Recital de piano Domingos & Mediodías

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el

Con la excepción de la obras de la propia Adela Martín, el programa de hoy se centra en la música para piano del siglo xix. Las Piezas breves de Gabriel Fauré fueron publicadas 1902, pero varias de ellas se remontan a una época muy anterior. La Improvisación, en Do sostenido menor, fue compuesta para un examen del Conservatorio de París, ciudad que acogió temporalmente a Liszt y a Chopin.

El cuaderno de Consolaciones de Franz Liszt data del período de Weimar, aunque muestra clara influencia francesa: son evocaciones musicales de poemas de Saint-Beuve de igual título. Dedicadas a Victor Hugo, las seis Consolaciones son piezas breves no lejanas del espíritu schumanniano. La tercera pieza es un lento plácido de claras concomitancias con los nocturnos de Chopin.

En los nocturnos Frederic Chopin consigue trasladar al piano un estilo vocal cantabile propio de las arias. Los tres Nocturnos Op. 9, los primeros que publicó (Leipzig, 1832), están dedicados a Marie Pleyel, pianista y esposa del conocido editor. El primero recuerda aún el estilo del irlandés John Field, quien había puesto de moda el género, pero Chopin trasciende ya el estilo de salón. El segundo, uno de los más conocidos, esconde en su aparente facilidad muchas sutilezas nada convencionales. Chopin además escribió otros dos nocturnos que permanecieron inéditos; el Nocturno en Do menor, de 1837, no fue publicado hasta un siglo después.

El Cuaderno I Op. 12 de las Piezas líricas de Edvard Grieg, fechado en 1864-1867, consta de ocho piezas de las que hoy escucharemos la primera, una melodía soñadora en la estela de Schumann. En cambio, para el Cuaderno V Op. 54 de 1889-91, formado por seis piezas, sus modelos compositivos había virado hacia Debussy y los franceses, como refleja este "Nocturno". Las Piezas líricas en su conjunto logran crear una serie de atmósferas contrastantes que sintetizan el personal estilo luminoso y sentimental de Grieg.

El concierto termina con tres obras pianísticas de la propia intérprete, Adela Martín. OBABA (a Montxo Armendáriz) surge en 2005 después de ver el largometraje homónimo de Armendáriz. En palabras de la autora, aquí "he fundido las sonoridades del piano con cencerros y elementos metálicos reflejando los sonidos de la naturaleza de los valles que rodean el pequeño pueblo donde vivo, Zía, mi especial OBABA". ALBA (a Jorge Oteiza) data de 2004 y es la primera obra para piano que Martín realizó junto a una escultura sonora creada por el escultor Nicolás Alba. Por último, el Homenaje a Joaquín Rodrigo (2001) es reflejo del legado que ejerce en la compositora la sensibilidad creadora de Rodrigo.

Adela Martín, piano

Gabriel Fauré (1845-1924)
Piezas breves, Op. 84, nº 5 Improvisación

Franz Liszt (1811-1886)
Consolación en Mi mayor nº 3, S172

Frédéric Chopin (1810-1849)
Nocturno en Si bemol menor Op. 9, nº 1
Nocturno en Mi bemol mayor Op. 9, nº 2
Nocturno en Do menor Op. póstumo

Edvard Grieg (1843-1907)
Piezas líricas Op. 12, nº 1 Arietta
Piezas líricas Op. 54, nº 4 Nocturno

Adela Martín (1963)
OBABA (a Montxo Armendáriz)
ALBA (a Jorge Oteiza)
Homenaje a Joaquín Rodrigo
   Hacia la luz
   Eternidad