(II) Ciclos de Miércoles MÚSICA NÓRDICA
En el centenario de Edvard Grieg

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Luis Aguirre, dirección
Sonor Ensemble

___________________________________________________________________________

SEGUNDO CONCIERTO
___________________________________________________________________________
  Eric Bergman: Hommage à Paul Sacher, Op. 133

   Nacido en 1911 y fallecido recientemente en 2006, Bergman fue un pionero en la música finlandesa que, partiendo del mundo posromántico, evolucionó en los años 50 por los senderos de la vanguardia y los procedimientos seriales, para desenvolverse posteriormente en un estilo más libre que incluía los procedimientos de improvisación y escritura aleatoria en una línea próxima a lo que, por las mismas fechas, realizaría Lutoslawski en Polonia. Fascinado siempre por la voz humana, Bergman es conocido fundamentalmente por su música vocal y presenta una producción bastante extensa en este campo.
    Entre su obra camerística reciente destaca la obra que de Bergman hoy podrá escucharse: el "Homenaje" dedicado al director y mecenas suizo Paul Sacher que tanto hizo por la música del siglo XX y que Bergman compuso en 1995 originalmente para cuarteto de cuerda, percusión (vibráfono y xilorimba) y piano. Encargo de la sección suiza en Basilea de la S.I.M.C. como homenaje de diversos compositores a Paul Sacher, y cuya duración no debía exceder los cinco minutos, Bergman utiliza en su obra como material temático las letras en su conversión a notas musicales del apellido de Sacher, para crear un pequeño universo de tensiones interválicas de gran concentración, que otorgan a la pieza su total fisonomía en un permanente juego de contrastes; algo patente en la adaptación que hoy podrá escucharse de ese homenaje, con clarinete en sustitución de la percusión original, junto a los citados piano y sección de cuerda.

Flemming Weis: Sonata para clarinete y piano

   El danés de Copenhague Flemming Weis nació en 1898 falleciendo en 1981. Conocido como organista además de cómo compositor y perteneciente a una familia de gran tradición musical, Weis empezó a componer de niño y se formó en el conservatorio de su ciudad natal y asimismo en Leipzig, algo que marcó en gran medida su estética, determinada de por sí por un cierto escolasticismo del que fue liberándose paulatinamente para discurrir, dentro del periodo de entreguerras, por la senda de un neoclasicismo que está presente en la sonata para clarinete y piano que hoy podremos escuchar. Compuesta en 1.935, presenta los tres movimientos contrastantes tradicionales: "Allegro Agitato", "Molto Adagio" y "Allegretto scherzando".

Sibelius: Romanza para cuerdas en Do mayor, Op. 42
Suite para violín y cuerdas
   
Las dos obras de Sibelius con las que finaliza la primera parte del concierto, representan otras tantas formas de composición destinadas a la formación de cuerdas que se sitúan, la primera de ellas, intercalada dentro del gran corpus sinfónico del compositor finlandés, y la segunda al final de su vida creativa.
    De esta forma, tras el controvertido estreno del Concierto para violín, y después de componer la Segunda Sinfonía, entre los años 1903 y 1904, redactará Sibelius la "Romanza para cuerdas en do Mayor op. 42", una obra breve, de unos cinco minutos de duración, que no obstante presenta, de una forma miniaturizada, las características esenciales de la música de Sibelius: un fuerte carácter romántico que se combina con ese carácter "sombrío, yermo y elemental" que es "marca de la casa" del compositor finlandés y que, en tantas ocasiones provocó, tanto el entusiasmo más ferviente (caso de Inglaterra) como las críticas más feroces. No hay más que recordar las "lindezas" dedicadas a Sibelius por Adorno o el famoso aserto de René Leibowitz encabezando su célebre ensayo: "Sibelius, el peor compositor del mundo".

    La Suite para violín y orquesta de cuerdas, catalogada como op. 117, pertenece a lo que se han venido denominando "años de silencio" de Sibelius, desde que en 1925 finaliza el poema sinfónico "Tapiola", hasta su muerte en 1957. En todos estos años no existe ninguna composición terminada de Sibelius que tenga la talla y la ambición de las anteriores a "Tapiola", aunque eso no quiere decir que el compositor permaneciera del todo inactivo. De hecho, durante los años treinta, Sibelius trabajó en una nonata Octava sinfonía, y en 1929 compondría esta Suite para violín y orquesta de cuerdas que el compositor finlandés envió al editor Carl Fischer de Nueva Cork quién, por cierto, rechazó publicarla aludiendo al hecho de que se trataba de una obra de nivel muy superior al "standard" de calidad que el mercado norteamericano estaba en situación de asimilar. Se trata de una composición que supone la culminación de una serie de piezas para violín y orquesta en el catálogo de Sibelius que, al margen del Concierto para violín, había comenzado con las Serenatas de la op. 69 o las "Humorescas" op. 87 y 89, y en las que desarrolla la escritura virtuosística del violín a solo con toda la experiencia de madurez del compositor sinfónico. Con un carácter entre la evocación y la descripción, se trata de un tríptico en el que se desarrollan tres episodios: "Escena campestre" (Allegretto), "Tarde de primavera" (Andantino) y "En Verano (Vivace).

Niels W. Gade: Scherzo en Do sostenido menor

   Ya se ha hablado en las notas introductorias de la figura del danés Niels Gade como uno de los fundadores de la tradición sinfónica escandinava; una tradición pasada, eso sí, por el tamiz de una formación e impregnación casi absoluta en el terreno del romanticismo musical germano, del que Gade fue auténtico adalid en lo estético y también en lo personal a través de su estrecha relación con Mendelssohnn, quien produjo su Primera Sinfonía en 1843 además de encargarle la dirección de los conciertos de la "Gewandhaus" en su ausencia.
    El "Scherzo" en do sostenido menor para cuarteto de piano, violín, viola y violoncello, data de 1836, es decir, se trata de una obra de juventud anterior al reconocimiento público de Gade como compositor, que no tendría lugar hasta 1840 al obtener el Premio de la Sociedad Musical de Copenhague con la obertura "Ecos de Ossian". Se trata de una obra en un único movimiento y de estructura clásica dividida en varias secciones y una reexposición, en la que el piano asume un papel protagonista en el desarrollo temático mientras los instrumentos de cuerda realizan una función básicamente de soporte armónico.

Einojuhani Rautavaara: Pelimannit

    Nacido en 1928, Rautavaara ocupa un lugar importante en la nueva música finlandesa anterior a la eclosión de las últimas y exitosas generaciones de compositores nacidos en los años cincuenta y sesenta a las que ya nos hemos referido. Formado en la Academia Sibelius con Merikanto y después en la Julliard School of Music con Roger Sessions y con Aaron Copland en Tanglewood, Rautavaara es uno de los pocos compositores nórdicos de su generación que no realizaría estudios en Alemania, si bien son evidentes en sus inicios las influencias del neoclasicismo de Hindemith y Stravinsky. Practicante de un cierto eclecticismo que no excluye importantes rasgos de originalidad, Rautavaara se ha interesado también por el serialismo y el jazz, fusionando todo ello en un estilo propio que ha desarrollado en un importante catálogo en el que destacan varias óperas, entre ellas la televisiva "La Mina", de 1963, un importante corpus sinfónico y diversos conciertos para violín, violoncello y piano.
   "Pelimannit", "Los violinistas", data del año 1952, y puede considerarse la primera obra catalogada de Rautavaara. En ella, las referencias populares y folklóricas son notorias a la hora de glosar, ya desde el título, la imagen de los violinistas ambulantes por las aldeas finlandesas, maravillando a las gentes sencillas con sus habilidades musicales. Se trata de cinco piezas que son, en realidad, fantasías libres basadas en danzas escritas por el violinista popular finlandés del siglo XVIII Samuel Rinda-Nickola. La primera pieza: "Pomposo e rústico", evoca la llegada de los famosos músicos de Närbö en una procesión llena de color y pompa rústica. La segunda: "Con malinconia", describe la tonada del violinista solitario en la extraña luz del solsticio de verano nórdico. La tercera, "Con bravura", tiene un carácter improvisatorio y en ella Samuel, el organista del pueblo, maravilla a la feligresía de la pequeña iglesia del lugar con sus "reminiscencias" cotidianas de Bach entreveradas con canciones de boda. La Cuarta, de nuevo "Con malinconia", retorna a lo meditativo a través de la figura de un diablo melancólico sentado en una roca, mientras escucha los ecos del oscuro y misterioso bosque finlandés, para finalizar con la Quinta, "Burlesco", que tiene un carácter de danza popular plagada de saltos y piruetas que hacen las delicias de la concurrencia.

Edvard Grieg: Peer Gynt (Suite nº 1), Op. 46

    Por cronología y encaje cultural no cabe duda de que la aspiración más elevada de Grieg habría sido crear una ópera nacional noruega; un proyecto que, en lo que podía haber sido una partitura inicial: "Olav Trygrasom", sobre texto de Björson, quedó truncado por la invitación de Ibsen  a Grieg para componer la música incidental de su "Peer Gynt". En efecto, distintas dilaciones, retrasos y malentendidos entre Grieg y Björnson dieron al traste con el inicial proyecto operístico, que nunca llegaría a realizarse, y por esta razón el compositor asumió con entusiasmo el encargo de Ibsen. Un trabajo que, en contra de la idea inicial del compositor, fue enormemente laborioso y en el que Grieg trabajó más lentamente que en ninguna de sus obras anteriores hasta acabar la partitura en Septiembre de 1.875 tras casi dos años de trabajo. Estrenada teatralmente el 24 de febrero de 1876, la música de "Peer-Gynt", popularizada en dos suites realizadas por Grieg como op. 46 y op. 55, recogen una serie de números, los más populares y también más conseguidos, de los veintitrés de que consta la obra escénica; números que, por otra parte, se interpretan independientemente del orden secuencial en que la obra está dramáticamente dividida.
    Música pues directa, de indudable encanto y frescura, que encuentra su encaje perfecto en lo formal en esta serie de estampas sonoras en las que lo lírico y evanescente se muestra con un sentimiento intenso y un enorme poder de evocación, que han situado esta obra como una de las más apreciadas por todos los públicos.

Sonor Ensemble
Kremena Gantcheva (violín solista y concertino); Georgy Vasilenko y Laura Calderón (violines); Virginia Aparicio (viola); José María Mañero (violonchelo); Miguel Ángel González (contrabajo); Eduardo Raimundo (clarinete); Isabel Puente (piano) y Luis Aguirre (director).

Eric Bergman (1911-2006)
Hommage à Paul Sacher, Op. 133

F. Weis (1898-1981)
Sonata para clarinete y piano
Clarinete: Eduardo Raimundo
Piano: Isabel Puente

Jean Sibelius (1865-1957)
Romanza para cuerdas en Do mayor, Op. 42
Suite para violín y cuerdas
Violín: Kremena Gantcheva

Niels W. Gade (1817-1890)
Scherzo en Do sostenido menor

Einojuhani Rautavaara (1928)
Pelimannit

Edvard Grieg (1843-1907)
Peer Gynt, Suite nº 1, Op. 46 (arr. de Federico Jusid para cuerdas, clarinete y piano)

  1. Luis AguirreLuis AguirreNacido en Madrid, se formó en piano, composición y dirección de orquesta en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid y amplió sus estudios en la Guildhall School of Music and Drama de Londres, en el Mozarteum de Salzburgo y en la Universidad de Indiana en Estados Unidos. Entre 1986 y 1987 fue director asistente de la ONE y en las temporadas 1995-96 y 1996-97 asumió la dirección titular y artística de la Orquesta Pablo Sarasate de Pamplona. Desde su creación en 2004, es director musical y artístico del Sonor Ensemble, con el que ha realizado más de doscientos conciertos hasta la fecha. Ha realizado grabaciones para RNE, TV5, RTVE, Radio Nacional de Islandia, Polskie Radio y los sellos Fundación Autor y Orpheus. Estrenó en España los Conciertos nº 3 y nº 4 para violín de Alfred Schnittke con la Orquesta Sinfónica Portuguesa y la Orquesta Sinfónica RTVE respectivamente y entre las orquestas que ha dirigido destacan la New Orchestra de Boston, Sinfónica de Bournemouth, Solistas del Metropolitan de Nueva York, Filarmónica de Jalisco y la Orquesta de Nairobi en Kenia.
  2. Sonor Ensemble

    Kremena Gantcheva
    Nacida en Sofia (Bulgaria) se gradúa en 1991 con matrícula de honor en la Academia Nacional de Música de Bulgaria. Ha sido becada excepcionalmente durante tres años consecutivos por la Fundación Albéniz para ampliar sus estudios en la Escuela Superior Reina Sofía con el maestro Zakhar Bron. En 1990 debuta como concertino interpretando la VI Sinfonía de G. Mahler (Trento, Italia) bajo la batuta de Danielle Gatti. Ha sido concertino de la Orquesta de Cámara de la E.S.M.R.S. y posteriormente de la Orquesta Sinfónica de Chamartín.desarrollando durante años una amplia actividad camerística y concertística. En 1996 entra a formar parte de la Orquesta Nacional de España y en 2002 gana la plaza de violín solista. Pertenece al Sonor Ensemble desde su fundación.

    Georgy Vasilenko
    Nace en Novosibirsk (Rusia) donde comienza sus estudios musicales. A los 7 años ingresa en la Escuela Especial para Jóvenes Talentos y concluye sus estudios superiores en el Conservatorio Superior de SanEn 1995 ingresa por oposición en la Orquesta Filarmónica de Novosibirsk y poco después en la prestigiosa Orquesta Filarmónica de San Petersburgo, donde obtiene en 1997 y también por oposición la plaza de concertino.el año 2000 se traslada a España y es contratado por la Orquesta Sinfónica de Madrid, Teatro Real. Actualmente forma parte de la Orquesta Nacional de España. Su repertorio como solista incluye los conciertos para violín de Brahms, Sibelius, Khachaturian, 1º de Simanovsky y 2º de Shostakovich. Ha trabajado entre muchos otros, con directores del prestigio de Temirkanov, Gergiev,y Rostropovich.

    Laura Calderón
    Nacida en Madrid en 1976 realiza sus estudios musicales en esta ciudad con los maestros Sonia y Hermes Kriales, así como con Víctor Martín. Finaliza los mismos con Mención Honorífica y se traslada a Alemania para perfeccionar su técnica con Susanne Stoodt en la Hochschule für Musik und Darstellende Kunst de Frankfurt. Allí permanecerá hasta 2005. Ha colaborado con las Orquestas Sinfónicas de la Comunidad de Madrid, RTVE, Orquesta de Cámara Andrés Segovia, etc. En Alemania fue miembro durante seis años de la Orquesta Filarmónica del Teatro Estatal de Mainz. En la actualidad forma parte de la Orquesta Nacional de España, plaza que ganó por oposición en 2005.

    Virginia Aparicio
    Nace en Madrid en el seno de una familia de destacados músicos y se licencia en el Real Conservatorio Superior de Música en las disciplinas de Piano, Violín y Viola, obteniendo premios Fin de Carrera. Posteriormente perfecciona sus estudios en diferentes cursos internacionales y en la Academia Chigiana de Siena (Italia). Durante años desarrolla una intensa actividad camerística tanto en su faceta de pianista como en la de solista de viola. Actualmente es Profesora de Viola en la Orquesta Nacional de España y solista de la O. S. la Mancha. Desde febrero de 2007 colabora además con el Sonor Ensemble.

    José María Mañero
    Nacido en Santa Cruz de Tenerife, realiza los estudios de violoncello bajo la supervisión de su padre, obteniendo elFin de Carrera tanto en esa especialidadtambién en Música de Cámara. Ha sido solista durante quince años de la Orquesta de Cámara Villa de Madriddurante diecisiete años, violonchelo principal de la Orquesta Nacional de España. Posee la Medalla de Oro de Bellas Artes y la Cruz al Mérito Civil. En su haber figuran una quincena de grabaciones discográficas. Actualmente es profesor de la Orquesta Nacional de España, del Sonor Ensemble y desarrolla una intensa actividad de difusión de la música española tanto en su faceta de solista, como dirigiendo su propia orquesta (Schola Camerata).

    Miguel Ángel González
    Natural de Madrid, cursó sus estudios de contrabajo en el Real Conservatorio Superior de Música con Mención de Honor Fin de Carrera. Ha realizado cursos de perfeccionamiento con Ludwig Streicher y Klaus Stoll. En 1981 ingresó como contrabajista del la Orquesta Sinfónica de Madrid "Orquesta Arbós", de la que fue "primer contrabajo". En 1984 gana por oposición la plaza de Ayuda de Solista de la Orquesta Nacional de España y es desde su fundación contrabajista del Sonor Ensemble". Colabora como solista con diversos grupos de cámara, destacando sus grabaciones discográficas de música contemporánea. Toca con un contrabajo Altimira de 1845.

    Eduardo Raimundo
    Procedente de la inagotable cantera valenciana, el joven clarinetista Eduardo Raimundo realizó brillantemente sus estudios musicales que posteriormente perfeccionó en diferentes cursos con los más destacados profesores de la especialidad. Ha formado partediferentes orquestas sinfónicas hasta que en el pasado 2006 ganó plaza de clarinete bajo solista en la Orquesta Nacional de España. Compagina su labor en la ONE con una destacada labor camerística. Forma parte del Sonor Ensemble desde diciembre de 2006.

    Isabel Puente
    Nacida en Madrid. Realizó sus estudios musicales en esta ciudad, donde obtiene los títulos superiores de Piano (con Julián López Gimeno) y Música de Cámara. Se trasladó después a Nueva York donde continúo sus estudios en la Mahattan School of Music con Solomon Mikowsky y posteriormente en Bruselas, Es Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Es fundadora y miembro del Grupo Dhamar y del Dúo de Pianos Puente-Narejos, ambos dedicados especial-mente a la interpretación de la música del siglo XX y más actual. Ha realizado grabaciones para Radio Nacional, Deutschland-Radio, Via Digital etc. además de participar en CDs publicados por los sellos Columna Música y Several Records. Compagina su actividad concertística con la docencia en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.

    Luis Aguirre
    Nace en Madrid. Estudia Economía en la Universidad Autónoma y Piano, Composición y Dirección de Orquesta en el Real Conservatorio Superior de Música. Amplía estudios en el Guildhall Scholl of Music and Drama de Londres, Hochshule für Musik und Darstellende Kunst "Mozarteum" de Salzburgo y en la Universidad de Indiana. En España, trabaja con orquestas de jóvenes, como JJMM y "Gaudeamus". En 1985 accede a la plaza de Director Asistente de la Orquesta Nacional de España, colaborando con el entonces director titular Jesús López Cobos. También ha dirigido la Orquesta Sinfónica de RTVE, Sinfónica de Madrid, entre otras mucgas, además de diversas formaciones de cámara. En 1995 asumió la dirección artística de la Orquesta Pablo Sarasate de Pamplona. Ha formado parte del Comité de Expertos de la Comisión Europea de Cultura y colabora con el Ministerio de Cultura en la selección de músicos para la Joven Orquesta de la Unión Europea y Gustav Mahler Jugend Orchester.