Siglo XX (y II) Lunes Temáticos La canción española

Siglo XX (y II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Jorge Robaina, piano

Con un segundo recital de canto y piano con obras del siglo XX, finaliza la serie dedicada a lo largo de este curso a "La canción española", en la que se ha ofrecido un recorrido por el género desde la Edad Media hasta nuestros días. En este último concierto  se ofrecen tres estrenos absolutos y un estreno en versión de barítono.

Alfredo García, barítono
Jorge Robaina, piano


Rodolfo Halffter (1900-1987)
Marinero en tierra  Op. 27 (R. Alberti)
   Qué altos los balcones
   Casadita
   Siempre que sueño las playas
   Verano
   Gimiendo por ver el mar

  
Federico Mompou (1893-1987)
Del ciclo "Combat del somni" (J. Janés)
   I. Damunt de tu, només les flors
   II. Jo et pressentia com la mar

  
Xavier Montsalvatge (1912-2002)
Del Ciclo "Cinco canciones negras"
   I. Cuba dentro de un piano (R. Alberti)
   V. Canto negro (N. Guillén)
  

Claudio Prieto (1934)
El alto espino (A. Machado)

  
Juan José Falcón Sanabria (1936)
Piedra y nada (García de Vegueta)

  
Carlos Cruz de Castro (1941)
Del Ciclo de 9 canciones "Convite" *
   II. Cálido mece el vino el dolor (de Clara Janés)

  
José Zárate (1972)
Trois nocturnes par la mort de Dieu *

  
Zulema de la Cruz (1958)
De "Canciones de estío"
   II. Kasida de la mar (V. Crémer) (dedicada a María Orán)

  
Tomás Marco (1942)
Del Ciclo de 3 canciones "Cantos lunares" **
   II. Muda la luna (R. de Castro)

  
Antón García Abril
(1933)
Del Ciclo de 5 canciones "Canciones del jardín secreto"
   V. El jardín del Al-Andalus (Ben Jafacha)

  
* Estreno absoluto
** Estreno en versión de barítono

  1. Jorge RobainaJorge Robaina

    Nace en Las Palmas de Gran Canaria donde comienza sus estudios musicales. Completó su formación en el Conservatorio Estatal en Viena. Ha obtenido, entre otros, el premio “Pegasus” y la bolsa premio “Bosendorfer” en Viena, “Coleman” en Santiago de Compostela, Juventudes Musicales de España y dos veces el premio al mejor pianista acompañante de la Fundación Jacinto Guerrero. Ha actuado en los principales auditorios europeos, recientemente ha debutado en el Carnegie Hall de Nueva York. Como solista ha colaborado con importantes orquestas españolas y europeas. Graba habitualmente para RNE y TVE. Realizó las primeras grabaciones mundiales del Concierto para piano de Falcón-Sanabria, de Nostálgico para piano y orquesta de Carmelo Bernaola y del Concierto para dos pianos y gran orquesta de Ángel Martín Pompey, junto a la pianista Marta Zabaleta. Obtiene el premio de la revista Ritmo por su disco de música para piano de Guridi y el Padre Donostia. Ha grabado, entre otros, el disco diez autores diez junto a Raquel Lojendio y Alfredo García. Es profesor de repertorio vocal en la Escuela Superior de Canto de Madrid desde 1991, e imparte regularmente clases magistrales de piano y repertorio vocal en distintos puntos de España. Colabora habitualmente con importantes cantantes.

Rafael Alberti escribió su primer libro, Marinero en tierra, en 1924 y, por él, al año siguiente, obtuvo el Premio Nacional de Literatura. R. Halffter escribió la música para cinco de los poemas en 1925, aunque el estreno del ciclo completo no se dio hasta 1961.

El combat del somni es un ciclo de canciones compuesto por F. Mompou sobre textos de Josep Janés (existe una versión orquestada por Ros Marbá). Ciclo de enorme y extraña belleza, se enmarca plenamente dentro del estilo del músico catalán y se considera la culminación de su música vocal.

La soprano catalana Mercè Plantada le había pedido a X. Montsalvatge que le compusiera una canción y terminó componiendo cinco, sus Cinco canciones negras, que no tardaron en convertirse en su obra más célebre, cima de su estilo "antillano"..

En palabras de C. Prieto: "La música de El alto espino no pretende sino beber de la esencia misma que, a mi juicio, se desprende del espíritu evocador del texto, hasta conformar un mosaico de palabras que inevitablemente nos van llevando a esa miscelánea de amor, muerte y paisaje que nadie como Antonio Machado supo descifrar".

J. J. Falcón Sanabria compuso entre 1975 y 1976 Piedra y Nada para voz y piano sobre texto del poeta canario Luis García de Vegueta: Es casi un canto fúnebre y evocador al exterminio de la cultura y el pueblo prehispánico de las Canarias, aludiendo el texto a personajes y lugares sagrados de la Isla de Gan Canaria.

En el primer semestre de 2007 compuso C. Cruz de Castro entre México y Madrid el ciclo de nueve canciones con los nueve poemas de la serie llamada Convite, de la poeta Clara Janés, a quien está dedicada la obra. El título Convite implica la relación con lo culinario: la acción y el efecto de convidar están presentes. Cálido mece el vino el dolor es, pues, un desgajo de la mesa culinaria.

J. Zárate: Trois nocturnes par la mort de Dieu para barítono pretende ofrecer la posibilidad al cantante de mostrar su capacidad expresiva no sólo como declamador poético, sino además como declamador escénico de un texto poético-musical sin significación objetiva. La obra no posee texto literario por lo que el cantante podrá utilizar aquellos sonidos (fundamentalmente letras vocales en su multitud de tesituras) para transmitir la esencia del canto.

Z. de la Cruz: Canciones de estío están escritas sobre textos de Victoriano Crémer, poeta burgalés afincado en León, fundador junto con otros de la revista Espadaña, que sirvió como medio de expresión de la llamada poesía desarraigada de posguerra. La estructura musical viene dada por el poema.

T. Marco. Dice el autor: "Esta canción pertenece al ciclo Tres cantos lunares de 1994 que reúne tres textos de Rosalía de Castro, dos en español y uno en gallego. Las canciones procedían de otros contextos. Así "Muda la luna" se insertaba en Luar, una obra para soprano y guitarra de 1991 que cambió notablemente al pasar al canto y piano y que fue estrenada en Madrid por María José Montiel y Miguel Zanetti el 4 deMarzo de 1995. Este es el estreno de la versión para barítono y piano".

A. García Abril escribió las Canciones del jardín secreto con motivo del homenaje que los músicos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando ofrecieron a su director Ramón González de Amezúa en su ochenta cumpleaños en octubre de 2001. Fueron estrenadas por Teresa Berganza y el propio autor al piano.