Réquiem (3) Lunes Temáticos Músicas para el buen morir

Réquiem (3)

  1. Este acto tuvo lugar el
Cuarteto Voce . Cécile Roubin y Sarah Dayan, violín. Guillaume Becker, viola. Florian Frère, violonchelo
El genio precoz, la particular personalidad y la muerte temprana de Mozart hicieron que su biografía estuviera desde el principio poblada de mitos románticos y falsas anécdotas. Una circunstancia alimentada aún más por el misterio que rodeó el encargo del Réquiem y por el fallecimiento del compositor mientras lo escribía, como si la petición hubiera sido una premonición. Probablemente fue en julio de 1791 cuando el conde Walsegg-Stuppach le encargó la composición de esta obra para su esposa recién fallecida. La propia muerte de Mozart, en diciembre de ese mismo año, sólo le permitió componer –en borrador o en versión definitiva- hasta el “Lacrimosa”. Sería su discípulo Franz Xaver Süssmayr quien, bajo la dirección de su viuda Constanze, completaría el Réquiem los meses siguientes. La primera edición impresa apareció en 1800 en Leipzig y desde ese mismo momento la sustancial contribución de Süssmayr pasó al plano casi oculto en el que todavía hoy permanece.
El Réquiem es obra de madurez y muestra una amplia paleta de recursos y texturas contrastantes: la homofónica del “Dies irae”, la contrapuntística del “Requiem aeternam” o el “Kyrie eleison” y la melódica del “Tuba mirum”, por ejemplo. Al mismo tiempo se producen cambios extremos de tonalidad como en “Confutatis”, una clara alegoría a la angustia vital del enfrentamiento ante la muerte. La dimensión orquestal y coral de la obra proporciona el carácter grandilocuente y majestuoso que emana de su ejecución.
El arreglo que escucharemos hoy para cuarteto de cuerda es obra de Peter Lichtenthal (1780-1853), un aficionado austriaco asentado en Milán. La admiración que profesaba por la música de Mozart, que se empeñó en difundir intensamente, se incrementó tras la amistad entablada con su hijo Karl. Además de ser autor de una breve biografía sobre Mozart (Milán, 1816), Lichtenthal acometió el arreglo de una obra que ya gozaba de considerable fama, pero que no podía escucharse con facilidad debido a la extensa plantilla que requería. Ésta era justamente la finalidad principal del arreglo, una práctica habitual en todos los periodos de la historia de la música, que permitía el acceso a un cierto repertorio a través de versiones reducidas. Teniendo en cuenta que una parte importante de la orquestación del Réquiem no es en realidad de Mozart sino de Süssmayer, cabe preguntarse si la versión de Lichtenthal no refleja acaso con mayor claridad la concepción original mozartiana. En todo caso, resulta evidente que la naturaleza fúnebre y melancólica del Réquiem permanece intacta en este arreglo para cuarteto, al tiempo que potencia una interpretación más íntima y transparente, donde la trama de la voces aflora con mayor claridad.

CUARTETO VOCE
Sarah Dayan
, violín
Cécile Roubin, violín
Guillaume Becker, viola
Florian Frère, violonchelo


Franz Schubert (1797-1828)
Cuarteto nº 12 en Do menor D. 703. Allegro assai

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)
Requiem en Re menor KV 626 (arreglo de Peter Lichtenthal)


  1. Cuarteto VoceCuarteto Voce Sarah Dayan y Cécile Roubin fundaron el Cuarteto Voce en el año 2004, al que después se unirían Guillaume Becker y Florian Frère. Tras una breve trayectoria, y con la inestimable ayuda del Cuarteto Ysaÿe, los cuatro músicos han obtenido una gran reputación en los circuitos de concursos internacionales de Génova, Viena, Burdeos y Londres; como en la reciente competición Franz Schubert and the Music of Modernity de Graz (Austria), donde fueron galardonados con el Segundo Premio, Premio de Interpretación del Cuarteto Ligeti y el Premio del Público. Este éxito ha permitido al cuarteto actuar en salas prestigiosas de Japón, América Central, Estados Unidos, Europa y en el Norte de África, y compartir escenarios con músicos de la talla de Miguel da Silva y Pierre Fouchenneret.
    Desde el curso 2009-2010 estudian en el Instituto Internacional de Música de Cámara de Madrid, en el Departamento de Cuartetos de Cuerda que dirige el profesor Günter Pichler. Como alumnos de dicho Instituto, han actuado en el Ciclo ''Da Camera'', en el Auditorio Sony y en el Colegio Oficial de Médicos de Madrid.
    Además de ofrecer conciertos, experimentan con otras formas artísticas, como musicalizar películas de cine mudo de los directores Murnau, Lubitsch, Keaton y Vidor, y programas de radio y televisión de Jean-François Zygel (La Leçon de Musique, Le Cabaret Classique), además de introducir su trabajo en las escuelas. En la actualidad realizan la Dirección Artística del Festival de Cordes de La Charité-sur-Loire y Le Coeur en Musiques en el sur de Ardèche.