(I) Ciclos de Miércoles JOAQUÍN TURINA

(I)

  1. Este acto tuvo lugar el
Manuel Guillén, violín. María Jesús García, piano

PRIMER CONCIERTO
______________________________________________________________________
Euterpe (de Las Musas de Andalucía, op. 93)

Euterpe, para violín y piano, es la segunda pieza de las nueve que integran la colección Musas de Andalucía, compuestas para diversas combinaciones instrumentales y vocales entre abril y octubre de 1942 y que fueron estrenadas, como tal ciclo completo, en los estudios de Radio Nacional de España, en Madrid, el 28 de diciembre de 1944, con presentación del propio Turina ante el micrófono, y en cuya sesión intervinieron como instrumentistas los miembros de la Agrupación Nacional de Música de Cámara: los violonistas Enrique Iniesta y Luis Antón, el violista Pedro Meroño, el violonchelista Juan Ruiz Casaux y el pianista Enrique Aroca. El estreno en concierto público del ciclo completo se produjo muy tardíamente, medio siglo después de aquel programa de radio en vivo, el 2 de diciembre de 1994, en Mar del Plata (Argentina), a cargo del Quinteto Rego y la soprano Edith Villalba. Sin embargo, varias musas tuvieron vida propia desde el principio y, así, Euterpe se había estrenado aisladamente el 7 de noviembre de 1944, en interpretación de Enrique Iniesta y José Tordesillas, en la sede madrileña del Instituto Alemán de Cultura.

Esta pieza, fue terminada por don Joaquín el 3 de junio de 1942 y está dedicada al guitarrista Regino Sainz de la Maza. Se subtitula En plena fiesta y se estructura en el tradicional esquema tripartito y simétrico A-B-A, siendo la sección principal (A) un Tiempo alegre de sevillanas. Tras éstas, una breve cadencia violinística (dolcissimo) nos introduce en la sección B (Moderato muy rítmico) en la que se une el piano con sonoridad dulce sirviendo la base para un nuevo diseño temático (misterioso) cantado por el violín. Finalmente, se recapitula el Tiempo alegre de sevillanas (A).


Homenaje a Navarra, op. 102

Ya en pleno declive físico y creativo, entre el 9 de julio y el 28 de agosto de 1945, Joaquín Turina escribió unHomenaje a Navarra, para violín y piano, presentado como nº 3 de un Ciclo plateresco y dedicado al violinista Enrique Iniesta. El precario estado de salud del maestro ("...Me sostengo con alfileres. No salgo de casa ni trabajo", escribió) hizo que se aplazara el homenaje que la Asociación de Cultura Musical de Barcelona le iba a tributar en el Palau de la Música el 13 de octubre, y en cuyo curso estaba previsto que la violinista Rosa Mas, con el propio compositor al piano, estrenaran esta partitura.

Como no podía ser de otra forma en un Homenaje a Navarra para violín, la personalidad de Sarasate está muy presente a lo largo de esta página en la que Turina reelabora melódica y armónicamente diseños del genial violinista pamplonica. Sorprende el hecho de que, ajena a cualquier prurito de virtuosismo de bravura, la música opta por un tono general reposado y lírico salvo, acaso, en el apunte final de zambra, brillantes compases sin duda evocadores del Zapateado del maestro navarro.


Sonata nº 1, en Re mayor, op. 51

Compuesta en 1929 (terminada el 20 de septiembre), la obra fue estrenada por J. Zuccone y F. Lavandrier en el Conservatorio de Lyon el 15 de mayo de 1930, hecho que sorprendió al autor y a la dedicataria, la violinista Jeanne Gautier que pensaba haber hecho el estreno en París. En Madrid se dio a conocer la obra en el Teatro de la Comedia, el 25 de noviembre de 1930, por Albina Madinabeitia y Pilar Cavero.

En sus apuntes de 1946, don Joaquín comentaba: "Es obra muy simple de líneas, con tres tiempos: Allegro en forma de sonata, casi sin desarrollo; Aria, con un episodio dramático de tipo popular y Rondó en ritmo de farruca". Y, con respecto al camino esencialista que esta Sonata en Re menor representa frente a su vieja antecesora una Sonata española para violín y piano que había compuesto en 1908 y que el autor no incluía en su catálogo de obras, el propio Turina escribía en 1930: "He tratado de evitar todo lo que pudiera ser relleno, no empleando en los temas y en los desarrollos más materiales que los precisos". Este "orden" sonatístico y voluntad de concisión fueron subrayados por Federico Sopeña en las notas para una grabación discográfica de la obra: ..."El discípulo de la Schola Cantorum que fue siempre Turina, el buscador por tanto de un orden, resuelve y domina en músico, en gran músico, dos inevitables tentaciones: la del virtuosismo y la del pintoresquismo". Por su parte, en unas notas al programa de 1970, sobre esta Sonata nº 1, op. 51 de Turina el crítico Antonio Fernández-Cid afirmaba que era "una de las obras del compositor sevillano en la que más se reflejan las enseñanzas adquiridas en la Schola Cantorum parisiense y en donde mejor se mantienen los cultos peculiares del artista: ensueño romántico, sentido del orden y de la regla clásicos, sentimiento andalucista que se lleva tan dentro que siempre sale a superficie de una manera instintiva"...

El movimiento inicial presenta una introducción lenta, en los modos andaluces, con anuncio del primer tema de los dos que propone el Allegro molto, separados éstos por una transición pianística en tresillos; paréntesis central con una evocación de La oración del torero antes de entrar en la sección de reexposición, variada y rematada con una coda. El segundo tiempo es de ambiente cantable muy intenso y presenta diversos motivos relacionados entre sí y, a su vez, con el segundo tema del movimiento anterior. El rondó final propone, como episodios intercalados entre las apariciones del estribillo, un recuerdo de los motivos previamente utilizados, construyéndose la coda sobre el primer tema del Allegro molto inicial, según el procedimiento cíclico que justifica las referencias a la Schola Cantorum que han quedado recogidas más arriba.


Variaciones clásicas, op. 72

LasVariaciones clásicas para violín y piano, están dedicadas a la violinista Lola Palatín, aunque las estrenara Manuel Pérez Díaz, en el Ateneo de Madrid. Fueron escritas del 4 al 18 de junio de 1932, y el propio Joaquín Turina las comentó en el curso de una conferencia que pronunció en Madrid el 10 de junio 1936, titulada El canto andaluz en el arte de la música y en la que se decía: "En las Variaciones clásicas, un tema, casi lamento, de expresión triste, toma diferentes aspectos, según el curso del desarrollo. La primera variación significa un balanceo lánguido y perezoso, que parece guajira en el sentimiento, aunque no lleva la combinación de compases propia de la canción cubana. En la segunda variación se oye, en lejanía, una copla de seguidillas. La tercera variación es un tango, rítmico y rígido, que prepara la cuarta, evocación melódica de sonoridad muy tenue que canta el violín con sordina. Terminan las variaciones con un final alegre y rápido, en ritmo de zapateado".

Manuel Guillén, violín
María Jesús García, piano

Joaquín Turina (1882-1949)

Euterpe, Op. 93, nº 2 (de Las Musas de Andalucía)
Homenaje a Navarra, Op. 102 (del Ciclo plateresco)
Sonata en Re nº 1, Op. 51
Variaciones clásicas, Op. 72
Sonata nº 2, Op. 82 (Sonata española)

                     

  1. Manuel GuillénManuel Guillén

    Nacido en Madrid, estudió con Antonio Arias, Hermes Kriales, Victoriano Martín y Víctor Martín en el Real Conservatorio Superior de Música. En Estados Unidos amplia sus estudios en las Universidades de Madison (Wisconsin), con los cuartetos "Pro Arte" de Wisconsin y el "Juilliard Quartet" de Nueva York. Ha sido concertino de la Orquesta Sinfónica de Madison y de la Juilliard Symphony Orchestra. Ganador de numerosos premios, entre otros, el Premio Sarasate, Segundo Premio del Concurso Nacional de Interpretación musical, Primer Premio en el XXV Concurso Nacional Isidro Gyenes. Su gran actividad concertística le ha llevado a actuar en recitales, conciertos de cámara y como solista en Estados Unidos, Sudamérica, Canadá, Japón, Suiza, Holanda, Austria, Italia, Francia, Egipto, Líbano, Jordania, Grecia y España. Importantes compositores españoles han escrito para él, realizado los estrenos absolutos de los Conciertos de G.F. Álvez, D. del Puerto, Mario Gosálvez y Tomás Marco.  ha realizado numerosas grabaciones para RNE y RTVE, además la obra para violín y piano de Joaquín Nín con la pianista María Jesús García para el sello Tañidos, la obra para violín y piano de Joaquín Turina con el pianista Luis Rego, para el sello SEdeM. Es concertino de la Orquesta de cámara Reina Sofía y ocupa la cátedras de Violín del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Toca con un Violín T. Carcassi fechado en 1767.

  2. María Jesús GarcíaMaría Jesús García

    Es natural de Segovia, comienza sus estudios de piano en el Conservatorio Profesional de Música de Valladolid, formación que continuará en Madrid ingresando en 1989 en la cátedra de Música de Cámara de Luis Rego del Real Conservatorio Superior de Música, a cuyo término obtiene el Premio de Honor, en esta especialidad. Ha formado dúo con diversos intérpretes de cuerda dentro de diferentes agrupaciones, teniendo la oportunidad de trabajar con solistas de reconocida talla. Ha realizado conciertos por toda la geografía española, y participado en ciclos para el Centro para la difusión de la música contemporánea (CDMC). Posee grabaciones para Radio Nacional y RTVE. Cabe mencionar la gira, realizada en el año 1996, por los Estados Unidos, dedicada a la música española, ofrecida para violín y piano, con su marido, Manuel Guillén, con el que tiene grabadas las integrales de Joaquín Nin, sello "Tañidos" y de Jesús de Monasterio con el sello SedeM.

    En la actualidad es profesora pianista acompañante, en el Conservatorio Profesional "Joaquín Turina" de Madrid.