(II) Ciclos de Miércoles Toldrá en su centenario

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Víctor Martín, violín. Miguel Zanetti, piano

SEGUNDO CONCIERTO_________________________________________________

La música de cámara: El violín

    Excelente violinista, gran cultivador de la música de cámara desde que, a los 16 años de edad, crea y participa como primer violín en el célebre "Quartet Renaixement", Eduardo Toldrá nos deja unas cuantas, muy pocas, demostraciones de su talento creador en este género. Estas obras, poseen en todo momento -como ocurre hasta en sus mismas canciones- una estructura formal perfecta, sencilla pero con muy clara determinación analítica. Lo podemos así observar en sus Seis sonetos, para violín y piano, que una vez más nos sitúan frente a un músico que parece fiarlo todo a una sustanciación poética. Oriol Martorell, en sus magníficos comentarios toldrasianos, nos asegura acerca de esta página hermosa, que es "una de las obras que, con mayor claridad, revelan el alma del músico Toldrá y que más nos ayuda a comprender y definir su personalidad de compositor..."; y ello es, efectivamente, muy cierto.

    Los catorce versos endecasílabos propios del "soneto" poético, los sitúa el compositor como frontis de cada una de estas composiciones, aún cuando, si hacemos caso a Martorell, al compararlos entre sí, afirme que "...los seis no tienen más en común que la lírica interpretación de la naturaleza. Los poemas son, únicamente, un motivo de inspiración para el compositor, que ofrece una visión de las escenas y los ambientes evocados en los versos. No existe, pues, un propósito de escribir música pintoresca o programática, sino el deseo de expresar las sensaciones que la poesía origina...".

    Los Sis sonets, premio del III Concurso Musical "Eusebi Patxot i Llagusterra" del año 1922 (mil pesetas, aunque fueran de entonces), se estrenan por el propio autor y el pianista Motte-Lacroix, para la Associació d'Amics de la Música, en el Palau de Barcelona, el 28 de Diciembre de aquel mismo año. Como se verá, los poemas corresponden a seis diferentes autores, en forma de soneto; parece oportuno no olvidarlos aquí, situándolos -como ya se dijo ocurre en la partitura- en cabeza de cada uno de los sucintos comentarios que los mismos nos han merecido; el I Cuaderno comprende tres (Sonetí de la rosada, Ave María y Les birbadores), el II reúne los otros tres (Oració al maig, Dels quatre vents y La font).

Sonetí de la rosada (Trinitá Catasús)

Queda l'hora extasiada
de veure el món tant brillant,
en el si de la rosada.

Cada gota un diamant
en retroba sa mirada
la joia maravellada
del que li és al voltant.

Mars, muntanyes, firmament,
ço que mou i frisa el vent,
ço que res no meu ni altera.

  Tot quant amb l'hora somriu
  s'encanta, s'irisa i viu
dintre una gota lleugera.

    Momento bitemático de suma fluidez melódica y esencias populares catalanas -como ocurrirá en el resto de los Seis sonetos-, subrayada por un piano brillante, en un total de cierta ascendencia franckiana, resultando el tresillo elemento unificador: suma ternura y delicadeza. Su aire "Animado y ligero", apenas se altera desde la primera a la última de sus notas.


Ave María (Joan Alcover)

  Miravem el crepuscle d'encesa vermelló:
mes un secret desfici tos ulls enterbolia
cercant en el silenci que terra i el mar omplia
un so per exhalar's-hi la fonda vibracio.

I, rodolant, llavores del bosc a l'horitzó,
baixá de l'ermitatge el toc de Ave-Maria.
Sa veu trobà natura, i el cor se melodia,
expandiment de l'hora prenyada d'emociò.

Jamai d'un vas mès tendre, la plenitut de vida,
el plor de l'inefable defalliment vessà;
jamai flores tan bella, o dona beneida!

Jamai en el món nostre ni el món d'allá d'allá,
mon llavi, qui eixugava ta galta esblanqueida,
un giop de més divina dolçura fruirà.

    Piano introductor de una evidente importancia y contenido íntimo, a guisa de oración o súplica, para que el violín exprese con amplitud una todavía mayor emoción y espiritual recogimiento, dentro de su reclamado aire, "Pausadamente", este sentido se centra muy en particular cuando la indicación de "tiernamente cantado", sucediéndose después las alternativas piano-violín, violín-piano, en sus suaves contornos apenas alterados; su delicadeza será extinguida en un final "ultrapianissimo", de emoción cierta.


Dels quatre vents (Mossèn A. Navarro)

Dia fervent d'agost era aquell dia...,
sota la volta de l'atzur serena,
com una copa d'or d'hidromel plena
la vall de Lys de llum se sobreixia.

Flama del camps, la palla refulgia
com l'escuma del mar damunt l'arena
i l'eral ple de fruits de tota mena
tota sa glòria al vent serè expandia.

Ella'm mostrava les triomfals monteres
de la flor del forment, como nova Ceres
sorgida alli per art de meravella,

I allá d'enllá cantaven les cigales,
passaven dos coloms de blanques ales
i sonaven remors d'égloga vella.

   "Molt lent", "4 corda fins a la fi", "amb molta amplitut i sempre forte", son las indicaciones harto explícitas del comienzo de este fragmento toldrasiano, el más corto, con mucho, del total de sus Seis sonetos, para violín y piano. Es un momento solemne, majestuoso y, al propio tiempo, grave y patético, sostenida su melodía hermosa por acordes en el piano, hasta llegar a un "mezzoforte" que expone un dibujo en terceras dobladas entre las dos manos, dibujo que repetirá el violín con entera exactitud seguidamente.


La font (J.M. Guasch)

Recó tranquil, recó guarnit de molsa
recó dels arbres vells, mig desmaiats;
la font que hi veig té una naixença dolça,
no té el dolor dels naixements forçats;

Brolla gentil i alegrament devalla;
la filla de la neu mai defalleix;
  maitat cançó i altra metat rialla
  una vida en flor que resplandeix.

Jo quan baixo dels cims a l'hora santa,
cerco el recó tranquil, la font que canta
el misteri sagrat del fill del glaç,

I la veig d'un tros lluny que ja m'espera
com una dona fresca i riallera
portant el canti ple sota del braç.

    El aire se indica como "Bastante animado", y la sonrisa acude expresada por un ritmo popular, impregnada por el aroma eminentemente ligero y festivo, gracioso, fluyentemente gracioso, aunando en momentos su contorno binario sobre una escritura que es ternaria; el elemento picante y suelto es germen generador y la rúbrica, precisa en detalle difícil de traducir, la aludida coincidencia de los dos ritmos esenciales.


Oració al maig (J. Carner)

Fes, Maig (que potser jo no gosaria
d'anar-li en seguiment pel corriol),
que per grat de l'atzar la trobi un dia
tot arran de mon cor que vol i dol;

que hi hagi molts d'ocells damunt la via
(tots cantadissos, amagats del sol)
que ofeguin mon batec, i a ma agonia
ofreni un glop de pau el fontinyol;

que, sense veure'm ella ni escapar-se,
jo em trobi als dits sa caballera esparsa,
a frec del meu el llavi seu rogenc;

i que ella estingui amb les parpelles closes
i, encara, dins l'encanyissat de roses.
(Tot perque jo no sigui temorenc.)

    Un simple discurrir melódico con intervenciones complementarias del piano, dentro de un reclamado aire "Moderato expresivo; con sencillez", únicamente alterado en su parte central, "quasi recitatiu; un poc fantasios", conducente a un inmediato "planyivol"; la influencia de un César Franck no deja de aparecer, así como ciertos instantes enérgicos y hasta dramáticos.


Les birbadores (M. Morera i Galicia)

Les he vistes passar com voleiada
de cantaires ocells quan trenca el dia,
i del tendre llampec de sa alegria
ne tinc l'anima alegre i encisada.

Al cap i al pit, roselles; la faldada
entre herbatges i flors se'ls sobrexia,
i en cara i ulls i en tot lo seu lluia
del jovent la ditxosa flamerada.

  Passaren tot cantant!...  La tarda queia...
i esfumant-se allá lluny encar les veia,
lleugeres, jovenils, encisadores...

com si am llum de capvespre cisellades
sobre marbre boirós, les birbadores
fossin el fris d'algun palau de fades.


    El aire "Vivo", no será alterado ni en la danza ni en la canción o copla de este momento eminentemente popular; los pasos y los decires se suceden en un fragmento todo alegría y desenfado, pese a un cierto trasfondo melancólico, que no deja de latir aún por encima de su general sesgo brillante; en sus quince últimos compases, tras la insistencia en un germen esencial del momento, se llega a un logrado efectismo, partiendo de la tenue sonoridad hasta el conclusivo "fortissimo".

      1. Eduard Toldrà (1895-1962)
      1. As froliñas dos toxos (Noriega Varela) (arreglo de Víctor Martín)
      2. Canticel (arreglo de Víctor Martín)
      3. La rosa als llavis: I el seu esguard (arreglo de Víctor Martín)
      4. Maig (Trinitá Catasús) (arreglo de Víctor Martín)
      5. L'ombra del lledoner: Cançó de grumet (Tomás Garcés) (arreglo de Víctor Martín)
      6. L'ombra del lledoner: Cançó de bressol (Tomás Garcés) (arreglo de Víctor Martín)
      7. Floreix l'atmeller (arreglo de Víctor Martín)
      8. Sis Sonets