(I) Ciclos de Miércoles El violín del siglo XX

(I)

  1. Este acto tuvo lugar el
Angel Jesús García, violín

PRIMER CONCIERTO                                                                                                            

Xavier Turull es un barcelonés violinista y compositor. Ambas naturalezas, la de autor y la de intérprete, se deducen sin esfuerzo de la escucha del "Divertimento" que hoy tenemos programado. Turull ha compuesto más música para el violín solo. Recordemos la cadencia que escribió a la "Paráfrasis concertante" de Montsalvatge, la excelente "Trama 12x12", y otros juegos violinísticos, como su versión para violín solo de la "Asturias" de Albéniz. Pero tal vez sea en el "Divertimento" donde Turull muestra, como decíamos, su doble habilidad con más claridad. Escrito en 1990 para el joven virtuoso Santiago de la Riva, el "Divertimento" es la obra de un violinista que va mostrando ordenadamente al oyente las posibilidades de su instrumento: primero el canto de la cuarta cuerda, luego la gran variedad de formas de ataque y los variados golpes de arco, el pizzicato de la mano izquierda, el canto-canto, allá en el agudo, el juego de colores con los armónicos, las dobles cuerdas, sea en su variedad armónica (notas largas, para que se oigan bien los acordes) o en su variedad percusiva (notas rápidas, para que se acumulen los sonidos y se precipiten las emociones). Hasta aquí, el Turull violinista. El Turull compositor es el responsable de que en este dechado de labores haya contenido creativo y coherencia expresiva.


"Microtono" existe gracias al encargo que le hizo a Joan Guinjoan el Conservatorio de la Región de Boulogne-Billancourt. Le pidieron una obra que sirviera para la iniciación a la música contemporánea de los alumnos de tercer curso de instrumento. Guinjoan envió esta partitura que puede ser tocada por un violín, una viola o un violonchelo, y que ayuda al joven intérprete a introducirse no ya en la música contemporánea, sino en la música sin más. El estrenó lo realizó Adèle Auriol en París, en 1981. Como su nombre anuncia, la obra utiliza los microtonos, es decir, los sonidos que caben entre una tecla del piano y la siguiente (el piano no puede darlos, pero el violín sí). Además, la obra va dibujando un camino de progresivo enriquecimiento del sonido: desde las melodías sencillas del principio, tocadas sin vibrato, con sonoridad de rabel, hasta el despliegue de creatividad del final, con una batería de gestos musicales que abren el tiempo, en una especie de polifonía horizontal que recuerda al violín múltiple del gran Bach.


Jordi Cervelló es otro violinista compositor. O más bien, compositor violinista, porque su carrera ha terminado centrándose en la escritura de partituras más que en su interpretación. Para el violín, Cervelló ha escrito entre otras cosas una "Fantasía concertante" (1969) con orquesta y una "Sonata in cinque tempi" (1976) sin acompañamiento. También para violín solo es esta "Sonatina" que editó la casa Boileau en 1994 y que cumple lo que su título avanza: la estructura de sus cuatro movimientos es la clásica: rápido y enunciador el primero, lento y contemplativo el segundo, ligero y característico el tercero, rápido y espectacular el cuarto. Con una particularidad muy atractiva. De los dos paisajes sonoros (por no decir temas) que ocupan el movimiento inicial, el primero (un arpegio de sol menor) servirá luego de base al "Andante" y el segundo (un pasaje en dobles cuerdas) se recordará después en el "finale".
Los dos compositores que ocupan la segunda parte del programa forman dúo desde el punto de vista de sus biografías. Los dos son hijos unigénitos, al menos en lo musical. Joaquim Homs es el único alumno de Roberto Gerhard quien, a su vez, fue el único alumno español de Arnold Schönberg. Homs y Gerhard representan, pues, la rama ibérica del tronco schönbergiano original. Es curioso que la subjetividad sureña (si se puede hablar así) esté más presente en Gerhard, exiliado allá en las brumas británicas, que en Homs, instalado al borde del mediterráneo.


La "Sonata para violín solo" de Joaquín Homs está compuesta en 1941, pero no se interpretó en público hasta dieciséis años más tarde. La estrenó Xavier Turull en el transcurso de un concierto monográfico en homenaje a Joaquín Homs que se celebró el 23 de marzo de 1957 en la Escuela de Ingenieros Industriales de Barcelona. Como la obra de Cervelló, esta de Homs sigue también la tradición en cuanto a su armazón en cuatro movimientos. La modernidad le viene sobre todo de la concepción de sus frases: son alientos expresivos de dimensiones humanas. Más que sonar, el violín de Homs parece que quiere respirar. De ahí le viene su poder cantante y, a veces, hablante. La expresividad de esta "Sonata" prefigura la que muchos años después volcará Homs en sus "soliloquis", esas meditaciones con las que Homs cura su viudedad y revive la memoria de su esposa Pietat.


Roberto Gerhard (Valls, Tarragona, 1896 - Cambridge, Inglaterra,  1970) aplica a su "Chacona" para violín solo un dodecafonismo estricto que, además de regir la ordenación de los sonidos, amplía incluso su campo de acción a los demás aspectos de la obra, como el ritmo y la métrica. Por otra parte, esta «Chacona» se adorna con el toque simbólico del número 12 que le sirve de plantilla formal. Está escrita en Cambridge en 1959, cuando Gerhard llevaba ya cuatro lustros de exilio en Inglaterra. No es casualidad que este esfuerzo de serialización integral lo aborde Gerhard en esta época. Cuatro años antes, Gerhard tuvo ocasión de comprobar lo que esa técnica podía dar de sí al presenciar el estreno de «El martillo sin dueño» de Pierre Boulez en el Festival de la Sociedad Internacional de Música Contemporánea de Baden Baden. Allí acudió el compositor tarraconense porque Hans Rosbaud le estrenaba en ese mismo festival la "Sinfonía número 1". Sin embargo, el cálculo serial y la obsesión ordenadora aparecen en la "Chacona" de Gerhard complementados por una elocuencia directa, por un impulso expresivo muy propio del autor. La primera edición de la "Chacona" apareció en la casa Keith Prowse, una firma editorial que empezó su negocio en 1956 con la publicación de una colección de obras de Roberto Gerhard. Era la primera vez desde 1933 que la música de Gerhard alcanzaba el papel impreso y era también un síntoma de que Gerhard empezaba a encontrar su hueco en la vida musical inglesa.

      1. Xavier Turull (1922-2000)
      1. Divertimento
      1. Joan Guinjoan Gispert (1931-2019)
      1. Microtono
      1. Jordi Cervelló Garriga (1935)
      1. Sonatina para violín solo
      1. Joaquín Homs (1906-2003)
      1. Sonata para violín solo
      1. Roberto Gerhard (1896-1970)
      1. Chaconne