(y IV) Ciclos de Miércoles BARTÓK, MÚSICA DE CÁMARA

(y IV)

  1. Este acto tuvo lugar el
Sebastián Mariné y Ana Guijarro, piano. Juanjo Guillem y Juanjo Rubio, percusión

El cuarto concierto, último del presente ciclo combina la más extraordinaria de las obras camerísticas de Bartók en las que se usa el piano, la genial Sonata para dos pianos y per, con otras obras pianísticas del autor que si, de maneestricta, no serían realmente música de cámara, ilustran muy bien el contexto en que la obra camerística se produce.

Las Danzas populares rumanas Sz. 56 figuran entre las obras más conocidas de Bartók pero no tanto en su versión original, que es la pianística, como en una gran variedad de transcripciones para diversos instrumentos y formaciones entre los que están la orquesta y la orquesta de cuerda. La obra la compuso Bartók en 1915 y no se está seguro de su fecha de estreno. Se trata de una suite de seis piezas que coplácidamente y va ganando a cada paso en complerítmica y dinámica de manera que se plantea como un crescendo continuo de metros y expresiones.

Cronológicamente, la Suite op. 14 de Bartók es la obra piaque sucede al Allegro bárbaro y precede en diez años la única e importante Sonata. Se trata, sin duda, de una de las obras más difundidas del autor y lo merece por la manera en que la perfección de la factura se alía con la delicadeza de una música siempre atractiva y de fácil llegada. En cierta manera, representa una búsqueda de equilibrio creativo por parte del mismo autor pues la obra se compone en 1916, jusen el momento en que está produciendo uno de sus trabamás desgarradores y experimentales, el ballet El príncipe de madera. Pero, pese a la normalidad de factura de la pieza, Bartók tardaría tres años en estrenarla y lo hizo en un recide piano propio celebrado en Budapest el 21 de Abril de 1919.

La obra se compone de cuatro piezas pero ello no autocomo han hecho algunos musicólogos, a hablar de una sonatina sino que participa de ese carácter formal menos traque es la suite y que, precisamente, es el título que Barquiere darle. El Allegretto inicial se ha solido poner como ejemplo de ese presunto "folklore imaginario" que acuñara Serge Moreux pero no se excluye hoy día que pueda tener fuentes más concretas. El Scherzo es una pieza viva y atracque esconde un verdadero experimento pues, antes de la creación del dodecafonismo, juega con todas las combinaposibles de una serie de diez notas. El Allegro molto que sigue ha sido en ocasiones llamado Toccata pero es más bien un movimiento perpetuo bastante ácido que enlaza con el cuarto, un Sostenuto o Finale en el que se ha querido ver toda la concentración expresiva de la pieza que en su breverealiza un trabajo formal admirable.

15 Cantos campesinos húngaros Sz.71, fue redactada por Bartók entre 1914 y 1918 como resultado de sus estudios de campo sobre el folklore húngaro. El material había sido recogido desde 1907 en diversos distritos campesinos de Hungría y Transilvania pero no son simples armonizaciones de cantos populares sino adaptaciones de ese material a un instrumento "sabio" como es el piano. De los quince motiusados, los cuatro primeros son viejas lamentaciones mientras el quinto es un scherzo y el seis una Balada que el autor indica "quasi tema con variazioni". Los números siete al quince son una serie de danzas rápidas que culminan en un aire procedente de la gaita centroeuropea. En 1933, Barorquestó nueve de estas piezas con el título de Canciones campesinas húngaras. La versión pianística fue estrenada en Budapest por el propio Bartók el 5 de Marzo de 1929.

El Allegro bárbaro Sz. 49 es sin duda una de las piezas más conocidas, características y exitosas del piano de Barpero ello no fue siempre así. La obra está escrita en 1911 pero no se estrenaría hasta diez años después cuando el propio autor la interpreta en Budapest el 27 de Febrero de 1911. El título orienta hacia la energía martilleante de la pieza y llegó a ser entendido como una provocación. Bartók usa el piano como un instrumento de percusión, algo muy nuevo en aquel entonces que Prokofiev haría poco después y Strawinsky llevaría a su paroxismo en Las Bodas. La obra tiene una clara estructura tripartita y una tonalidad básica clara en fa sostenido, sus novedades rítmicas y de sonoridad enérgica han sido asimiladas hace mucho tiempo y hoy día la obra aparece como un clásico de éxito asegurado.

La Sonata para dos pianos y percusión Sz. 110 es para muno sólo la culminación de la música de cámara de Barsino que, junto al Cuarteto nº 5 y la Música para cuerda, percusión y celesta representa la triada de obras maestras del autor. Obras sin duda cercanas en el tiempo y en el estilo y absolutamente geniales pero hoy el elenco de obras máxibartokianas habría que abrirlo bastante más. La obra se compuso en 1937 por encargo de la sección de Basilea de la Sociedad Internacional de Música Contemporánea (SIMC) que quería festejar su décimo aniversario y eligió para ello a Bartók tras la impresión que causó en esa ciudad la Música para cuerda, percusión y celesta que Paul Sacher le acababa de encargar y estrenar. Basilea fue así el lugar del estreno que se celebró el 16 de Enero de 1938 con el autor y Ditta Pasztory como pianista y los percusionistas Fritz Schliessser y Philip Rühlig. La obra era verdaderamente pionera pues si la percusión se ha convertido en el gran instrumento evodel siglo XX, en aquél entonces el proceso estaba en pleno desarrollo y sólo hacía ocho años que Edgard Varèse se había atrevido con Ionisation a crear una obra sólo para instrumentos de percusión. Bartók va a usar mucho los aspercusivos de los pianos y les añade timbales, bomcajas, platos suspendidos y chocados, tam-tam, triangulo y xilófono.

La idea de asociar los pianos a la percusión (que Strawinsky llevó a cabo en Las bodas junto al coro y las voces solistas) preocupaba a Bartók hacía tiempo y en el movilento de su Concierto para piano y orquesta nº 1, Sz. 83 de 1926 lo había realizado con brillantez. La nueva obra va a exponer muy claramente un sistema armónico ni tonal ni atonal que se basa en ejes pivotes muchas veces baen el tritono así como sus preocupaciones por la essimétrica y matemática que formalmente hace un uso continuo de la sección áurea.

El primer movimiento tiene una introducción Assai lento para desembocar en el Allegro molto que es una forma sonabasada en agrupaciones temáticas y con un desarrollo absolutamente personal que llevará al tema de la introducción antes de ampliar el primer tema. Bartók usa métricamente los llamados ritmos búlgaros (nueve corcheas subdivididas en tres partes desiguales). La recapitulación, con un seguntema en inversión, conduce a una coda en fugato antes de retomar el tema principal.

La percusión introduce el Lento ma non troppo que se relaciona con los movimientos lentos de los cuartetos cuarto y quinto. Las percusiones van estructurando los colores hasllegar a un climax tras el que los pianos recorren toda la extensión del teclado en glissandi. La forma es básicamente la de Lied. El final es un Allegro non troppo que combina sala forma sonata con el rondó. El tema se introduce usando el xilófono y, como en muchos finales de Bartók, el diatonismo va ganando terreno sobre el cromatismo, pero entre la exposición y la reexposición aún nos ofrecerá un nuevo grupo temático con imitaciones sobre el primer tema. Una coda en misterioso pianísimo dará fin a una obra siny maestra. La obra fue transcrita por Bartók en 1940 como Concierto para dos pianos y orquesta pero el verdadero brillo de la obra está en su genial versión original.

Ana Guijarro
y Sebastián Mariné,  piano
Juanjo Guillem
y Juanjo Rubio, percusión

Seis Danzas populares rumanas, Sz. 56
Suite, Op. 14, Sz.62
Piano: Ana Guijarro

15 Cantos campesinos húngaros, Sz. 71
Allegro bárbaro, Sz. 49
Piano: Sebastián Mariné

Sonata para 2 pianos y percusión, Sz. 110

  1. Sebastián MarinéSebastián Mariné

    Estudió piano, composición y dirección de orquesta en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Desde 2008 preside la Asociación Madrileña de Compositores, que organiza el Festival Internacional de Música Contemporánea de Madrid. Ha recibido el Premio Claudio Prieto en los Premios Nacionales Cultura Viva y también la Medalla de Honor de la Escuela Reina Sofía. Ha ofrecido recitales por Europa, América y Asia, y ha actuado con importantes orquestas sinfónicas. Ha estrenado conciertos para piano y orquesta escritos para él, y actualmente es miembro del Sonor Ensemble que dirige Luis Aguirre. Además de LUX (que recoge su propia obra para piano), ha grabado numerosos discos con música de Ronald Stevenson, Rafael Rodríguez Albert, Pedro Iturralde, Tomás Marco, Antón García Abril y José María Benavente, entre otros. Desde 1979 es profesor en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid (donde actualmente dirige el Grupo de Música Contemporánea y la Orquesta Clásica) y, desde su fundación en 1991, en la Escuela Superior de Música Reina Sofía.

  2. Ana GuijarroAna Guijarro

    Nacida en Madrid en 1955, realizó sus estudios musicales en el Real Conservatorio Superior de Música donde obtuvo el título superior de piano en 1977. Desde 1983 es catedrática de música y artes escénicas y desde 1997 pertenece al claustro de profesores del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, institución que dirige en la actualidad. Pianista de amplísimo repertorio, cabe destacar el estudio sobre la obra completa para piano del compositor Manuel Castillo (1930-2005), cuyas obras más representativas ha grabado para el sello Almaviva. Es invitada frecuentemente a participar como miembro del jurado de importantes concursos de piano nacionales e internacionales. Ha sido presidenta y miembro del Consejo Asesor del Concurso Internacional Jaén entre 2012 y 2016. Ha formado parte del Consejo Superior de Enseñanzas Artísticas, órgano consultivo del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Actualmente es presidenta de la European Piano Teachers Association en España (Epta-Spain) y de la Fundación Scherzo.

  3. Juanjo Guillem

    Nacido en Catarroja, Valencia, estudió en los Conservatorios de Valencia, Barcelona, Madrid, CNR de Estrasburgo (Francia) y RNCM de Manchester (Inglaterra). Ha sido miembro de la Orquesta del Gran Teatre del Liceu y Sinfónica de Madrid; actualmente es principal percusionista y timbalero de la ONE. Ha dado recitales en España, Europa, Asia y América y estrenado conciertos para percusión y orquesta. Un gran número de compositores como José Luis Turina, Jesús Torres, Mauricio Sotelo, Alicia Díaz, Pedro Guajardo, Thierry Pecou, Consuelo Díez, Julio Sanz, Rafael Reina, Miguel Ruiz y Tomás Garrido, le han dedicado obras. En 1994 creó junto a Juanjo Rubio el Centro de Estudios Neopercusión, centro privado dedicado a la enseñanza y desarrollo de la percusión. Ha sido profesor de los conservatorios de Madrid y Zaragoza, es profesor habitual en diversas jóvenes orquestas, y miembro de los grupos Neopercusión y Urbethnic con los que ha grabado cuatro CDs. Toca exclusivamente con instrumentos de percusión Zildjian, Malletech, Novapercusio y Remo.

  4. Juanjo Rubio

    Realiza sus estudios en el Conservatorio de Madrid, donde obtiene el Título de Profesor Superior de Percusión. Becado por la Comunidad de Madrid y por la Fundación "Gil dAvila", hace su postgraduado  en el Sweelinck Conservatorium de Amsterdam, donde le otorgan el diploma de solista Uitvoerend Musicus. Ha trabajado con el Grupo KOAN, Orquesta Reina Sofía, Grupo Círculo, Sax Ensemble, Plural Ensemble y Pan-Ku de los cuales ha sido miembro fundador, el grupo de metales Nederlands Blazers Ensemble, y la Royal Concertgebow Orkest entre otras.
    Ha participado como profesor en diversos cursos, así como en el Centro NEOPERCUSIÓN que junto a Juanjo Guillem funda en 1994. Sus principales actuaciones como solista han sido en el Centro de Arte Reina Sofía; el Palau de Valencia; la Convención de la Asociación Francesa de Percusionistas (Conservatorio de París);  el IIº Festival de Música Contemporánea de Madrid (COMA 2000), el Ciclo de Cámara del Teatro Real de Madrid; el Festival de Música Contemporánea de Alicante, además de los conciertos para dúo de Percusión y Orquesta acompañado por la Orquesta Sinfónica de Madrid (Auditorio Nacional-2000) y por la Orquesta Sinfónica de Baleares (2001). Es solista de la Orquesta Sinfónica de Madrid, Titular del Teatro Real de Madrid, actividad que compagina con las del grupo Neopercusión.