(y IV) Ciclos de Miércoles DESPUÉS DE STALIN: MÚSICA EN LA URSS, 1960-1990

(y IV)

  1. Este acto tuvo lugar el
Sinfonietta Moscú, chamber orchestra
José Luis Nieto, piano

El cuarto concierto se inicia con Alfred Schnittke Quinteto con piano (1972-1976), Opus 108
1. Moderato (attacca)
2.  Tempo di Valse
3. Andante
4. Lento (attacca)
5. Moderato pastorale
    El Piano Quintet es una obra de gran importancia dentro de la producción de Schnittke. Dedicado a su madre, Maria Vogel, fue trabajado y repasado durante cuatro años; y constituye un apasionado relato de la muerte de una madre y del diálogo, al fin reencontrado con ella, más allá de la muerte. Su estreno tuvo lugar en septiembre de 1976 a cargo del Georgian String Quartet junto con la pianista Nodar Gabunia. Del éxito de esta obra podría dar cuenta el alto número de grabaciones a cargo de cuartetos y solistas de alto nivel. Hasta catorce grabaciones ha tenido esta obra con intérpretes de rango como Gidon Kremer, Gérard Caussé, Elena Bashkirova, Tale Quartet, Keller Quartet, Mondriaan Quartet, Vermeer Quartet, Moscow String Quartet o Vermeer Quartet. Además de la versión para orquesta de cuerda y piano que hoy se escucha, la obra ha tenido importantes transcripciones de la mano del propio compositor, especialmente su paso a la gran orquesta, bajo el título de In Memoriam, estrenado en Moscú en 1979 con la dirección de Gennadi Rozhdestvensky y la prestación de la Orquesta Filarmónico Sinfónica de Moscú.
Alfred Schnittke
Suite en estilo antiguo (1980)
1. Pastorale
2. Ballet
3. Minuet
4. Fugue
5. Pantomime
    El año 1972 fue un periodo clave en la vida de Schnittke, es el año del fallecimiento de su madre, cuya desaparición motivaría el nacimiento del Quinteto con piano a modo de confesión personal. Es también el año en que el autor de Engel abandonaría los trabajos funcionales, especialmente su puesto como profesor  en el Conservatorio de Moscú. En ese crítico momento nace también una obra que ha alcanzado gran popularidad, su Suite en estilo antiguo. Escrita para violín y piano, o clavecín, y acogida al número de Opus 80 (en el catálogo de la editorial hamburguesa Sikorski) su estreno en esta versión original tuvo lugar en Moscú el 27 de marzo de 1974 actuando como intérpretes Mark Lubotsky al violín y Lyubov Yedlina como pianista. Se trata de una obra con similar acogida que el Quinteto en el mercado discográfico, ya que cuenta con catorce grabaciones. Existe otra versión, para violonchelo y piano, realizada por Daniel Shafran e identificada como Opus 80a.

La versión para orquesta de cámara y clave obligado fue rea-lizada por Vladimir Spivakov y Vladimir Milman en 1987 y su primera audición tuvo lugar en 21 de agosto de 1988 en Kiel, actuando como intérpretes los Virtuosos de Moscú diri-gidos por el propio Spivakov. La casa Sikorski le adjudica el número Opus 221. También esta versión ha tenido excelente acogida en el ámbito discográfico, ya que cuenta con ocho grabaciones.
Rodion Shedrin
... "tocamos Rossini" (Lets play an Opera by Rossini) (1970)
Aunque la producción camerística de Shedrin sea menos significativa que sus grandes ballets, sus realizaciones para la escena o sus pomposas sinfonías, ha mostrado siempre una gran sensibilidad por el piano (es un gran pianista), a la vez que un gusto por los homenajes a la música y los músicos del pasado. Aparte de los dos ejemplos que hoy escuchamos, recordemos su admiración permanente por la obra de J. S. Bach, de la que hay que destacar sus significativos 24 preludios y fugas (con lo que no sólo recordaba al gran barroco sino que se acercaba al más cercano Shostakovich). La breve pieza "...tocamos Rossini", o más propiamente, "Toquemos una ópera de Rossini", es un simpático pastiche incluido en su colección Cuaderno para la juventud, de 1981, formado por 15 piezas, y cuya evocación a la tradición abierta por Schumann es evidente. En el capítulo de transcripciones, mencionemos (aparte de la que hoy se escucha), la realizada por el autor para violonchelo y piano en 1997 y que se incluye en un corto ciclo denominado Tres piezas divertidas, grabadas por el autor y la colaboración destacada del violonchelista David Jeringas. Se trata de una pieza deliberadamente anacrónica y marcada por los gestos de virtuosismo, así como una lógica lúdica y que podríamos llamar "antimoderna" si no fuera evidente su carácter originalmente cercano al mundo de la educación musical.
Rodion Shedrin
En el estilo de Albéniz (1973)
Entre los homenajes reconocidos de Shedrin hacia los compositores del pasado hay que anotar los dedicados a J. S. Bach, Glinka, Chopin, Rossini, etc. Pero el dedicado a Albéniz ha tenido un recorrido largo en la producción de Shedrin. La pieza "En el estilo de Albéniz", escrita para piano, ya aparece en el temprano año 1955 (1952, según algunas fuentes) como parte de sus obras Klavierstücke, firmada entre 1955 y 1962, y de la que la pieza dedicada a Albéniz es la cuarta pieza de seis, y más tarde en su Sonata para piano, de 1962, también como cuarta pieza, pero en este caso última. Esta obra fue estrenada por Dmitri Bashkirov. La obra fue retomada para diversas combinaciones y la Editorial Sikorski da tres transcripciones distintas: para violonchelo y piano; para violín y piano; y para trompeta y piano. Los ecos de esta obra resonarían en transcripción orquestal, especialmente en Dos tangos de Albéniz, que la editorial Schott señala como del año 1996 (estrenados por Rostropovich, como director, en Londres el 9 de agosto de 1997); si bien, el conocido como Tango de Albéniz fue estrenado en Madrid en 1991, a cargo de Gennadi Rozhdestvensky. No olvidemos que Shedrin era el marido de la gran bailarina Maia Plisetskaia, entonces directora del Ballet Nacional de España.

Sofia Gubaidulina
Allegro rústico (1963)
El Allegro rústico, escrito originalmente para flauta y piano, es una obra temprana dentro de la producción de Gubaidulina. En efecto, el año 1963 (fecha de composición del dúo) fue el de la finalización de sus estudios con Shebalin y su establecimiento como compositora independiente, una independencia que le llevaría a una auténtica travesía por el desierto. Puede que el impulso a establecerse de manera independiente (algo siempre delicado en el entorno soviético de esos años), fuera alentado por la acogida que alcanzó este breve dúo escrito para flauta y piano, ya que alcanzó el primer premio del Concurso Pansoviético de composición y fue pronto estrenado (en Riga el mismo 1963, con los intérpretes Alfred Razbaum, flauta, y Braun [la casa Sikorski no facilita más que este nombre] al piano). Esta obra juvenil, que ha adquirido una gran popularidad gracias, especialmente, a los flautistas, tiene un desparpajo en el que aún resuenan ecos de la enseñanza recién recibida, pero ya anuncia algunos de los "motivos" de la futura gran compositora; especialmente la mirada melancólica y, como diríamos hoy, casi ecológica respecto al sonido. La transcripción de la autora para violín y orquesta de cuerda no está acreditada por la casa editorial de la compositora tártara, pero indica hasta qué punto han sido fluidas las relaciones entre creadores e intérpretes en el entorno soviético y postsoviético; ya que casi todas (o seguramente todas) han nacido por solicitaciones de intérpretes ligados a los creadores. También es síntoma de la vitalidad de esta pieza breve y juvenil, quizá la más conocida de las tempranas de su autora.

Sinfonietta Moscú, Chamber Orchestra
José Luis Nieto
, piano

Alfred Schnittke (1934-1998)
Quinteto -  "en memoria de mi madre" (1972-1976)
(Versión para piano y orquesta)

Rodion Shchedrin (1932)
..."tocamos Rossini" (1970)

Rodion Shchedrin
En el estilo de Albéniz (1973)

Sofia Gubaidulina (1931)
Allegro rústico (1963)
(Versión para violín y cuerdas)

Alfred Schnittke
Suite en estilo antiguo (1980)