(y III) Ciclos de Miércoles Cuartetos españoles del siglo XX

(y III)

  1. Este acto tuvo lugar el
Cuarteto Arcana . Francisco Romo y José Enguidanos, violín. Roberto Cuesta, viola. Salvador Escrig, violonchelo

NOTAS AL PROGRAMA
TERCER CONCIERTO
________________________________________________________________

J. TURINA: La oración del torero

    Esta pieza data del muy fecundo año de 1925, en el epicentro de la creatividad del maestro sevillano. Repasemos sus tareas de ese año: después de las fiestas, el 8 de enero, iniciaba El Barrio de Santa Cruz, una de sus mejores obras pianísticas, concluida el 20 de febrero. El 31 de marzo iniciaba otro de sus hitos, La oración del torero, para cuarteto de laúdes, terminada el 6 de mayo. Al día siguiente emprendía la versión para cuarteto de cuerda, rematada en una semana: el día 13 (como es bien sabido, a partir de esta versión para cuarteto de cuerda haría Turina la ampliación a orquesta de cuerda a petición de Pérez Casas). Apenas una semana después, el 19 de mayo, Turina iniciaba el Trío nº 1, composición interrumpida brevemente para escribir el Fandanguillo guitarrístico (del 25 de mayo al 4 de junio) y, más largamente, del 18 de junio al 14 de noviembre, para escribir la versión de voz y piano del Canto a Sevilla. Inmediatamente después de terminar el Trío, emprendería la orquestación de dicho ciclo vocal, ya en febrero del año siguiente...   
    Turina "vio" La oración del torero durante los prolegómenos de una corrida de toros en la vieja plaza de Madrid, observando cómo los toreros se refugiaban en el recogimiento de una modesta capilla, apenas aislada del bullicio de las gradas, momentos antes de salir al ruedo. Por eso la pieza posee un carácter expresivo básicamente recogido e intimista: el lirismo emocionado es lo que está en primer plano, mientras que el garbo torero y el ruido de la fiesta quedan al fondo. Se articula sobre dos temas fundamentales que bien pueden caracterizarse como una idealización del pasodoble y una intensa plegaria, respectivamente.

MARCO: Cuarteto nº 2, "Espejo desierto"
   
    Un encargo de la Fundación Juan March llevó a Tomás Marco a concretar la idea cuartetística en la que venía trabajando más de un año. Así, a comienzos de 1987, y durante unos días de estancia del compositor en la isla canaria de Fuerteventura, quedó listo Espejo desierto, es decir, su segundo cuarteto de cuerda. El primero, Aura, quedaba muy atrás, pero lleno de significaciones para el autor, pues le había supuesto dos premios importantes, el arranque de la difusión internacional de su música y una primera grabación discográfica. Como el propio Marco ha comentado, acaso el notable peso específico de Aura en su catálogo fue causa inconsciente de que tardara tres lustros en volver al género. El tercer cuarteto no vino enseguida, pero tampoco esperó tanto: Anatomía fractal de los ángeles, Cuarteto nº 3 de Tomás Marco, compuesto en 1993, fue estrenado en marzo del año siguiente en Londres, por el Cuarteto Brindisi.
    La obra que aquí nos ocupa tuvo un doble estreno. El "oficial" tuvo lugar en esta misma sala de la Fundación Juan March, el 16 de diciembre de 1987, por el mismo Cuarteto Arcana que hoy la repone y en una sesión monográfica en la que Espejo desierto sonó dos veces, entre las cuales el compositor y el autor de estos comentarios dialogaron entre sí y con el público sobre la obra. Pero, con permiso expreso de la entidad encargante, la obra había tenido un pre-estreno en la Sala André Malraux de Burdeos unos días antes, el 7 de diciembre, en el curso de un concierto que el Cuarteto Arcana ofreció en la ciudad francesa. Reproducimos finalmente un breve comentario del compositor sobre su segundo Cuarteto:
   "Recoge de Aura, a través de tiempo, el deseo de hacer una obra lo más escueta posible en la que nada sea ornamental ni superfluo. Un material sonoro muy sencillo se autodesarrolla para crear una forma autónoma. Como en otras obras mías, recurro para la estructura a ciertas ayudas matemáticas para las proporciones (Fibonacci incluido), cribas de Eratóstenes para la distribución de los sonidos, etc., pero luego compongo libremente con ellas. Además, no puedo apartarme de mi larga experiencia en temas de psicología de la audición que he venido desarrollando en muchas obras anteriores para lograr un trabajo específico con el tiempo y el espacio musicales".

JURADO: Cuarteto de cuerda nº 2

    Madrileña de 1968, a los ocho años ingresó en el Conservatorio, en donde ha cursado estudios de piano, canto, composición, musicología, pedagogía musical y dirección de orquesta. Su formación es plural, como la de casi todos; pero su dedicación profesional a la música lo es también, y ya no es tan frecuente leer en el curriculum de una brillante cantante que es profesora de Contrapunto y Fuga, o comprobar que esa misma brillante cantante es compositora con muchas cosas que decir. Obviamente, es esta faceta creativa la que hoy nos interesa de Pilar Jurado. De ella recordemos cómo se ha fraguado, tras los estudios del Conservatorio, en cursos especializados impartidos por Leonardo Balada, Luis de Pablo, José Evangelista, Claudio Prieto, Javier Darias, Tom Johnson y Franco Donatoni, y que ha sido jalonada por éxitos como el Premio Iberoamericano "Reina Sofía", Premio "Cristóbal Halffter" de Composición para órgano, Premio "Flora Prieto", Premio "Jacinto Guerrero" y un segundo Premio SGAE, todos ellos entre 1992 y 1994. Recientemente ha sido seleccionada por el comité español de la SIMC para representarnos en las Jornadas Mundiales de Música 1997 que se celebrarán en Seúl.
    Sobre la obra que hoy se estrena, la autora nos envía la siguiente nota:
   "El Cuarteto de cuerda nº 2 es una obra en tres movimientos engendrada por una idea puramente musical. Recuperando, ligeramente modificada, una técnica ya empleada en mi pieza para flauta y piano Ebdabg, una célula musical emerge y se desarrolla configurando el primer movimiento que se secciona mediante la aparición de un agregado triplicado claramente reconocible. Su segundo movimiento es sobre todo un estudio sonoro donde he pretendido transmitir sutileza y ternura, contrastando con un último movimiento rítmico que retoma las ideas que han configurado los movimientos anteriores y concluye con un Presto trepidante que desemboca en un pizzicato Bartók en el registro más grave de las cuerdas.- El Cuarteto de cuerda nº 2 está dedicado con muchísimo cariño a Antonio Gallego".

HALFFTER, R.: 8 Tientos

    Recuerdo, bien avanzados los años sesenta, el estreno en Cuenca y en Madrid del Pregón para una Pascua pobre de Rodolfo Halffter, con  textos de Sopeña. Sin alharacas, pero con signos de emoción en más de un rostro, se vivía aquel estreno como lo que era: el retorno a casa de uno de los ilustres exiliados tras la guerra. Naturalmente, Rodolfo Halffter no iba a dejar México, su querida tierra de adopción, pero, en efecto, durante los años setenta las estancias y la actividad del viejo maestro en España se "normalizaron": sus lecciones de composición y análisis en los Cursos Manuel de Falla de Granada y Música en Compostela, inolvidables para cuantos los siguieron, constituyeron citas periódicas durante unos años y una cierta recuperación para nuestra música de aquel gran nombre.
    Más vale tarde que nunca, y la obra que aquí presentamos es un testimonio de esta "repesca". En efecto, fue encargada por la Comisaría Nacional de la Música del Ministerio de Educación y Ciencia con destino a ser estrenada en el XXII Festival de Granada de 1973, coincidiendo con uno de los cursos impartidos por el maestro Halffter, y el estreno tuvo lugar en el fabuloso Patio de los Leones de la Alhambra, el 2 de julio de aquel año, a cargo de un cuarteto denominado "del Festival de Granada" y que coyunturalmente formaron los ilustres Agustín León Ara y Antonio Gorostiaga (violines), Enrique de Santiago (viola) y Pedro Corostola (violonchelo).
    Esta sucesión de ocho miniaturas cuartetísticas no sólo constituye una obra deliciosa y perfectamente realizada, sino que muestra muy bien la frescura y vitalidad, el optimismo y juventud que alentaban el pensamiento musical de Rodolfo Halffter. Pero sobre sus intenciones estéticas no vamos a hablar, teniendo, como tenemos, el testimonio escrito del propio autor:
   "Tiento viene (...) de tentar; y tentar, según el Diccionario de la Real Academia Española, significa, entre otras cosas, probar o experimentar. Ateniéndome a esta última acepción de la palabra, mi obra Tientos (o "Fantasías") constituye una serie de ocho pruebas o experimentos muy breves, en los que trato de inyectar una nueva vida a los procedimientos de composición usados por mí en los comienzos de mi carrera. trato, además, de oponer entre sí, en rápida sucesión, fuertes contrastes de color -especie de caleidoscopio tímbrico-, mediante el uso de diversas posibilidades de producir sonido en los instrumentos de arco. (...) Al componer mis Tientos he vuelto a sentir el entusiasmo que me alentó cuando, antes de cumplir los treinta años de edad, solía expresarme en un lenguaje politonal, en el que las superposiciones de tonalidades producen, a menudo, sonoridades ásperas y agresivas, las cuales, para mí, no carecen de encanto".

José Luis García del Busto

      1. Joaquín Turina (1882-1949)
      1. La oración del torero Op. 34 (versión para cuarteto de cuerda)
      1. Tomás Marco (1942)
      1. Cuarteto nº 2 "Espejo desierto"
      1. Pilar Jurado (1968)
      1. Cuarteto de Cuerda nº 2 *
      1. Rodolfo Halffter (1900-1987)
      1. Ocho Tientos, Op. 35
  1. * Estreno absoluto