(y III) Ciclos de Miércoles Toldrá en su centenario

(y III)

  1. Este acto tuvo lugar el
Cuarteto Cassadó . Víctor Martín y Domingo Tomás Bayona, violín. Emilio Mateu, viola. Pedro Corostola, violonchelo

TERCER CONCIERTO___________________________________________________

La Música de cámara: Los cuartetos

    El Quartet en Do menor, lleva como Lema: "Per l'art" y, como creo haber apuntado, es la primera obra de un Eduardo Toldrá de apenas diecinueve años de edad; como quiera que tres años antes, en 1911, había creado el famoso Quartet Renaixement, lo estrena este grupo, interpretándolo seguidamente por España y el extranjero. A raíz de su escritura, proseguirá su etapa creadora de sus primeras canciones, en 1915. Quedaba a poca distancia su formación en la Escuela Municipal de Música barcelonesa, sus precoces actividades en orquestinas y, en el Palacio de Bellas Artes, bajo la batuta de Nicolau, su maestro, así como sus primeros recitales de violín en 1909, y de música de cámara, con Planés y Garganta; hasta el siguiente año de 1916 -inmediatamente después de comenzar la escritura de sus "lieder"-, no iniciará una balbuciente carrera como director de orquesta. Este es el momento creador de su Cuarteto para cuerda, poco interpretado y, según parece, olvidado muy pronto.

    Sus antecedentes podremos hallarlos en el "Aria en Mi" para violonchelo, una "Sonata de Verano" comprendida en un proyecto de componer cuatro..., en fin, en meros apuntes absolutamente desconocidos, pero de los que nos da noticia el propio compositor. Con todo, el Cuarteto en Do menor, obtendrá un Premio del Concurso celebrado en Olot, en 1919, donde se estrena el 12 de Septiembre de aquel mismo año. Se trata de una obra de correctísima escritura, escolástica, y atenida a los principios formales de la sonata en cuatro tiempos, que, por supuesto, no adelanta en nada el futuro vuelo de nuestro compositor quien, con su natural modestia, la consideraba como una "obra de juventud que no valía la pena de exhumar".

    El primer tiempo, "Allegro assai agitato", sigue la estructura formal de la sonata, su plan tonal, exposición, desarrollo temático y reexposición, contrastando los dos temas: el primero de primordial índole rítmica, el segundo de mayor estimación melódica; todo canta -característica toldrasiana-, y la primacía del violín primero es notoria. Alegre y con un ritmo popular de danza, sigue el "Scherzo. Molto Allegro", respetando al máximo la forma que lo titula, oponiéndole el central "Trio. Poco meno mosso", con un motivo acariciante del primer violín, bien subrayado por los otros tres instrumentos.

    Llegados al tercer tiempo, un "Andante sostenuto" lo determina con evidente energía en un primer motivo de propuesta y respuesta, seguido de una mayor agilidad, diríase que cerca de la variación temática, dentro de unas claras secciones que contabilizan los compases en dos principales partes formantes. Como excepción, no será el violín primero, sino que corresponde a la viola la exposición del tema básico del último tiempo, el cuarto, implicado en un aire "Allegro quasi Presto", bitemático nuevamente y con afortunadas derivaciones; el segundo motivo lo presenta el primer violín, en un indicado "suave", y dos iguales mitades -modulando en la segunda a una cuarta superior- conformarán el momento, con el añadido final de una "coda" repartida entre el "pianissimo" y el "fortissimo".

    Después de escuchar, una vez más, Vistas al mar, de Eduardo Toldrá, nos convencemos de que nos hallamos ante lo mejor de su entero catálogo compositivo, porque su espíritu está confrontado por la canción y el género camerístico, las dos más caras facetas de su haber creador, modélicamente adoptados en esta magnífica página de la música española de todos los tiempos; mira con ojos mediterráneos y se complace con una factura que es, ante todo, lógica, la mejor respuesta y vestimenta de unos temas, la más exquisita comunicación afectiva por haber nacido tan directa, aún cuando la inspiración resulte siempre inseparable de la inteligente elaboración de unas ideas.

    Vistas al mar, no es una excepción en la peculiar dependencia poética tan preferida del músico de Vilanova i la Geltrú; se apoya en un poema de Juan Maragall y Gorina y lleva como subtítulo el de "Evocaciones poéticas". Consta este bello cuarteto de cuerda de tres tiempos: "Allegro con brio", "Lento" y "Molto vivace", excelentemente contrastados entre sí y descriptivos, si hacemos caso de sus correspondientes leyendas, así "Costa brava", "Nocturno" y "Velas y reflejos".

    El primero de ellos es enérgico y luminoso en su contemplación de Mar Mediterráneo desde la tierra que intitula el momento, oponiéndose un subido lirismo de esencias populares, destacando una suma transparencia temática y los bien urdidos desarrollos, dentro de la bien seguida estructura formal bitemática. A este "Allegro con brio", sigue un auténtico "Nocturno" de subida ternura, cuya estimación armónica viene dada por un normal fluir de líneas horizontales; su aliento es romántico en esencia y realidad, verdadero "poema contemplativo". Festivo el tercer tiempo de Vistas al mar, brilla por la soltura de su trazo enraizado con la danza popular de Cataluña, con un tema vertebral del que brotan elementos bien trabajados, en un total y logrado reflejo de "La mar estaba alegre".

    Sería el propio compositor, quien realizaría la versión para orquesta de cuerda de este tan logrado momento musical que son sus Vistas al mar.  


Transcripciones

    Víctor Martín, excelente violinista español, concertino de  nuestra Orquesta Nacional, eminente pedagogo y alma de la Orquesta de Cámara, ha realizado sendos trasplantes de Toldrá a admirar en estas tres sesiones de la Fundación Juan March: de sus canciones, As froliñas dos toxos, Canticel, I el seu esguard, Maig, Cançó de grumet, Cançó de bressol y Floreix l'atmeller, para violín y piano; y de otras siete canciones, Anacreóntica, Vinyes verdes vora el mar, As froliñas dos toxos, Seré a ta cambra amiga, I el vent deixava dintre la rosella, I el seu esguard y Mocador d'olor, para cuarteto de cuerda.

    Es esta una feliz ocasión de contemplar el "lied", de Eduardo Toldrá, en estas nuevas disposiciones tímbricas que, bien se puede anticipar, constituirán otros tantos aciertos del prestigioso violinista, contribuyendo a la más amplia difusión toldrasiana.

      1. Eduard Toldrà (1895-1962)
      1. Cuarteto en Do menor, "Per l'art"
      2. Anacreóntica (arreglo de Víctor Martín)
      3. Vinyes verdes vora el mar (arreglo de Víctor Martín)
      4. As froliñas dos toxos (Noriega Varela) (arreglo de Víctor Martín)
      5. La rosa als llavis: Sere a ta cambra amiga (arreglo de Víctor Martín)
      6. La rosa als llavis: I el vent deixava dintre la rosella (arreglo de Víctor Martín)
      7. La rosa als llavis: I el seu esguard (arreglo de Víctor Martín)
      8. La rosa als llavis: Mocador d'olor (arreglo de Víctor Martín)
      9. Vistas al mar