Lamentos Lunes Temáticos Músicas para el buen morir

Lamentos

  1. Este acto tuvo lugar el
Ensemble Laboratorio 600 . Giuseppe de Vittorio, tenor. Ilaria Fantin, archilaúd. Katerina Comte El Ghannudi, arpa. Franco Pavan, tiorba
El lamento, entendido en su acepción más amplia como composición funeraria en memoria de un músico o de un personaje público, tiene sus ejemplos más tempranos en la polifonía del Renacimiento, como ejemplifican obras de Johannes Ockeghem, Josquin des Prez, Jacob Arcadelt y William Byrd, entre otros. Pero el lamento como canción monódica de aire triste y melancólico compuesta en señal de duelo tuvo su periodo dorado durante el siglo XVII, particularmente en Italia. La aparición de la melodía con acompañamiento como textura preferida en los primeros años de esa centuria —por oposición a la textura polifónica y contrapuntística imperante en la anterior— confirió al lamento un papel central como género ideal para la expresión de momentos emocionalmente intensos y dramáticos. El Lamento d’Arianna y el Lamento della Ninfa, ambos de Monteverdi, son los primeros ejemplos famosos de esta nueva concepción del lamento, a partir de entonces un ingrediente regular en la música teatral del barroco italiano como la ópera o la cantanta. Su rasgo musical más frecuente fue la construcción de una melodía sobre un bajo continuo formado por un tetracordo descendente, un elemento de la retórica musical del Barroco asociado a la muerte.
El programa de hoy aúna dos tradiciones del lamento propias de Nápoles, durante el siglo XVII, representadas en las dos obras más extensas del concierto: una tradición de origen culto encarnada en la cantata Squarciato appena havea, de Francesco Provenzale, y otra de tradición popular sintetizada en  Lamenti di Marinetta sulla morte di Masaniello, de autor desconocido. Que las fronteras entre ambas tradiciones no eran rígidas lo confirma la cantata-lamento Squarciato appena havea, en la que Provenzale insertó nada menos que siete melodías de origen popular (señaladas en cursiva en el texto de las pp. 78-82). Esta obra es, además, una parodia del lamento Un ferito cavaliero compuesto, tras la muerte del rey Gustavus Adolphus, por Luigi Rossi, también representado en este programa con una obra instrumental. Las obras anónimas del final del concierto están también asociadas a la idea de la muerte, de forma explícita en el Lamento di Marinetta, obra de autor anónimo que recrea la muerte de Masaniello, personaje histórico que en cabezó las sangrientas revueltas acontecidas en Nápoles en 1647-48. La estrecha vinculación de esta composición con la historia de la ciudad tiene su reflejo en el aire popular de la melodía. El programa se completa con obras vocales de Kapsperger y Milanuzzi y piezas instrumentales de Colonna y Rossi, compositores contemporáneos activos todos en el centro y norte de Italia, mostrando, así, un contrapunto con la música napolitana.

Giuseppe De Vittorio, tenor
Ensemble Laboratorio ‘600
Ilaria Fantin, archilaúd
Katerina Comte El Ghannudi, arpa
Fanco Pavan, tiorba

Anónimo
Passo sull’A (instrumental)

Carlo Milanuzzi
(c. 1590-c. 1647)
Ora canusco ca so’ male natu

Giovanni Ambrosio Colonna (fl. 1616-1627)
Passacaglio passeggiato (instrumental)

Giovanni Girolamo Kapsperger (c. 1575-1651)
Figlio dormi
Lamento extraído de la ópera Gli amori d'Apollo e di Dafne de Francesco
Cavalli (1602-1676)

Luigi Rossi (1598-1653)
Passacaglia (instrumental)

Francesco Provenzale (1627-1704)
Squarciato appena havea

Giovanni Girolamo Kapsperger

Capona-Sfessaina-Villan di Spagna (instrumental)

Anónimos

Na via di rose
Ninna nanna ri la rosa
Procidana


  1. Ensemble Laboratorio 600 El grupo Laboratorio ‘600 está formado por los instrumentistas de cuerda pulsada Ilaria Fantin, Katerina Comte El Ghannudi y Franco Pavan, y surge con la dedicación de recrear la práctica del bajo continuo a partir del estudio atento de las fuentes teóricas y musicales del siglo XVII. Sus respectivas trayectorias individuales, que cuentan con decenas de discos e innumerables conciertos por todo el mundo, les ha animado a unirse para desarrollar un nuevo lenguaje interpretativo, respetuoso con el texto antiguo pero, precisamente por esta razón, rico en nuevos descubrimientos. Laboratorio ‘600 es un ensemble de formación reciente que ya ha sido invitado a participar en los festivales europeos más importante para colaborar con cantantes e instrumentistas de reconocido prestigio. Este concierto en la Fundación Juan March es su debut en España.