(II) Ciclos de Miércoles JOAQUÍN TURINA

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Intempore Piano Trío. Rubén Reina, violín. Barbara Switalska, violonchelo. Paulo Brasil, piano

SEGUNDO CONCIERTO
______________________________________________________________________

Círculo, op. 91

Subtitulada como "Fantasía para piano, violín y violonchelo", la obra fue concluida el 29 de mayo de 1936 y se estrenó, tras el penoso paréntesis de la guerra civil, el 1 de marzo de 1942, en el Ateneo madrileño, siendo sus intérpretes Enrique Aroca, Enrique Iniesta y Juan Ruiz-Casaux.

Si el sentido cíclico de la música, aprendido en la Schola Cantorum parisina, fue un principio practicado por Turina en una alta proporción de su catálogo, he aquí una obra donde tal principio casi cabe decir que también es fin, puesto que afecta tanto a la forma como al plan expresivo de la composición. Se trata, en efecto, de reflejar el ciclo solar (Amanecer-Mediodía-Crepúsculo) trazando un arco musical cuya continuidad no se rompe por la distribución en movimientos (los dos últimos enlazados sin solución de continuidad) en número de tres, como casi siempre prefirió Turina.

El Amanecer progresa desde el lento inicial, con bello protagonismo del cello, hasta un Andantino mosso donde el violín arroja luz sobre el tema que escuchábamos al principio en el registro grave. El Mediodía es, inevitablemente, un mediodía andaluz: pizzicati de las cuerdas a modo de rasgueo guitarrístico y canto garboso, casi agitanado, en el piano. A través de un Allegro moderato (ritmado y con garbo), se vuelve al Allegretto quasi Andantino donde los instrumentos de arco recrearán el tema garboso anteriormente confiado al piano. Secciones Allegro vivace, Allegro (muy rítmico) y Allegro molto moderato se suceden en el Crepúsculo antes de alcanzarse el final con el esperado recuento cíclico de temas: resuena, entre otros,  el motivo principal del Mediodía y, como broche, un pasaje Lento hace ponerse al sol con el mismo tema del Amanecer y también confiado al violonchelo, aunque ahora en su registro agudo.

En unas notas publicadas en 1984, Federico Sopeña, en sus años jóvenes colaborador y primer biógrafo de Turina, se refería a Círculo... con estas palabras: "Turina, que no era precisamente madrugador, hace un tanto sombrío el amanecer, un amanecer que en su crecimiento de la tensión recuerda procedimientos a lo César Franck, pero luego, en el mediodía, brillan sobre un piano muy rico cuatro breves secciones secciones de chicoleo, las llamaba él, donde las líneas paralelas se juntan y resumen y resuelven en brillante final". Aclaremos que las "líneas paralelas" a las que se refería Sopeña las había dejado establecidas en otro lugar del mismo comentario, y no eran sino la "claramente nacionalista", por una lado, y "la más formal y como más pura, diríamos para entendernos", por otro.


Trío nº 2, op. 76

La composición de su segundo Trío ocupó a Turina entre el 19 de julio de 1932 y el 6 de febrero del año siguiente. En Groninga (Holanda) fue estrenado por el Trío Neerlandés, el 17 de noviembre de 1933, mientras que el estreno español tuvo lugar en los estudios de Unión Radio, el 26 de noviembre de 1934, a cargo de tres solventes músicos del ámbito madrileño: Ember, Iniesta y Ruiz-Casaux. La partitura está dedicada "a Monsieur Jacques Lerolle", su editor, y de ella comenta el autor en sus anotaciones personales: "De ambiente más clásico que el primero y sin elementos populares. Su estructura presenta algunas novedades. En el primer tiempo se superponen dos formas, pues la sonata lleva, en lugar de desarrollo, un pequeño Lied. El final es un coral cortado por dos episodios, que va creciendo en dinamismo".

"Sin elementos populares" es, en efecto, el primer tema, el Allegro molto moderato que sigue a los tres compases de introducción lenta. Pero, sin dejar de ser cierto esto, ya en el segundo tema (Allegretto) se cuela un cierto españolismo y, en el Lento central, el bello canto del cello incide de lleno en andalucismo... Turina siempre fue Turina. El breve segundo movimiento sigue el esquema A-B-A' (A: Molto vivace y B: Lento), con la sección principal en compás de 5/8, aunque sin la acentuación propia del zortzico vasco que tantas otras veces utilizó el compositor. El movimiento final puede descomponerse más allá de lo que sugiere Turina en su conciso comentario, pues en su breve curso se suceden hasta siete secciones: un lento, un Andante mosso con brillante canto del piano, un Allegretto, un Moderato, la recapitulación  de los dos temas del primer movimiento en orden inverso (Allegretto y Allegro molto moderato) y, finalmente, un Allegro vivo que sirve de eficaz y contundente coda.

Federico Sopeña, en su temprana biografía de Turina (1943), se refería a este Trío nº 2 como "obra bellísima" que colocaba a la cabeza de la producción camerística del maestro sevillano, y encontraba que "la nota de la melancolía, poco prodigada (...), suena aquí con fuerza de confesión personal".


Trío nº 1, op. 35

Obra compuesta entre el 19 de mayo de 1925 y el 18 de febrero de 1926, fue estrenada por Turina, con Enid Balby y Lily Phillips en los instrumentos de cuerda, en la Sociedad Anglo-Hispana de Londres, el 5 de julio de 1927. Está dedicada a Su Alteza Real la Infanta Dª Isabel de Borbón, y con ella obtuvo el maestro sevillano el Premio Nacional de Música 1926. El estreno español se produjo en la Sociedad Filarmónica de Madrid, el 21 de abril de 1928, a cargo del Trío Sandor.

No dudamos en señalar a este Trío y a su hermano el op. 76, como cimas del arte compositivo de don Joaquín. Ambas obras corresponden a momentos pletóricos de creatividad, pero sobre todo la que ahora nos ocupa.

En su Cuaderno de Notas (1946), Joaquín Turina escribió sobre este Trío op. 35: "El primer tiempo es un dificilísimo alarde de técnica. Es un preludio y fuga, representada ésta a la inversa, comenzando por los estrechos. Las variaciones, a base de temas populares, y el final, son más humanos"... Procedemos nosotros a ampliar el comentario.

El Preludio, con dos breves motivos, sigue el esquema simétrico a-b-a-b-a, siendo "a" protagonizado por el violín y "b" por el piano; la Fuga, muy concisa, no reviste los caracteres de gravedad tradicionalmente asimilados a esta forma, sino que ofrece auténtico calor melódico y expresivo. El tema del segundo tiempo es cantado inicialmente por el violonchelo, y las cinco variaciones que siguen se corresponden con aires populares españoles de distinta procedencia geográfica, aunque -como siempre ocurrió en Turina- el andalucismo colorea al fin todo: la primera es una muñeira, la segunda un schottis, la tercera (para piano solo) un zortzico, la cuarta una jota y la quinta una soleá; finalmente, se recapitula el tema básico. En cuanto al último movimiento, es una forma sonata muy libre, con profusión de breves ideas cantables y continuos cambios de tiempo y de métrica; en los últimos compases reaparecen, cíclicamente, el tema de la fuga y el motivo "a" del preludio.

Intémpore Piano Trío
Rubén Darío Reina, violín
Barbara Switalska, violonchelo
Paulo Brasil, piano

Joaquín Turina (1882-1949)

Círculo... Op. 91 (Fantasía para piano, violín y violonchelo)
Trío nº 2 en Si menor, Op. 76
Trío para piano, violín y violonchelo nº 1 en Re mayor, Op. 35

  1. Intempore Piano TríoIntempore Piano TríoEs un ensemble internacional. Sus integrantes proceden de Australia, Colombia y España, formados en el Conservatorio Tchaikovsky de Moscú, Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, Conservatorio de Ginebra, Manhattan School of Music y The Royal Academy of Music de Londres, lo que constituye un ensemble de amplias posibilidades estilísticas. El éxito obtenido en su debut, en Rio de Janeiro el 2006, dio paso a una formación estable que actúa en escenarios como el Auditorio de Galicia, Palacio de Congresos de Madrid, Fundación Juan March, Teatro Monumental, entre otros, y realiza grabaciones para RNE. El violinista Rubén Darío Reina ha actuado como solista con la Sinfónica de RTVE, Sinfónica de Rusia, Filarmónica de Novosibirsk, Sinfónica de Lvov, Nacional de Colombia y varias orquestas latinoamericanas, así como recitales en el AuditorioNacional de Música de Madrid, Palacio Real y salas de concierto en más de diez países de Europa y América. Javier Albarés Alberca, actualmente solista de violonchelo de la Sinfónica de RTVE, ha ofrecido conciertos en Berlín, Bruselas, Roma, Festival de Granada, Teatro Monumental, Auditorio Nacional de Música, Palacio Real de Madrid, etc. En 2010 se presenta como solista acompañado por la Orquesta y Coro de RTVE. Cameron Roberts desarrolla su carrera como solista, pianista de música de cámara y compositor en España, Reino Unido y Australia. Su CD con las Variaciones Goldberg de Bach ha sido llevado al cine como banda sonora. Ha ofrecido conciertos en Madrid, Londres, Bangkok, Singapur, Sydney y Melbourne; y en grupos de cámara en el Royal Albert Hall, Concertgebouw de Ámsterdam y Sydney Opera House.