(II) Conciertos del Sábado LA GUITARRA ESPAÑOLA

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Alfred Fernández, guitarra barroca

Algunos vihuelistas habían introducido en sus libros algunas piezas para guitarra de cuatro órdenes, pero fue en 1596 cuando apareció publicado en Barcelona el primer libro exclusivamente para de guitarra, el del médico catalán Joan Carles Amat (ca. 1572-1642). En la edición de 1627 Amat incluye en su método una tabla para facilitar la manera de cifrar cualquier tono o composición, procedimiento que obtiene su máxima perfección en la Instrucción de Música sobre la guitarra española (Zaragoza, 1674) de Gaspar Sanz.
Nacido en la villa de Calanda, Sanz realizó estudios de filosofía y teología en la Universidad de Salamanca. Posteriormente se trasladó a Italia donde estudió órgano y guitarra con Cristóbal Carisani. En Roma se perfeccionó con el prestigioso guitarrista y compositor Lelio Colista. Fueron tan notables sus progresos que al regresar a España se requirieron sus servicios como maestro de don Juan de Austria al que le dedicó su obra de 1674. En su libro se hallan obras de diversos estilos como el español, el italiano o el francés.

En 1694 se publicó en Madrid el libro Poema harmónico compuesto de varias cifras por el temple de la guitarra española. Su autor fue el mallorquín Francisco Guerau, sacerdote y músico de la Capilla Real y de Cámara en la corte de Carlos II. El estilo de Guerau manifiesta un profundo conocimiento de la polifonía vocal. Basándose en esquemas armónicos simples de danzas, como el Villano, los Marizápalos o las Marionas, Guerau "improvisa" un cierto número de variaciones haciendo un buen uso de los recursos propios de la guitarra: trinos, mordentes, ligados, etc.

Tanto la Xacona como el Pasacalles de la guiterra son obras del desconocido compositor Miguel Pérez, que se incluyen en el llamado Libro de Música del Marqués de Bellpuig (Manuscrito M 3658 de la Biblioteca de Catalunya). Ambas piezas son bellos ejemplos del desarrollo musical de la variación a partir de progresiones armónicas sencillas (ostinato).

El Manuscrito Arús contiene aires de danza, como el Grave muy despacio y Alegro Giga que acusan una fuerte influencia italiana del XVIII, ofreciendo interesantes pasajes musicales que destilan los nuevos aires galantes que marcaron el declive del barroco en pos del clasicismo.

Alfred Fernández, guitarra barroca
Gaspar Sanz (1640-1710)
Españoleta
Clarín
Torneo y Batalla
Gallarda
Lantururú

Francisco Guerau (1649-ca. 1717)
Marizápalos

Miguel Pérez (s. XVII)
Xacona
Pasacalles de la guiterra

Francisco Guerau (1649-ca. 1717)
Marionas

Anónimo (s. XVII)
Grave muy despacio y Alegro Giga (del Manuscrito Arús)

Francisco Guerau (1649-ca. 1717)
Pasacalles de 4º tono

Anónimo (s. XVII)
Preludio y Correnta Alegre (del Manuscrito Arús)

Gaspar Sanz (1640-1710)
Gallardas
Folías

Francisco Guerau
Villano

  1. Alfred Fernández

    Nace en 1970 en Barcelona y estudia la carrera de guitarra clásica con Jordi Codina, Fernando Rodríguez y Manuel González. Posteriormente se especializa en instrumentos antiguos de cuerda pulsada: vihuela, guitarra barroca, laúd, etc. De formación autodidacta, ha recibido consejos de prestigiosos maestros como William Waters, Rolf Lislevand, Paul O'Dette y John Griffiths. En la actualidad tiene editados tres CDs como solista, que han recibido excelentes críticas en revistas especializadas como Répertoire, Le Monde de la Musique, Gramophone, Goldberg, Scherzo, Ritmo, The Lute Society Magazine, etc. Su último CD como solista, titulado Nunca más verán mis ojos, ha sido premiado con el 10 R de Répertoire, aparte de obtener máximas calificaciones en diversas revistas. Ha actuado como solista en España, Francia, Alemania, Estados Unidos, Bélgica, Grecia, Marruecos, Brasil e Italia. Es director del grupo Silva de Sirenas.