(II) Conciertos del Sábado A cuatro voces

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Musica Mundi . Iliana Casanueva, contralto. Amelia Diez, soprano. Miguel Ángel Bolado, tenor. Abilio García-Barón, bajo

Desde la consolidación de la escritura polifónica durante el Renacimiento, la escritura para cuarteto vocal ha sido una constante en la historia, como confirma la enorme diversidad de repertorios concebidos para esta formación. Este ciclo presenta un recorrido por distintos géneros a cuatro voces de los últimos siglos: villancicos españoles del Siglo de Oro acompañados con vihuela, obras de Brahms y diversos autores americanos con piano, y una amplia selección de música vocal a capella original y arreglada de los siglos XX y XXI.

Este programa presenta un recorrido por dos siglos de música para cuarteto vocal, mostrando diversas estéticas y modos de explorar la conjunción de las voces. Las seis primeras obras son composiciones de Mendelssohn y Brahms, autores que cultivaron con asiduidad distintos géneros vocales. Aquí se dejan ver los rasgos habituales del Romanticismo, que combina la expresión de los sentimientos interiores con la exaltación de la naturaleza (como en In Herbst de Brahms) o la tristeza de la despedida (como en Abschiedslied de Mendelssohn).

Las obras de los rusos Chaikovsky y Stranvinsky se insertan en otra tradición bien distinta: la formada por la música con espíritu religioso. En la primera se describe con dramatismo el brote de sangre de la corona de Jesús, comparado con pétalos de rosas rojas, mientras que la segunda es un rezo con la sonoridad sencilla y la base rítmica que con tanta eficacia lograba Stravinsky en sus composiciones.

En las restantes obras del programa, que giran en torno al tema recurrente del amor, es evidente el tono popular y cercano de la música, pese a las distintas estéticas de sus creadores. Las canciones de dos estrictos coetáneos como Bill Douglas, con textos de Robbie Burns y Emily Dickinson, y Alberto Favero, con textos de Mario Benedetti, ilustran esta disparidad de estilos. Las enormes posibilidades tímbricas y la gran flexibilidad de un instrumento como la voz humana muestran todo su esplendor en las obras finales del concierto, en el que también tiene cabida el humor y la ironía. Las dos obras que cierran el programa, creaciones de Carlos Núñez ¬en arreglo de los inconfundibles Les Luthiers¬ y Ernst Toch, son buenos ejemplos de una concepción lúdica y divertida de la música, para la que el cuarteto vocal ha sido un vehículo idóneo.

Musica Mundi
Amelia González del Tánago, soprano
Iliana Casanueva, contralto
Miguel Ángel Bolado, tenor
Abilio García-Barón, bajo


Felix Mendelssohn (1809-1847)
Abschied vom Wald Op. 59 nº 3

Johannes Brahms (1833-1897)
In stiller Nacht nº 8, de Deutsche Volkslieder WoO33

Felix Mendelssohn
Abschiedslied Op. 63 nº 2

Johannes Brahms (1833-1897)
All mein Gedanken nº 30, de Deutsche Volkslieder WoO33

Felix Mendelssohn
Im Grünen Op. 59 nº 1

Piotr Ilich Chaikovsky (1840-1893)
The crown of roses

Ture Rangström (1884-1947)
Koral sueco

Igor Stravinsky (1882-1971)
Pater noster

Jean-Paul Martini (1741-1816)
Plaisir d'amour

Bill Douglas (1944)
My love is like a red red rose
I shall not live in vain

Alberto Favero (1944)
Te quiero (arreglo de Bregant)

Ángel Ortiz de Villajos (1898-1952)
Al Uruguay (versión de L. Kurzeknabe)

Carlos Núñez (1971)
Teorema de Thales (versión de Les Luthiers)

Ernst Toch (1887-1964)
Fuga geográfica

  1. Musica MundiMusica Mundi Musica Mundi se funda en Santander en 1997. Sus integrantes poseían ya una larga experiencia en la música vocal como miembros de la Camerata Coral de Santander, fundada y dirigida por la musicóloga Lynne Kurzeknabe, o como titulados en canto. En 1997 decidieron formar un cuarteto en el que poder desarrollar, en un ámbito más reducido y preciso, su dilatada experiencia interpretativa con obras, fundamentalmente, del Renacimiento y el Barroco.
    Los integrantes de Musica Mundi aspiran a alcanzar altos niveles de rigor, exigencia y estilo. Su deseo es hacer música coral, no con un afán de brillar individualmente sino de plasmar su conjunción, buscando siempre la mayor expresividad y la más efectiva comunicación con el público.
    Entre sus actuaciones destacan: su participación en la ambientación musical en la exposición de Las Edades del Hombre en la Catedral de Palencia; Festival de Voces de Altafulla (Tarragona) organizado por el grupo The Scholars; 55 Festival Internacional de Santander; IV Jornadas de Música Antigua de Rucandio; Concierto en el Palacio de Quevedo ante la Junta de patronos del Museo Guggenheim de Nueva York; Torneo Internazionale di Musica (TIM) en el Auditorio de Zaragoza; Ciclo de Música Antigua de los Ayuntamientos de Santander y Santillana del Mar; y Ciclos Música Religiosa de Caja Cantabria.
    Recientemente, ha actuado en directo en los programas de RNE Música sobre la marcha, emitido desde la Fundación Juan March de Madrid, y No es un día cualquiera. Musica Mundi ha grabado su primer CD en la iglesia de Mortera (Cantabria) titulado Del Renacimiento a nuestros días, en el que muestra un amplio y variado resumen de su repertorio.