Recital de piano Domingos & Mediodías

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Mª Jesús Romeo Ruiz, piano

La Sonata en Mi bemol mayor Hob. XVI/52 es la última de las tres que compuso Franz Joseph Haydn en Londres entre 1794 y 1795 para la pianista Theresa Jansen. Estas sonatas finales abren nuevos caminos en la organización tonal y formal de este género que servirán como punto de partida para el joven Beethoven.

Las cuatro baladas de Fryderyk Chopin, según imaginó su amigo Schumann, tendrían un cierto carácter narrativo siguiendo las baladas poéticas del poeta polaco emigrado Adam Mickiewitcz. Sin embargo, no hay evidencias de que estas obras encierren un programa concreto. La Balada Op. 52 data de 1842 y fue publicada al año siguiente dedicada a la baronesa Rotschild, una de las mecenas habituales en los salones parisinos. Chopin explora aquí registros oscuros y anhelantes, además de contener progresiones armónicas inauditas en su catálogo. De ahí que se considere esta obra como la inauguración de la última etapa estilística del autor.

Pocos años antes, Robert Schumann había culminado sus Estudios sinfónicos Op. 13. Escritos entre 1834 y 1835, es una de sus obras pianísticas más ambiciosas y densas. Los distintos cambios que sufrió el título durante el proceso de gestación reflejan bien la complejidad en su concepción. La obra fusiona tres aspectos: el carácter de estudio, es decir, de piezas que exploran las posibilidades técnicas del piano; el anhelo idealizado de recrear con un teclado las posibilidades sonoras de la nueva orquesta romántica; y la economía de materiales melódicos al derivar todos los estudios -excepto el III y el IX- de un tema común.

Las obras de Albéniz y Ravel son casi de un siglo después. Iberia no es sólo la cumbre del piano de Isaac Albéniz, sino también una de las más elevadas obras del pianismo universal de todos los tiempos. Compuesta entre 1905 y 1909, se articula en doce piezas publicadas en grupos de tres. Triana es la tercera pieza del segundo cuaderno, estrenado por Blanche Selva en San Juan de Luz en septiembre de 1907. La evocación del célebre barrio sevillano es explícita con los ritmos de pasodoble, bolero y seguidilla, estilizados por una escritura virtuosística.

Prácticamente de los mismos años (1904 y 1905) datan las cinco piezas de Miroirs (Espejos) compuestas por Maurice Ravel en un estilo lleno de novedades que desconcertaron a sus primeros oyentes. Alborada del gracioso (título original en español) es la cuarta pieza y muestra el entusiasmo habitual de Ravel, de origen vasco-francés, por la cultura hispana. La obra completa fue estrenada por el pianista español Ricardo Viñes en 1908.

María Jesús Romeo Ruiz, piano

Franz Joseph Haydn (1732-1809)
Sonata Nº 45  Hob. XVI/52 en Mi bemol mayor
 
Frédéric Chopin (1810-1849)
Balada nº 4 en Fa menor Op. 52

Robert Schumann (1810-1856)
Estudios sinfónicos en forma de variaciones Op. 13
 
Isaac Albéniz (1860-1909)
Triana, de Suite Iberia, Segundo Cuaderno

Maurice Ravel (1875-1937)
Alborada del gracioso, de Miroirs

  1. Mª Jesús Romeo Ruiz

    Inició sus estudios musicales a la edad de 6 años en los Conservatorios de El Escorial y de Madrid, terminando su Grado Medio de piano a la edad de 13 años y el Superior a los 16 con las máximas calificaciones. En el transcurso de su carrera, estudió con los profesores Pedro Rabasco, Fernando Puchol, Ricardo Requejo, Federico Contreras, Anatoli Povzoun, Ana Guijarro, John O’Conor y Joaquín Achúcarro. En 1999 terminó sus estudios en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid bajo la tutela del profesor Fernando Puchol.Siguió ampliando su formación musical obteniendo los títulos de profesora de canto, solfeo y armonía. En la actualidad estudia 5º de Grado Profesional de Órgano y Clave en el Conservatorio de Arturo Soria. Ha dado clases magistrales de música antigua con los profesores Anselmo, Lucia Riaño, Monserrat Torrent y con el maestro italiano Taglianini.

    Ha actuado como solista de piano en numerosas salas España y Rusia, incluyendo el Auditorio Nacional de Música de Madrid y el Auditorio Kremlin; y como organista en iglesias de Medina de Rioseco (Valladolid), Alcalá de Henares, Valladolid, Villar de Cañas (Cuenca) y Venecia.
    En 2005 fue seleccionada para tocar el Concierto para piano y orquesta nº 2 de Rachmaninov en el Festival de Jóvenes Intérpretes de Europa en Rusia con la Orquesta Estatal dirigida por Alexander Skulsky. Desde entonces es invitada a participar en el Festival todos los veranos interpretando con orquesta obras de Falla, Turina, Albéniz y Halfter.