Mater de Haydn en Albacete.

  2. Juan Antonio Álvarez Parejo

    Nace en Madrid, ciudad donde realiza sus estudios musicales obteniendo las máximas calificaciones, y se especializa en el acompañamiento de cantantes y en música de cámara. En marzo de 1980 debuta con Teresa Berganza en el "Palau de la Música" de Valencia, y desde ese momento se convierte en su pianista habitual, acompañándola en los Teatros y Auditorios más importantes del mundo: Carnegie Hall, Covent Garden, Scala de Milán, Musikverein de Viena, Concertgebouw de Amsterdam, La Fenice de Venecia, Champs Elysées, Pleyel, Ópera de París, Ópera de Munich, Teatro Real de Madrid, y Liceo de Barcelona, entre otros.

    Ha grabado tres discos con Teresa Berganza y otro con María Bayo para la casa Clave's. Colabora asiduamente con jóvenes valores de la lírica española. Es profesor del Real Conservatorio de Música de Madrid.