Quinteto Hirubi Jóvenes intérpretes

Quinteto Hirubi

  1. Este acto tuvo lugar el
Quinteto Hirubi. Ane Miren Vidaurrazaga, flauta. Adrián Pulido, oboe. Pablo Dávila, clarinete. Eider Gaztañaga, trompa. Christian García del Campo, fagot

Multimedia

Quinteto Hirubi
    
Ane Miren Vidaurrazaga, flauta
     Adrián Pulido, oboe
     Pablo Dávila, clarinete
     Eider Gaztañaga, trompa
     Christian García del Campo, fagot
(Alumnos de Musikene)

Franz Joseph Haydn (1732-1809)
Divertimento en Si bemol mayor Hob II/46

Paul Hindemith (a895-1963)
Kleine Kammermusik für fünf Bläser Op 24, nº 2

Darius Milhaud (1892-1974)
La Cheminée du Roi René Op. 205

Julio Medaglia (1938)
Suite Belle Epoque in Sud-America

 

  1. Quinteto HirubiQuinteto Hirubi

    Nacido de la pasión por la música y la amistad de sus componentes, el Quinteto Hirubi surge como agrupación para la asignatura de quinteto de viento en el Centro Superior de Música del País Vasco (Musikene), en el curso 2012-2013. Durante su andadura como quinteto interpretado un repertorio que va desde el clasicismo hasta la primera mitad del siglo XX, bajo la tutela de los profesores Bruno Claverie y Laura Marcos. Sus integrantes estudian con músicos comode Christian Wetzel, Rodolfo Epelde, Higinio Arrue, José Luis Estellés y Bruno Claverie. Han recibido clases magistrales de los maestros J. R. Pascual Vilaplana, Vincenzo Menghini, Javier Aragó o Martin Frost, entre otros. Todos sus componentes han obtenido varios premios en concursos de música de ámbito nacional, y algunos de ellos participan o han participado como miembros activos en la Joven Orquesta de Cantabria (JOSCAN), Joven Orquesta de Extremadura (OJEX) o en la Joven Orquesta de Euskal Herria (EGO). Es destacable la participación de uno de sus miembros como solista con la orquesta de Musikene. Durante el último año han ofrecido numerosos conciertos en el País Vasco, y han actuado dentro del Ciclo de Música de Cámara organizado por Donostia Música, así como en el Ciclo de Jóvenes Intérpretes de la Quincena Musical de San Sebastián. La inconfundible y delicada tímbrica que presenta la unión de estos cinco instrumentos, junto con la magia de la música por sí sola, hará viajar al oyente por una travesía que comenzará con la amable y jovial música de Haydn, pasando por la vigorosa sonoridad contrapuntística de Hindemith, para reposar después en las breves melodías de estilo neoclásico de Milhaud, y terminar con la suite ambientada en la belle-epóque sudamericana de Medaglia.