1/3 Ciclos de Miércoles Tres nuevos quintetos

1/3

  1. Este acto tuvo lugar el
Cuarteto Arcana . Francisco Romo y Salvador Puig, violín. Roberto Cuesta, viola. Salvador Escrig, violonchelo
Álvaro Guijarro, piano

_______________________________________________________________________

NOTAS AL PROGRAMA
PRIMER CONCIERTO
_______________________________________________________________________


Xavier Turull
(1922-2000):
Cançó y Dansa

    Hace tan solo unas semanas, cuando iba a cumplir los 78 años de edad, falleció en Barcelona, su ciudad natal, el maestro Xavier Turull. Excelente violinista, tuvo entre sus maestros nada menos que a Yehudi Menuhin y Pablo Casals, y llevó a cabo notable carrera concertística por Europa y América. Fue invitado como jurado en concursos internacionales de violín y ejerció larga labor docente en distintos puntos, especialmente en  el Conservatorio Municipal Superior de Música barcelonés. Como compositor ha dejado algunas partituras notables, y es de notar su sentir catalán a la hora de transcribir para su violín piezas de Albéniz o de Mompou, o de componer una brillante cadencia para la Paráfrasis concertante de Montsalvatge.
    Su admiración y amistad por Federico Mompou se traduce, en efecto, en varias adaptaciones para violín y piano hechas por Turull a partir de composiciones de Mompou: así, una canción tan bella como Damunt de tú només les flors o la primera de sus Canciones y Danzas. Pero acaso el más explícito homenaje de admiración y afecto hacia aquel maestro fue la composición, por parte de Xavier Turull, de una página para cuarteto de cuerda titulada Cançó i Dansa, a la manera de la célebre colección mompouiana, y fechada en 1986. Es un díptico de estructura y sabor muy tradicionales, aunque tocado por la personalidad de nuestro violinista-compositor. La Canción es un Adagio en el que se entona una canción del propio Turull "por la que Mompou sentía una especial preferencia" (ha escrito José Luis Nieto), y la Danza es un Allegro brillante y atractivo, en el que cabe observar reminiscencias populares.


Zulema de la Cruz (1958):
Cuarteto nº 2, "Fin del Milenio"

    Compositora y profesora de sólido prestigio, ya largo y aún creciente, Zulema de la Cruz cuenta sus últimos estrenos por éxitos: la acompaña el refrendo unánime de la crítica y, con frecuencia, la respuesta positiva e incluso calurosa del público. Las dos cosas se dieron en Cantabria el pasado verano cuando el Cuarteto Parisii estrenó (y con soberbia interpretación) el segundo Cuarteto que la autora titula Fin del Milenio y que compuso por encargo expreso del Festival Internacional de Música de Santander. Fue en Castro Urdiales, el 25 de agosto de 1999, y la obra de Zulema nació rodeada de Mozart y Schubert: ¡no anduvo la criatura con malas compañías en sus primeros pasos!
    Como guiño a la entidad encargante de su Cuarteto nº 2, De la Cruz utiliza en el tiempo lento central cuatro temas del folclore cántabro: Carretero que te vas, La primera palabra, Las barandillas del puente y Yo la vi, y esta música actúa como núcleo esencial de la composición, como si los movimientos rápidos que la rodean hubieran nacido por expansión de ella. Por lo demás, la estructura del Cuarteto en estos tres tiempos -calificados como Melódico, Expresivo y Rítmico, respectivamente- no deja de ser un alineamiento con la tradición más clásica de este glorioso género camerístico. Años atrás, un compositor que se considerara a sí mismo como avanzado se hubiera cuidado muy mucho de trabajar con estos planteamientos, pero Zulema de la Cruz se manifestaba con contundente claridad en las notas al programa del mencionado Festival santanderino: "Este Cuarteto resume mi forma de componer más reciente (...) dentro de una línea (...) donde me siento liberada de una serie de ataduras y expreso lo que verdaderamente quiero".

Manuel Rosal (1969):
Algo en sí (o no)

    Sevillano y discípulo de Manuel Castillo en el Conservatorio de la capital andaluza, Manuel Rosal, después de completar los estudios académicos, ha asistido a cursos o clases especiales impartidos por compositores tan distintos como García Abril o Sotelo, pero seguramente, después del magisterio primero de Castillo, Manuel Rosal se siente sobre todo discípulo de Javier Darias, con quien lleva varios años trabajando en el entorno del Aula de Composición Manuel de Falla adjunta a la Joven Orquesta de Andalucía, hermoso proyecto que está dando buenos frutos, entre los que cuenta una obra orquestal como la que Rosal escribió en homenaje a Lorca en el año de su centenario (1998).
    La obra que nos ocupa, para cuarteto con piano (piano, dos violines, viola y violonchelo) data de 1997 y es un encargo de la Fundación Juan March que recibirá ahora su estreno absoluto. Me cuenta el joven compositor que, como motivación para la composición, partió de una frase que le había llamado la atención: "Si quieres ser el centro de una reunión lo mejor es que no acudas". Procedió entonces a organizar una "reunión de sonidos" en la que está prácticamente ausente la nota Si, mientras que los procesos armónicos y melódicos, las polarizaciones y atracciones del discurso musical, tienden a esa altura ausente: se la echa en falta o se crea la ilusión de su presencia... (Obsérvese la curiosa relación de esta planteamiento con lo que luego se explica en la obra de Marco que se escucha en este mismo concierto). Por lo demás, Si es la nota, si es la conjunción condicional ("si quieres ser el centro..."), es la afirmación a la que se contrapone el "o no" del título... Hay todo un juego conceptual y especulativo del que brota la música. Naturalmente, aclara Manuel Rosal, el desvelar cuál ha sido el planteamiento técnico o el ejercicio intelectivo autoimpuesto por el compositor para su trabajo no tiene por qué trascender. Esa idea podrá ser notada o no por cada oyente, pero, en todo caso, el posible valor artístico del producto es completamente independiente de tal circunstancia.


Tomás Marco
(1942):
Cuarteto nº 3, "Anatomía fractal de los ángeles"

    El Cuarteto Brindisi estrenó, en el Teatro Almeida de Londres, el 27 de marzo de 1994, el tercer Cuarteto de cuerda de Tomás Marco, bellamente titulado Anatomía fractal de los ángeles, compuesto en 1993 por encargo del Ministerio de Cultura con destino a aquel Spanish Arts Festival y dedicado a Cristina González del Rivero, colaboradora del compositor durante tantos años en los que éste ha desarrollado actividad administrativo-musical.
    En esta obra, bien representativa de la última etapa creativa de Marco, se dan la mano varios de sus argumentos y referencias favoritos en estos años, como son la física del caos, el concepto matemático de las fractales y la dialéctica entre lógica y magia, entre realidad y fantasía, entre ciencia y misterio de la que se nutre la música -al menos como él la vive- y sobre la cual construyó su brillante discurso de ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Pero el resultado de este Cuarteto nº 3 es, por supuesto, pura música, y como tal hay que seguirlo en la escucha y valorarlo.
    Obra de un solo trazo, su forma va tomando cuerpo por la propia lógica del material utilizado, sin responder a ningún esquema apriorístico. El compositor explica que ha puesto en juego tres estructuras: "Una, desarrollada en los límites agudos de los instrumentos en un movimiento rápido y muy piano, casi en las regiones fronterizas del silencio (...) Una segunda estructura es un proceso serial en diversos dúos, al final superpuestos en los cuatro instrumentos (...) Y una tercera estructura surge en las regiones más agudas y lo más fuerte posible, por un proceso de estratificación de la estructura principal"... Pero esa estructura principal o "base", que ha sido una herramienta de trabajo clave para el compositor, no suena en la obra: el compositor ha preferido ocultarla y tratar de que todo su Cuarteto sea como una misteriosa aspiración a ella. En palabras del propio Tomás Marco, "el conjunto debería ser la referencia final y expresiva de una realidad subyacente (la estructura fantasma de base) que nunca aparece sino como una realidad virtual y referencial, como ese evanescente mundo angélico del que el título de la obra hace mención".

  1. I
      1. Xavier Turull (1922-2000)
      1. Cuarteto para cuerdas "Canço y Danza"
      1. Zulema de la Cruz (1958)
      1. Cuarteto nº 2 "Fin del Milenio"
  2. II
      1. Manuel Rosal (1969)
      1. Algo en sí (o no), para cuarteto de cuerda y piano *
      1. Tomás Marco (1942)
      1. Cuarteto nº 3 "Anatomía fractal de los Angeles"
  1. * Estreno absoluto